Fenómeno El Niño: en una semana llovieron 300 milímetros

Pueblo Lavalleja: Por Yamandú Leal.

Nuestra reflexión de hoy será sobre el clima, cómo incidió en el campo. El invierno ha sido benigno, con un promedio de temperaturas que oscilaron en un promedio de los 25 grados.
Las lluvias que vinieron en el tiempo justo permitieron que la postura que era muy escasa creciera rápidamente, vistiéndose los campos de un color verde fantástico.
El panorama que se fue revirtiendo; sobre todo en los animales; los vacunos en todas sus categorías mejoraron notablemente.
También se reflejó en los yeguarizos, pero a posteriori hubo un fenómeno que apareció y que ya está conviviendo entre nosotros, denominado El Niño que como es de conocimiento, el clima se torna muy cambiante con días buenos de corta duración.
El fenómeno como era de esperar se hizo sentir; tuvimos una semana ininterrumpida salvo algunas mejoras temporarias, con milimetrajes altos de lluvia que oscilaron entre los 300 milímetros, acompañado de tormentas eléctricas, lo que sí no cayó fue granizo.
Pero sí hubo desbordes de arroyos y cañadas.
DESPUÉS DEL TEMPORAL
Los más perjudicados fueron los ovinos a raíz de tanta agua; la categoría que sintió el efecto climático fue la oveja de cría; en los establecimientos se están suministrando sorgo y maíz para fortalecerlos.
Hubo muchísima mortandad de corderitos recién nacidos que no aguantaron el temporal y el frío.
Por lógica aparecieron los parásitos gastrointestinales (lombrices, saguaipé) trayendo sus secuelas negativas.
El lanar convive mejor con un clima más bien seco.
SE TRANCARON ACTIVIDADES DE ESQUILA
Se paralizó la esquila pre – parto; los alambradores tuvieron obligatoriamente un descanso, deteniendo sus actividades y lo mismo acaeció con el productor agropecuario, no pudiendo atender la parte sanitaria de sus haciendas, como la dosificación, tarea que se hace indispensable sobre todo en momentos de tanta lluvia caída.
Los remedios se vuelven resistentes y por los parásitos que atacan se debe cambiar de medicamentos.
BUEN ARRANQUE DE LA SEMANA
Pero esta semana arrancó muy linda, con el sol a pleno y como era de esperar volvió a los quehaceres cotidianos el hombre de campo; las ovejas ya están encerradas en los corrales para suministrarle la toma.
Vemos algunas máquinas de esquila; van saliendo con la muchachada ansiosa y alegre de volver a retomar esa actividad.
Pero no olvidemos que estamos en El Niño donde en el momento menos esperado puede volver a hacer de las suyas.
Es una situación que no la queremos pero tenemos que adaptarnos a sus vaivenes; disfrutemos de este día que Dios nos da, hagamos la tarea que tenemos que hacer para romper la rutina.
No perdamos la calma y no estemos impacientes. Y sobre todo confiemos en Dios. Ya vendrán los tiempos mejores.