No perder la humildad

Para una Liga que trabaja y se mueve con enormes dificultades como la de Bella Unión, lo más sensato es tratar de mantener siempre el prestigio del fútbol local pero manejando a la par algo que a algunos de nuestro medio les cuesta y mucho, la HUMILDAD. Hay que saber dónde se está parado.Hay que entender que más allá de algunos partidos aislados que se le ganó en torneos pasados a selecciones capitales, nuestra Liga carece de títulos. Y son precisamente los títulos los que le dan prestigio a cualquier club o selección, sea de la ciudad o país al que pertenezca. Nuestros rivales todos tienen y varios, salvo la Liga Regional que a nivel del Litoral, salvo un ” vice”, no tiene ningún trofeo de campeón.Por eso decimos que no hay que perder la humildad. Entender que es un orgullo para nuestro fútbol  que Ligas laureadas  acepten como rival una Liga pequeña como la de Bella Unión.