Los años pasan y varios hechos han quedado sin aclarar en Bella Unión

Desapariciones y muertes violentas sin aclarar siguen siendo un enigma para la población de Bella Unión.
A continuación  para recordar casos que nunca se esclarecieron.
CASO  JOAQUÍN
SUÁREZ
Residía con su familia en la intersección de calles Treinta y Tres y Wilson Ferreira. Un día del año 1975, tras despedirse de la señora e hijos salió a efectuar sus changas. Nunca se supo más nada de él.
CASO MARCELA
BEATRIZ LIMA
Tenía tan solo 11 años de edad. La mañana del 16 de abril de 1984 salió para la escuela del centro poblado Calpica pero ese día sin ser acompañada de su hermano como ocurría diariamente.
Las horas y los días pasaron. Fue asesinada luego de haber sido violada en una plantación de caña de azúcar de aquel poblado que está dentro de la jurisdicción de Bella Unión. Pese a las investigaciones de la época, nunca se determinó qué monstruo cometió tan aberrante hecho.
CASO DANIEL
CORIA NIEVAS
Había llegado horas antes de la ciudad de Artigas y se fue en una moto a un baile en Cainsa.
A su regreso por Ruta 3 encontró terrible muerte.
Fue el  1º de abril de 1996. No hubo testigos. Fue encontrado muerto. Había sido  aplastado por un pesado rodado como un ómnibus o un camión.
Su cuerpo que yacía en la oscuridad de la noche ya sin vida en plena ruta, fue por segunda vez embestido por otro vehículo.
A pocos metros estaba la motocicleta con  severos daños ya que también fue embestida por el primer rodado. Los años pasaron y nunca se determinó quién atropelló en plena madrugada en Ruta 3 al joven ciudadano artiguense.
CASO EXEQUIEL
DORNELLES
El”gordo”o”Carlitos” Exequiel Dornelles desapareció la noche del 5 de enero de 2000.
Fue visto por última vez en la esquina de Avenida Artigas y Lirio Moraes, donde hoy está Abitab.
Padecía cierta incapacidad intelectual.
Tenía 36 años  al desaparecer. Sigue siendo realmente un misterio la desaparición de Dornelles. Residía con su hermano Mario en una modesta finca familiar ubicada en calle Aparicio Saravia casi Dr. Pedro Acosta.
Mario recorrió ciudades fronterizas de Brasil y algunas ciudades uruguayas cuando recibía algún dato pero nunca apareció su hermano.
CASO WILSON
SUÁREZ
Apodado “Cepillo”, Wilson Suárez tenía 34 años y había estado por poco tiempo en el Ejército Uruguayo, retornando a Bella Unión.
No tenía un trabajo fijo, vivía de changas.
El 13 de febrero de 2000 salió cabalgando un caballo petizo y se internó en la zona de Franquía, de donde nunca más volvió.
Su cuerpo nunca fue hallado.
El caballo fue localizado pero no así su jinete. Su desaparición sigue siendo otro de los enigmas sin resolver.
CASO ALEJANDRO
NÚÑEZ
Su violenta muerte con testigos presenciales se produjo en aguas del Río Uruguay en la noche del 10 de febrero de 2000. Cuando venía remando una frágil embarcación desde Monte Caseros a costas de Bella Unión con algunos kilos de carne de carpincho, su chalana fue rodeada por una potente lancha con faro, la cual comenzó a girar alrededor de su pequeña embarcación buscando que la misma zozobrara, lo que así ocurrió.
La potente lancha tomó rumbo a costa argentina y desaparecían bajo las aguas la chalana y su tripulante.
36 horas después el cuerpo de Alejandro “Carita” Núñez aparecía enganchado en una red de pesca a la altura de Calpica.
Quienes fueron los criminales que tripulaban aquella potente lancha nunca se determinó, por lo que su muerte sigue impune.
CASO NELSON DE MELO
La tremenda agresión ocurrió en octubre de 2010 en barrio Extensión Sur, a unos 100 metros del  cementerio.
Nelson presidía la Gremial Granjera de Bella Unión.
En plena noche observó que desconocidos estaban hurtando efectos del camión de un vecino por lo que salió de su domicilio para encarar a los delincuentes. La agresión fue tremenda.
Nelson debió ser trasladado a un Hospital de Montevideo donde falleció en diciembre de ese año.
Nunca se logró ubicar a los homicidas ya que fueron más de uno. Una muerte nunca aclarada.

