Esta Bella Unión de sus contrapuntos

Por un lado ALUR convocando para dar a conocer los números alentadores de la zafra azucarera 2015. Se podrá pensar que todo es maravillas y que el azúcar le da vida a un pueblo. La verdad que no es así. Hay quienes viven del sacarígeno y quienes no. Quienes no viven del sacarígeno son muchísimos más de los que viven de esta producción.
Mientras ALUR daba informes sobre la reciente zafra, hombres y mujeres de escasos recursos, asalariados rurales y changadores realizaban una caminata por el centro de la ciudad reclamando trabajo, vivienda y salud. Gente humilde que vive en ranchos, colgados clandestinamente de conexiones de energía eléctrica y agua potable ya que si tuvieran legalmente estos servicios no tendrían forma de pagar la tarifa correspondiente y se les cortaría el suministro.