Ladrilleros recogen ramas para sus hornos

Los artesanos del ladrillo, trabajo esforzado como pocos. han venido por estos días dándole una mano al Municipio de Bella Unión referente a la limpieza de la ciudad. Ante la época de poda que estamos viviendo, no pocas familias podan ejemplares de sus patios o del frente y dejan las ramas para que algún camión del municipio pase a recoger. A quienes esos troncos y ramas les viene de perillas, son los ladrilleros. No es novedad que los hornos de ladrillos necesitan mucho fuego para darle la consistencia necesaria al ladrillo que luego será utilizado en la obra. No pocos ladrilleros con sus carros tracción a sangre vienen recorriendo barrios de Bella Unión en busca de los resultados de las podas. El alcalde Luis López nos dijo que para el municipio significa una colaboración más que importante. Esa labor del ladrillero no solo permite que las veredas no luzcan con ramas sino que además deja sin posibilidades la labor de otros «carreros» que pensando en hacerse de unos pesos, hacen a media la tarea. El ladrillero se lleva el carro completo con la poda al lugar donde tiene el horno. Por el contrario, si un vecino contrata los servicios de un carro fletero, todos sabemos cual final de esa carga. En algún baldío de algún barrio el fletero ya se deshace de la carga. Quiere decir que esas ramas u otros elementos, cambian de barrio simplemente. Por eso, bien lo de estos ladrilleros que se llevan toda la carga hasta el predio de sus hornos.