La experiencia del diariero Hugo Dávila siendo edil autónomo, edil departamental y diputado en estos 20 años

Desde 1995 ocupando bancas titulares tanto en la Junta Autónoma de Bella Unión, Junta Departamental de Artigas y Cámara baja Parlamentaria. Comenzó su trabajo siendo el único edil de izquierda por su partido comunista en la histórica primera junta autónoma que inició su labor en 1995 y fue edil en este cuerpo durante 10 años. En el 2005 pasa a ocupar una banca titular en la Junta de Artigas hasta 2010, pasando luego a ser el diputado titular por el Frente Amplio de Artigas, cargo que llegó a su fin este 15 de febrero de 2015 cuando asumieron los nuevos parlamentarios.
Oriundo de Bella Unión, trabajó en la «cuadra» de algunas panaderías de Bella Unión allá por 1995 y luego su sustento económico lo logra vendiendo en bicicleta diarios de Montevideo, oficio de canillita que no lo abandonó y que lo cumplió estos cinco años que fue diputado siendo ayudado en el reparto por su hermana Miriam da Rosa. Fue en 1985 que tras retornar la democracia al país, y siendo muy jovencito, se afilió al Partido Comunista, del que nunca más se alejó. Con Hugo Dávila, conversó este corresponsal, expresándonos: «Llegamos al final de la labor en el Parlamento y me voy tranquilo por haber cumplido de la mejor manera posible la representación del Frente Amplio de nuestro departamento».
SIN RELACIONAMIENTO
CON EL MUNICIPIO
Dijo: «Me hubiera gustado haber tenido más acercamiento con el municipio local, ya que fui por 11 años edil en la Junta Autónoma. Comenzó a funcionar por primera vez el consejo municipal y yo asumí como diputado nacional. Al poco tiempo de instalarse el municipio intenté generar algún vinculo dada mi experiencia de varios años siendo edil, cosa que no lo logré. No fue posible. Fui al municipio, me puse a disposición para lo que se me pidiera y estuviera  a mi alcance como diputado. Lamentablemente en cinco años del municipio me llamaron solo una vez y fue para ver si les conseguía una entrevista con autoridades de ANCAP. Una verdadera lástima ya que trabajando juntos podíamos haber intentado conseguir cosas para Bella Unión, pero celos políticos no lo hicieron posible. Solo se me pidió que consiguiera la entrevista pero no fui invitado por los concejales a participar de esa reunión. Esto demuestra que los políticos de Bella Unión no han madurado. No han entendido que las soluciones para la zona pasan por tirar todos juntos, sin importar  el partido político al cual pertenecen. Sin dudas son celos políticos. En cinco años podíamos haber hecho un montón de cosas y sin embargo por celos políticos no se pudieron hacer.

Desde 1995 ocupando bancas titulares tanto en la Junta Autónoma de Bella Unión, Junta Departamental de Artigas y Cámara baja Parlamentaria. Comenzó su trabajo siendo el único edil de izquierda por su partido comunista en la histórica primera junta autónoma que inició su labor en 1995 y fue edil en este cuerpo durante 10 años. En el 2005 pasa a ocupar una banca titular en la Junta de Artigas hasta 2010, pasando luego a ser el diputado titular por el Frente Amplio de Artigas, cargo que llegó a su fin este 15 de febrero de 2015 cuando asumieron los nuevos parlamentarios.

Oriundo de Bella Unión, trabajó en la «cuadra» de algunas panaderías de Bella Unión allá por 1995 y luego su sustento económico lo logra vendiendo en bicicleta diarios de Montevideo, oficio de canillita que no lo abandonó y que lo cumplió estos cinco años que fue diputado siendo ayudado en el reparto por su hermana Miriam da Rosa. Fue en 1985 que tras retornar la democracia al país, y siendo muy jovencito, se afilió al Partido Comunista, del que nunca más se alejó. Con Hugo Dávila, conversó este corresponsal, expresándonos: «Llegamos al final de la labor en el Parlamento y me voy tranquilo por haber cumplido de la mejor manera posible la representación del Frente Amplio de nuestro departamento».

SIN RELACIONAMIENTO CON EL MUNICIPIO

Dijo: «Me hubiera gustado haber tenido más acercamiento con el municipio local, ya que fui por 11 años edil en la Junta Autónoma. Comenzó a funcionar por primera vez el consejo municipal y yo asumí como diputado nacional. Al poco tiempo de instalarse el municipio intenté generar algún vinculo dada mi experiencia de varios años siendo edil, cosa que no lo logré. No fue posible. Fui al municipio, me puse a disposición para lo que se me pidiera y estuviera  a mi alcance como diputado. Lamentablemente en cinco años del municipio me llamaron solo una vez y fue para ver si les conseguía una entrevista con autoridades de ANCAP. Una verdadera lástima ya que trabajando juntos podíamos haber intentado conseguir cosas para Bella Unión, pero celos políticos no lo hicieron posible. Solo se me pidió que consiguiera la entrevista pero no fui invitado por los concejales a participar de esa reunión. Esto demuestra que los políticos de Bella Unión no han madurado. No han entendido que las soluciones para la zona pasan por tirar todos juntos, sin importar  el partido político al cual pertenecen. Sin dudas son celos políticos. En cinco años podíamos haber hecho un montón de cosas y sin embargo por celos políticos no se pudieron hacer.