El escritor Alcides Flores recuerda y homenajea a Belén, su pueblo

En un nuevo aniversario

El 14 de este mes Pueblo Belén cumplió 217 años, es el más antiguo pueblo al norte del Río Negro. “Belén, la del nombre bíblico, villa de nuestro Salto, de larga y sufrida historia e inmerecido olvido de sus valientes y temerarias hazañas, nos ofrece hoy, en su esfuerzo por sobrevivir, un ejemplo más de la garra oriental, nunca desmentida cuando fue necesario demostrar la estoica capacidad del paisano y su reciedumbre ante la adversidad”, ha escrito Ofelia Piegas. En ese lugar nació, el 19 de enero de 1961, el escritor Alcides Flores, autor de los libros de cuentos “Historias de Tapellara” (2011) y “Después de las palabras” (2016). A él pertenece el siguiente breve relato, escrito en homenaje al aniversario de su pueblo y que también en tono de homenaje hoy compartimos con los lectores de EL PUEBLO: CóncavoDos mundos (Tarzán a la derecha)
Donde brota el olor a tierra cuando llueve, donde nunca pasa nada, allí en Belén nací un día caliente de enero. Arrinconado ente el Río Uruguay y el arroyo San José fui creciendo, acarreando el agua, cargando leña del monte, para ganarme el derecho a un café con fariña, unas tortas fritas y a salir a jugar con los pies descalzos.
Un camino pelado entre el pasto era el ida y vuelta a la escuela, mientras pateaba piedritas por las calles. Me negaba a la siesta para no perderme la rueda del mate a la hora de la Radionovela.
Muy pronto y bien de cerca conocí la necesidad, como muchos, así mismo, la única queja que se oía por aquellos días, era la de algún árbol viejo hamacándose con el viento o con el bandoneón de Don Martín por las noches en El Progreso. Más adelante, con los barra, enfrentamos la correntada y descubrimos montañas de arenas blancas en las islas que después el progreso se encargó de ocultarlas para siempre. Por las noches, se sucedían los encuentros en la plaza y llegaron los corsos en febrero con Trifón “El Marqués”, con “Colilla” haciendo macacadas, encabezando la fiesta popular y nosotros los seguíamos disfrazados con sobretodo de paño con cuarenta grados. De golpe, nos sorprendió el invierno rodeando el fogón, asando choclos y escuchando cuentos de aparecidos, de fantasmas y leyendas poco creíbles. Y enseguida nos dimos cuenta que ya éramos muchachos, entonces se abrieron caminos y cada uno tomó un rumbo diferente…
Yo también me fui temprano y encontré el atajo, por el que algún día no muy lejano pegaré la vuelta.

Alcides Flores
¿Murió “el Tarzán” o el Arte lo rescata?

Walter Acosta, “el Tarzán”, un verdadero personaje de Salto, murió este pasado lunes a los 75 años. Pero ocurre que el arte fotográfico de Marcelo Cattani, desafiando a la muerte y al olvido, ya lo había inmortalizado hace varios años. No fue la tecnología de una cámara, fue la sensibilidad de un artista nacida en el momento justo la que ahora se burla del tiempo y de la muerte. Por eso la pregunta: ¿murió el Tarzán? La fotografía encuadrada, obra que se titula Dos Mundos, se encuentra en una de las paredes del local de oficinas de UTE, en calle Rivera. Sobre esta foto, Cattani escribió:
“El 25 de agosto amaneció despatriado de sol, los nubarrones amenazaban el acto cívico militar que se realizaría en la plaza Artigas y posterior desfile por calle Uruguay. Allí acudí, cámara en mano ante el pedido de algún cliente de registrar a sus hijos abanderados. Estacioné mi viejo Hillman, modelo 56, a la vuelta de la plaza, por la calle Viera. Rossana, con mis dos hijos pequeños de entonces, quedó en el auto, mate en mano, resguardándose de la inminente lluvia que vendría. Apenas las primeras estrofas del Himno Nacional y se sintió un ruido ensordecedor a lo lejos, la lluvia que avanzaba en ráfagas, armó “un desparramo” tal, que el único que quedó fue Artigas sobre el caballo, de los demás, nadie. Para resguardarla del agua, subo corriendo al auto cubriendo con mi propio cuerpo mi recién comprada 4004. Al sentarme, miro a la vereda de enfrente y los veo, allí estaban, “el Tarzán” con su perra y “el Pinduca”, con su desempolvado traje de fiesta patria, resguardándose para que el agua no estropeara sus galas. Cada cual mirando a su lado, cada cual mirando su mundo, y ella, la inexorable división a través de ese candado al medio. A nadie le importa quien está a su lado. Individualismo de nuestro sistema. “Dos Mundos” en un mismo rectángulo. Corro el mate que me ofrecían, bajo el vidrio, apunto a la escena y hago cuatro disparos sucesivos. Inmediatamente “el Pinduca” se fue, casi como corrido, pero había llegado a ese instante solo para registrar la foto. Se rompió la imagen, pero allí quedaron perpetrados para siempre. Me recosté al asiento, apreté la cámara junto al pecho, y me dije: “que foto!..”. Y así siento la fotografía, disfruto de momentos mágicos, como los de un “cazador con su presa”.Dibujo
En las redes sociales: los comentarios en las redes sociales, especialmente en facebook, acerca de este personaje salteño una vez conocida la noticia de su fallecimiento fueron muchísimos. Simplemente extraemos uno, lo escribió el músico Enrique “Perón” Peralta: “Es una triste noticia aunque a pocos les importe. Tarzan o Pizón (Walter Acosta). Un personaje de nuestro Salto que el alcohol atrapó. Excelente chapista. Estuvo años preso siendo inocente!! que por culpa de su adicción a la bebida estaba a la hora y en el lugar equivocado, porque no mataba una mosca. Por los años 1988/90 y por orden de juez lo traía a trabajar a la herrería del hoy desaparecido Tintin Ballestero. Cuando salió en libertad, volvió al alcohol y sus únicos amigos eran los que compartían su manera de vivir y los perros. Tarzán o Pizón, su vida fue como la canción “A su manera”. QEPD compañero”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...