Ni la iglesia se salvó

Sorpresa y estupor fue lo que se llevaron los feligreses de una congregación religiosa, con su local en Pueblo Las Piedras, Bella Unión, tras ser visitados por «hermanos», que no fueron precisamente a orar. Él o los desconocidos se llevaron dos lámparas, dos ventiladores de pie y un reloj de pared.
Para ingresar al local, provocaron daños en la reja de una ventana.