¿Se puede medir lo que se previene?

Tránsito

Nuevamente otra muerte más, siguen y ya ni se cuentan, hasta parece que ya no importan. Otra vez otra familia destrozada, la sociedad mira para el costado, las autoridades también. El cóctel mortal, la famosa mezcla alcohol y velocidad y el resultado es muertos y lesionados. Qué tiene que pasar para que tomemos esta enfermedad que es el tránsito como algo que nos pertenece a todos. Ya las personas ni hacen la denuncia en muchos accidentes. Ya hemos “naturalizado” la muerte en el tránsito producto de la negligencia de los conductores y de las malas decisiones de estos.
Las autoridades también lo naturalizan, la Intendencia no ofrece una lucha férrea contra los accidentes; he escuchado palabras como “y Bueno andan como locos”. Como dejando a la sociedad a la buena suerte de lo que pase. He escuchado la palabra “suerte” de algunas personas involucradas en el tránsito y es quizás la primera anti- regla de cualquier prevención. La suerte no existe, la suerte es para los incompetentes, si baso los accidentes en esta palabra sin duda que estoy en el camino y el trabajo equivocado.
Estas cuatro acciones son fundamentales para prevenir cualquier tipo de accidente
1. Información 2. Educación vial 3. Leyes, normas y reglamentos 4. Formación de conductores y expedición de licencias 5. Vigilancia, control, fiscalización 6. Comunicación 7. Participación social 8. Infraestructura 9. Apoyo a víctimas 10. Revisión técnica vehicular.
Ninguna de estas se cumple y si se cumple es muy tímida. Solamente la presencia hace que los conductores eviten ciertas exposiciones al riesgo. Pero si no existe la prevención y queda librada a la suerte no es un buen camino y seguiremos teniendo los mismos resultados.
Queda clarísimo que sí se puede medir lo que se previene, las acciones que toman las autoridades en este caso la Intendencia son las que marcan cómo funciona o cómo debería funcionar el tránsito. El ejemplo es fácil, miremos otros países donde se tomaron acciones preventivas y hoy tienen tasas de 5 muertes cada 100.000 habitantes y ninguna de la forma que ocurre en este tipo de ciudades, donde los accidentes mortales son provocados por negligencias enormes de los conductores. La prevención no es un arte es solamente trabajar en lo que puede suceder y anticiparme, trabajar en el mapa de riesgo y ver cuáles son los factores que influyen. Cuáles son las anomalías del tránsito y atacarlas responsablemente. Si me enfoco en comunicar y hacer cumplir la norma voy a tener menos posibilidades de que ese conductor ande sin ningún perjuicio y solo porque tomo la decisión de ingerir alcohol cometa un homicidio con el vehículo. Presencia y control responsable, personas preparadas e idóneas para cumplir la tarea, que tengan claro lo que es prevenir y apoyar a la sociedad.
Si tengo una sociedad que conduce alcoholizada, no respeta las leyes, las normas, circula sin el cinturón de seguridad colocado, no lleva a los niños en las sillas que corresponden o no utiliza casco, quizás debería como Intendencia hacerme cargo y por el bien de los ciudadanos atacar lo que no se cumple y no dejarlo libre y al azar.
Un inspector de tránsito haciendo correctamente el protocolo de detención puede salvar una vida, una Intendencia dando la orden y obteniendo los recursos para que el inspector deba ordenar el tránsito va a prevenir y a salvar personas de la muerte de lesiones y a familias del terrible dolor de la pérdida de un ser amado.
Solo debe hacerlo y no esperar. Salir de la zona de tranquilidad en que está y no pensar que fiscalizando van a perder votos.
“SI QUERÉS SABER COMO ES UNA SOCIEDAD MIRÁ CÓMO CONDUCE”
Víctor Pacin Freire







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...