Micropavimento construido hace poco más de un año está deteriorado

Poco y nada ha perdurado en el tiempo la obra del tan mentado y promocionado «micropavimento». Se dijo en su momento que se trataba de una nueva «fórmula» de construir pavimentos en ciudades, cuya duración era mayor a los antiguos bituminizados conocidos. La verdad que este «micro» ha durado poco y nada. Una inversión millonaria y solo ha durado un año y algo. Al poco tiempo un pozo acá y otro más allá. Hoy hay pozos por doquier. Un trabajo perdido. El Concejo de Bella Unión ha efectuado los contactos con el ejecutivo para que reclame a la empresa que colocó el « micro».
BELLA UNIÓN NO TIENE SUERTE
Nuestra Bella no liga una a la hora de mejoras y realización de obras. Todo se hace mal, se compra mal, se construye mal. Finalizando el gobierno departamental del intendente Julio Silveira, con bombos y platillos se colocaron en cuatro intersecciones, juegos de semáforos.
Duraron menos de lo que «canta un gallo». Una lluvia de 5 litros por metro cuadrado o un «vientito» de 15 kilómetros/hora y los semáforos dejaban de funcionar. Duraron pocos días. Hoy se los observa en las esquinas sin cumplir ninguna misión, fiel reflejo de un dinero volcado sin ton ni son. Lo comprado sin dudas era lo peor que había en el mercado. Luego vino el gobierno de la frenteamplista Patricia Ayala con la misión de transformar plaza 25 de Agosto.
Otra vez millones de pesos volcados en un lugar en que no había necesidad de cambios. Resulta que parte de lo que se construyó nada funcionó. La obra de los gabinetes higiénicos subterráneos nunca llegaron a funcionar a pleno.
Los baños han sido clausurados. Se inundan. Problemas de saneamiento. Pero hay más. Se construyó junto al monumento al prócer una fuente pensada para ser luminosa y con chorros. Ni luces, ni chorros, menos agua. La fuente con un puente, no contiene el agua, la cual «desaparece» debido a grietas. Una fuente con un puente sin ton ni son. Y por si fuera poco los mástiles de las banderas de la plaza quedaron dentro de la fuente. menos mal que esta nunca funcionó como tal sino había que embarcarse en algún bote para izar y arriar los pabellones patrios. Y suma y sigue. Hoy pleno gobierno departamental, del nacionalista Pablo Caram. Hoy vemos cómo miles de pesos volcados en construir el micropavimento se «arrojaron por la borda». Pozos en plena Avenida Artigas, cuadras que recibieron no hace dos años, la tan promocionada nueva invención; el micro pavimento.