Halloween crece en Bella Unión

No somos una isla, por tanto a suelo cañero también llegan eventos y festividades de moda.- Nos referimos en esta oportunidad a la fiesta de Halloween. Festividad que se podrá decir que es netamente comercial pero que cada vez más chicos se disfrazan para salir a golpear puertas expresando: “dulce o travesura”.-A lo largo y ancho de Avenida Artigas fueron muchas las vidrieras de locales comerciales que durante días y días expusieron variada mercadería relacionada a esta fiesta nacida en Irlanda.-Sucede que una cosa es disfrazarse de bruja, drácula o zombi y divertirse, y otra muy distinta es que sepan estos chicos el significado que tiene realmente el 31 de octubre.-Hay desde chiquitos de dos años disfrazados hasta chicas y chicos de 14 y 15 años.-La Biblia dice: “Nadie entre los tuyos deberá servir de médium espiritista o consultar a los muertos” (Deuteronomio 18;10-12) Nueva Versión Internacional.
Pero también advierte: “No  quiero que ustedes tengan algo que ver con los demonios.-Ustedes no pueden beber de la copa del Señor, y también de la copa de los demonios” (1 Corintios 10; 20,21 Reina Valera Contemporánea).-La mayoría de chicos y chicas disfrazados son alumnos de catecismo.-Cómo pues, por un lado rezar el Padre Nuestro y por otro  ser parte de una fiesta que celebra la muerte y las tinieblas.-Es indudable que ante este avance de Halloween, quienes deberán enfocar el tema son las catequistas con sus alumnos.-Que en definitiva el niño sepa la historia verdadera de halloween y no como ahora que va a catecismo preparándose para recibir la comunión y horas después se disfraza para ser parte de una fiesta pagana que celebra la oscuridad.-En fin, somos nosotros los mayores quienes tenemos la obligación de divulgar el significado de esta festividad importada.-

No somos una isla, por tanto a suelo cañero también llegan eventos y festividades de moda.- Nos referimos en esta oportunidad a la fiesta de Halloween. Festividad que se podrá decir que es netamente comercial pero que cada vez más chicos se disfrazan para salir a golpear puertas expresando: “dulce o travesura”.-A lo largo y ancho de Avenida Artigas fueron muchas las vidrieras de locales comerciales que durante días y días expusieron variada mercadería relacionada a esta fiesta nacida en Irlanda.-Sucede que una cosa es disfrazarse de bruja, drácula o zombi y divertirse, y otra muy distinta es que sepan estos chicos el significado que tiene realmente el 31 de octubre.-Hay desde chiquitos de dos años disfrazados hasta chicas y chicos de 14 y 15 años.-La Biblia dice: “Nadie entre los tuyos deberá servir de médium espiritista o consultar a los muertos” (Deuteronomio 18;10-12) Nueva Versión Internacional.

Pero también advierte: “No  quiero que ustedes tengan algo que ver con los demonios.-Ustedes no pueden beber de la copa del Señor, y también de la copa de los demonios” (1 Corintios 10; 20,21 Reina Valera Contemporánea).-La mayoría de chicos y chicas disfrazados son alumnos de catecismo.-Cómo pues, por un lado rezar el Padre Nuestro y por otro  ser parte de una fiesta que celebra la muerte y las tinieblas.-Es indudable que ante este avance de Halloween, quienes deberán enfocar el tema son las catequistas con sus alumnos.-Que en definitiva el niño sepa la historia verdadera de halloween y no como ahora que va a catecismo preparándose para recibir la comunión y horas después se disfraza para ser parte de una fiesta pagana que celebra la oscuridad.-En fin, somos nosotros los mayores quienes tenemos la obligación de divulgar el significado de esta festividad importada.-