Mirna Silveira y el remate liquidación de Greenfrozen

En 1990 se habían fundado ambas. Se las creaba como forma de diversificar la zona. El monocultivo de la caña ya no era tal al surgir Calagua Greenfrozen con su planta de congelado de hortalizas y las plantaciones de vid con la infraestructura bodeguera de la afamada Calvinor. De cuatro años a este presente ambas son solo recuerdo. Ya no mas las exquisitas ensaladas de Calagua y ya no mas los premiados vinos Calvinor. Las “existencias” de las bodegas son cosa del pasado. Por unos días más sobreviviendo en la zona las “existencias” de Green. Los días 2 y 3 de diciembre, con el martillo de José Luis Carvallo, la liquidación sin base de la totalidad del equipamiento industrial. El edificio aun sin que trascienda su final. La exfuncionaria de Greenfrozen, Mirna Silveira para señalar a esta corresponsalía que: “el remate es para que cobre el Banco República y UTE. Nosotros los trabajadores seguimos sin percibir nada tras el cierre de nuestra fuente de trabajo”. Sucede que algunos fueron al seguro de paro en su momento, pero seguimos sin percibir haberes impagos y despidos. Así como el año 1990 fue de alegría en materia laboral para Bella Unión, tres años atrás y ahora este 2017, siendo para el peor de los recuerdos. Asistir al desmantelamiento total de agro industrias que brindaban trabajo para mujeres en su inmensa mayoría, y en hombres en menor porcentaje, es sinónimo de tristeza y enorme nostalgia.