Nos quejamos pero nos damos el lujo de comer afuera

En tiempos que vivimos, por más ingresos económicos que tengamos, siempre nos vamos a estar quejando que la plata no alcanza.-Nunca nos va a alcanzar para ponernos a tono de todo lo que nos ofrecen en materia de adelantos tecnológicos y que no queremos quedar relegados. Queremos tener lo “último” en electrodomésticos y muebles, en audios, celulares y demás y vestirnos bien, además andar en un buen birrodado o en un cuatro ruedas. Pero día a día nuestros reclamos que lo que ganamos no nos alcanza. Que todo sube y la plata no da para nada. Somos así.
Hoy asistimos en Bella Unión y como nunca antes ocurrió, la proliferación fenomenal, enorme de locales comerciales que giran en el rubro de  expendio de comidas, tanto almuerzos como cenas.
Hay por doquier. A ellos se suman quienes hacen en la vereda en medio tanques todo tipo de parrillas y ollas criollas. Basta pasar por todos los lugares, para observar que todos están trabajando y atendiendo a numerosa clientela cada uno.
Y esto ocurre los siete días de la semana en una población como Bella Unión donde no pocos se quejan que el dinero no alcanza para nada, pero sin embargo nos damos el lujo de salir a comer afuera  mas de una vez en la semana.
De forma diaria están abriendo sus puertas y sumándose a la variedad ya existente, nuevos locales gastronómicos en suelo cañero.-Sabe, que ganemos lo que ganemos, nuestros ingresos nunca podrán alcanzarnos para “la vida” que todos queremos darnos.
En tiempos que vivimos, por más ingresos económicos que tengamos, siempre nos vamos a estar quejando que la plata no alcanza.-Nunca nos va a alcanzar para ponernos a tono de todo lo que nos ofrecen en materia de adelantos tecnológicos y que no queremos quedar relegados. Queremos tener lo “último” en electrodomésticos y muebles, en audios, celulares y demás y vestirnos bien, además andar en un buen birrodado o en un cuatro ruedas. Pero día a día nuestros reclamos que lo que ganamos no nos alcanza. Que todo sube y la plata no da para nada. Somos así.
Hoy asistimos en Bella Unión y como nunca antes ocurrió, la proliferación fenomenal, enorme de locales comerciales que giran en el rubro de  expendio de comidas, tanto almuerzos como cenas.
Hay por doquier. A ellos se suman quienes hacen en la vereda en medio tanques todo tipo de parrillas y ollas criollas. Basta pasar por todos los lugares, para observar que todos están trabajando y atendiendo a numerosa clientela cada uno.
Y esto ocurre los siete días de la semana en una población como Bella Unión donde no pocos se quejan que el dinero no alcanza para nada, pero sin embargo nos damos el lujo de salir a comer afuera  mas de una vez en la semana.
De forma diaria están abriendo sus puertas y sumándose a la variedad ya existente, nuevos locales gastronómicos en suelo cañero.-Sabe, que ganemos lo que ganemos, nuestros ingresos nunca podrán alcanzarnos para “la vida” que todos queremos darnos.