Empleada Doméstica

Por Dr. Daniel Volpi Avedutto

Me consta que la mujer que realiza el trabajo doméstico ha sido poco valorada por nuestra legislación laboral a lo largo de su historia. Han sido pocos los legisladores que se han preocupado por este tema en cuanto a su salario, horario trabajado, limitación de la jornada, horas extras, descanso semanal y todo lo que corresponde a esta actividad.
Cuando en mi Facultad preparé la materia Laboral 2, con indignación conocí el Decreto 611/80 del noviembre4e 1980 que las excluía del beneficio de la Limitación de la ‘jornada’ como consecuencia de que no existía Limitación de la Jornada, tampoco existía la posibilidad de trabajar Horas Extras.
En aquel momento me acordé de un diputado de nuestro departamento que entre sus postulados pregonaba por mejorarle los derechos a la Empleada Doméstica, como lo fue el Dr. Carlos Guani dos Santos, “Alma”, quien en sus discursos siempre tuvo en cuenta la mala situación en que se encontraba la Empleada Doméstica, la que junto al peón de estancia, eran los peores remunerados en el Uruguay.
Según el Dr. Santiago ‘Pérez del Castillo, profesor de Derecho Laboral, ex Ministro de Trabajo y Seguridad, empleados domésticos son aquellos que colaboran en tareas propias del quehacer del hogar dentro del ámbito familiar. No hay ánimo de lucro en el empleador respecto del resultado de los servicios del empleado doméstico.
Para el citado catedrático no se consideran trabajadores del hogar a los choferes particulares, a las nurses que trabajan en consultorios médicos (a vía de ejemplo), ni a los porteros, limpiadores y ascensoristas de casas de apartamentos o escritorios.
Quedan al margen también de esta categoría los trabajadores a domicilio, o los empleados administrativos de un profesional que tenga estudio abierto en su domicilio, dado que no realizan tareas propias del quehacer del hogar.
Se excluyen también a las cocineras de fábricas, las empleadas de guarderías infantiles, las encargadas de residencias de ancianos. Estas personas no prestan servicios en el ámbito familiar cosa que es nota definitoria de la categoría.
‘En el mismo sentido debe excluirse a los jardineros puesto que realizan una tarea fuera del recinto familiar, es decir, no actúan dentro de la habitación del empleador.
El pasado 19 de agosto se conmemoró el Día de la Empleada Doméstica. Esta fecha surge de la convocatoria al primer convenio colectivo del sector, un día para recordar los derechos y obligaciones respecto al trabajo doméstico.
Hablando de derechos, en virtud de la Ley 18.065 y al convenio colectivo, las personas que realizan trabajo doméstico tienen derecho a muchos beneficios, tales como: la formalización en la relación de trabajo, un Salario digno fijado por el Consejo de Salarios, la limitación de la jornada a 8 horas diarias y 44 horas semanales, a un descanso intermedio, el pago de Horas Extras cuando realizan tareas pasadas las 8 horas de trabajo, compensación económica adicional cuando se cumplen tareas fuera del lugar habitual de trabajo durante las vacaciones del empleador) indemnización por despido total y/o parcial cuando se disminuyen las horas de trabajo que se cumplían en el año anterior, a Subsidio por desempleo, a cobertura por enfermedad, a prima por antigüedad y muchos beneficios más, varios, etc.
Sin dudas, luego de una larga lucha en busca de sus derechos, hoy la Empleada Doméstica tiene una Ley y un Convenio Colectivo que nacieron para mejorar las condiciones del trabajo doméstico. Esto sin dudas constituye un logro más para un Estado de Derecho como el que tenemos hoy y debemos estar orgullosos de tenerlo.
n

Me consta que la mujer que realiza el trabajo doméstico ha sido poco valorada por nuestra legislación laboral a lo largo de su historia. Han sido pocos los legisladores que se han preocupado por este tema en cuanto a su salario, horario trabajado, limitación de la jornada, horas extras, descanso semanal y todo lo que corresponde a esta actividad.

Cuando en mi Facultad preparé la materia Laboral 2, con indignación conocí el Decreto 611/80 del noviembre4e 1980 que las excluía del beneficio de la Limitación de la ‘jornada’ como consecuencia de que no existía Limitación de la Jornada, tampoco existía la posibilidad de trabajar Horas Extras.

En aquel momento me acordé de un diputado de nuestro departamento que entre sus postulados pregonaba por mejorarle los derechos a la Empleada Doméstica, como lo fue el Dr. Carlos Guani dos Santos, “Alma”, quien en sus discursos siempre tuvo en cuenta la mala situación en que se encontraba la Empleada Doméstica, la que junto al peón de estancia, eran los peores remunerados en el Uruguay.

Según el Dr. Santiago ‘Pérez del Castillo, profesor de Derecho Laboral, ex Ministro de Trabajo y Seguridad, empleados domésticos son aquellos que colaboran en tareas propias del quehacer del hogar dentro del ámbito familiar. No hay ánimo de lucro en el empleador respecto del resultado de los servicios del empleado doméstico.

Para el citado catedrático no se consideran trabajadores del hogar a los choferes particulares, a las nurses que trabajan en consultorios médicos (a vía de ejemplo), ni a los porteros, limpiadores y ascensoristas de casas de apartamentos o escritorios.

Quedan al margen también de esta categoría los trabajadores a domicilio, o los empleados administrativos de un profesional que tenga estudio abierto en su domicilio, dado que no realizan tareas propias del quehacer del hogar.

Se excluyen también a las cocineras de fábricas, las empleadas de guarderías infantiles, las encargadas de residencias de ancianos. Estas personas no prestan servicios en el ámbito familiar cosa que es nota definitoria de la categoría.

‘En el mismo sentido debe excluirse a los jardineros puesto que realizan una tarea fuera del recinto familiar, es decir, no actúan dentro de la habitación del empleador.

El pasado 19 de agosto se conmemoró el Día de la Empleada Doméstica. Esta fecha surge de la convocatoria al primer convenio colectivo del sector, un día para recordar los derechos y obligaciones respecto al trabajo doméstico.

Hablando de derechos, en virtud de la Ley 18.065 y al convenio colectivo, las personas que realizan trabajo doméstico tienen derecho a muchos beneficios, tales como: la formalización en la relación de trabajo, un Salario digno fijado por el Consejo de Salarios, la limitación de la jornada a 8 horas diarias y 44 horas semanales, a un descanso intermedio, el pago de Horas Extras cuando realizan tareas pasadas las 8 horas de trabajo, compensación económica adicional cuando se cumplen tareas fuera del lugar habitual de trabajo durante las vacaciones del empleador) indemnización por despido total y/o parcial cuando se disminuyen las horas de trabajo que se cumplían en el año anterior, a Subsidio por desempleo, a cobertura por enfermedad, a prima por antigüedad y muchos beneficios más, varios, etc.

Sin dudas, luego de una larga lucha en busca de sus derechos, hoy la Empleada Doméstica tiene una Ley y un Convenio Colectivo que nacieron para mejorar las condiciones del trabajo doméstico. Esto sin dudas constituye un logro más para un Estado de Derecho como el que tenemos hoy y debemos estar orgullosos de tenerlo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...