Desapariciones y muertes violentas sin aclarar siguen siendo un enigma para la población de Bella Unión.

A continuación  para recordar casos que nunca se esclarecieron.

CASO  JOAQUÍN SUÁREZ

Residía con su familia en la intersección de calles Treinta y Tres y Wilson Ferreira. Un día del año 1975, tras despedirse de la señora e hijos salió a efectuar sus changas. Nunca se supo más nada de él.

CASO MARCELA BEATRIZ LIMA

Tenía tan solo 11 años de edad. La mañana del 16 de abril de 1984 salió para la escuela del centro poblado Calpica pero ese día sin ser acompañada de su hermano como ocurría diariamente.

Las horas y los días pasaron. Fue asesinada luego de haber sido violada en una plantación de caña de azúcar de aquel poblado que está dentro de la jurisdicción de Bella Unión. Pese a las investigaciones de la época, nunca se determinó qué monstruo cometió tan aberrante hecho.

CASO DANIEL CORIA NIEVAS

Había llegado horas antes de la ciudad de Artigas y se fue en una moto a un baile en Cainsa.

A su regreso por Ruta 3 encontró terrible muerte.

Fue el  1º de abril de 1996. No hubo testigos. Fue encontrado muerto. Había sido  aplastado por un pesado rodado como un ómnibus o un camión.

Su cuerpo que yacía en la oscuridad de la noche ya sin vida en plena ruta, fue por segunda vez embestido por otro vehículo.

A pocos metros estaba la motocicleta con  severos daños ya que también fue embestida por el primer rodado. Los años pasaron y nunca se determinó quién atropelló en plena madrugada en Ruta 3 al joven ciudadano artiguense.

CASO EXEQUIEL DORNELLES

El”gordo”o”Carlitos” Exequiel Dornelles desapareció la noche del 5 de enero de 2000.

Fue visto por última vez en la esquina de Avenida Artigas y Lirio Moraes, donde hoy está Abitab.

Padecía cierta incapacidad intelectual.

Tenía 36 años  al desaparecer. Sigue siendo realmente un misterio la desaparición de Dornelles. Residía con su hermano Mario en una modesta finca familiar ubicada en calle Aparicio Saravia casi Dr. Pedro Acosta.

Mario recorrió ciudades fronterizas de Brasil y algunas ciudades uruguayas cuando recibía algún dato pero nunca apareció su hermano.

CASO WILSON SUÁREZ

Apodado “Cepillo”, Wilson Suárez tenía 34 años y había estado por poco tiempo en el Ejército Uruguayo, retornando a Bella Unión.

No tenía un trabajo fijo, vivía de changas.

El 13 de febrero de 2000 salió cabalgando un caballo petizo y se internó en la zona de Franquía, de donde nunca más volvió.

Su cuerpo nunca fue hallado.

El caballo fue localizado pero no así su jinete. Su desaparición sigue siendo otro de los enigmas sin resolver.

CASO ALEJANDRO NÚÑEZ

Su violenta muerte con testigos presenciales se produjo en aguas del Río Uruguay en la noche del 10 de febrero de 2000. Cuando venía remando una frágil embarcación desde Monte Caseros a costas de Bella Unión con algunos kilos de carne de carpincho, su chalana fue rodeada por una potente lancha con faro, la cual comenzó a girar alrededor de su pequeña embarcación buscando que la misma zozobrara, lo que así ocurrió.

La potente lancha tomó rumbo a costa argentina y desaparecían bajo las aguas la chalana y su tripulante.

36 horas después el cuerpo de Alejandro “Carita” Núñez aparecía enganchado en una red de pesca a la altura de Calpica.

Quienes fueron los criminales que tripulaban aquella potente lancha nunca se determinó, por lo que su muerte sigue impune.

CASO NELSON DE MELO

La tremenda agresión ocurrió en octubre de 2010 en barrio Extensión Sur, a unos 100 metros del  cementerio.

Nelson presidía la Gremial Granjera de Bella Unión.

En plena noche observó que desconocidos estaban hurtando efectos del camión de un vecino por lo que salió de su domicilio para encarar a los delincuentes. La agresión fue tremenda.

Nelson debió ser trasladado a un Hospital de Montevideo donde falleció en diciembre de ese año.

Nunca se logró ubicar a los homicidas ya que fueron más de uno. Una muerte nunca aclarada.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...