Jacinto Godoy de CAINSA buscando obtener tierras para los trabajadores

Los trabajadores rurales residentes en la zona del centro poblado Cainsa también están organizados y formando parte de la comisión de tierras de la UTAA.
EL PUEBLO conversó con Jacinto Godoy, quien nos dijo: “En Cainsa tenemos un grupo organizado de asalariados rurales que estamos trabajando de forma conjuntas con la UTM, integrando la comisión de tierras. En la zona de Cainsa hay un total de 630 hectáreas que se pueden arrendar, inclusive hay 210 hectáreas más que pueden pasar al Instituto de Colonización, para que se integren a las carteras de tierras de la UTAA.
La lucha de la UTAA desde su fundación fue la de lograr que el asalariado rural tuviera un trabajo digno.
No buscamos ni pretendemos ser ricos de la noche a la mañana la misión y la lucha es que en cada hogar de un asalariado rural ingrese una mensualidad todo el año.
El asalariado rural tiene hijos que estudian y aspiramos que sus hijos también puedan hacer una carrera terciaria y recibirse, y no que termine como el padre, cortando caña de azúcar.
Muchas veces parte de la población nos toma como los malos de la película, olvidándose que nosotros somos padres de familia y que también a nosotros nos gusta que nuestros hijos estudien en una facultad y no que vivan haciendo changas

Los trabajadores rurales residentes en la zona del centro poblado Cainsa también están organizados y formando parte de la comisión de tierras de la UTAA.

EL PUEBLO conversó con Jacinto Godoy, quien nos dijo: “En Cainsa tenemos un grupo organizado de asalariados rurales que estamos trabajando de forma conjuntas con la UTM, integrando la comisión de tierras. En la zona de Cainsa hay un total de 630 hectáreas que se pueden arrendar, inclusive hay 210 hectáreas más que pueden pasar al Instituto de Colonización, para que se integren a las carteras de tierras de la UTAA.

La lucha de la UTAA desde su fundación fue la de lograr que el asalariado rural tuviera un trabajo digno.

No buscamos ni pretendemos ser ricos de la noche a la mañana la misión y la lucha es que en cada hogar de un asalariado rural ingrese una mensualidad todo el año.

El asalariado rural tiene hijos que estudian y aspiramos que sus hijos también puedan hacer una carrera terciaria y recibirse, y no que termine como el padre, cortando caña de azúcar.

Muchas veces parte de la población nos toma como los malos de la película, olvidándose que nosotros somos padres de familia y que también a nosotros nos gusta que nuestros hijos estudien en una facultad y no que vivan haciendo changas