Afirman que el 40 por ciento de los muertos en la franja de Gaza son niños y mujeres

El suma y sigue de muertos civiles provocados por la Operación Pilar Defensivo continúa aumentando inexorablemente. En la madrugada de lunes hubo una veintena, y a lo largo del día otra decena venían a sumarse, en distintos puntos de la franja de Gaza, a la cifra total de fallecidos, que ya supera el centenar.
“Lo que está ocurriendo aquí son crímenes de guerra”, afirma Salah Abed Alaty, representante de la Comisión independiente para los derechos humanos en la zona norte de la franja de Gaza. “La comunidad internacional no puede permanecer impasible ante una matanza como ésta, especialmente de mujeres y niños”, añade, cuando de repente pega un brinco al sentir el estruendo y la llamarada producidos por el lanzamiento de un cohete Qasam a unos cien metros de la avenida del Omar el Moktar.
Las estadísticas recopiladas por el Ministerio de Sanidad en la franja de Gaza reflejan que más de un 40% de las víctimas mortales son niños, mujeres y ancianos, un porcentaje que baja entre los heridos -que ya exceden de los 700, según la misma fuente-, lo que ha provocado la condena por parte de la UNICEF y de varias ONG internacionales con presencia en la zona.
“Aunque hubiera habido un alto mando de las Brigadas Ezadín al Qasam en el edificio, no se justifica que lo derribaran”, continúa el abogado Abed Alaty una vez recuperado el equilibrio. En su opinión, la supuesta “ejecución extrajudicial” (como se denominan los asesinatos selectivos, según la terminología de las organizaciones de derechos humanos) de un dirigente de la milicia de Hamás no es suficiente como para lanzar varios misiles contra el edificio en el que se supone que estaba.
Las fuerzas aéreas de Israel bombardearon por segunda vez el edificio Al Shuruq, en la ciudad de Gaza, que hasta este lunes albergaba la televisión Al Aqsa, vinculada al gobierno de Hamás. En la misma sede también tenían sus oficinas televisiones extranjeras como Sky News y Al Arabiya. Fuentes palestinas informaron de que murieron al menos dos personas, una de ellas Ramiz Harb, líder de las Brigadas Al-Quds, el brazo armado de la Yihad Islámica. El Ejército israelí aseguró en un comunicado que Harb era “responsable de la propaganda” de la milicia. Al menos otras tres personas resultaron heridas, entre ellas dos periodistas.
La torre quedaba convertida en una columna de humo negra, y en el suelo decenas de cristales rotos y restos de objetos. El domingo, esta misma torre, situada junto a la de Al Shawa, a pocos kilómetros y que igualmente acoge a otra de las productoras de televisión que prestan servicio a canales internacionales, recibió el impacto de un misil aire-tierra contra sus antenas, por lo que quedaron afectadas dos de las plantas superiores del edificio.
El director de la oficina de prensa del Gobierno de Hamás, Ihab Al Ghusain, asegura que las antenas eran de uso exclusivo para la televisión. “Los israelíes dicen que servían como antenas repetidoras de la señal de comunicaciones de nuestras fuerzas de seguridad”, señala. “Pero eso es una tontería, pues esas antenas están en los cuarteles y en las comisarías de policía, que además ya están siendo bombardeadas sistemáticamente”, insiste este portavoz junto a la entrada de la torre Al Shuruq que ya se encuentra evacuada.
“Nos hemos venido al Hotel Beach”, explica Mahmud Yaber, el director general de Palestinian Media Productions, la productora que fue atacada este lunes por segunda vez. Durante la entrevista suenan varias explosiones y recibe una llamada telefónica. La nueva sede es un trajín constante de periodistas, unos se apresuran a salir con las cámaras; otros permanecen pegados a las pantallas del ordenador y conectados por turnos a la radio, el medio de información más fiable en la Franja, ya que emite de forma constante, sin verse afectado por los continuos cortes de electricidad.
“Creemos que los hoteles son los sitios más seguros, pues alojan a los periodistas y cooperantes extranjeros, así que nos hemos cambiado temporalmente al Hotel Beach”, concluye Yaber, al que esta crisis le está generando grandes beneficios por las múltiples conexiones en directo que le solicitan las cadenas de televisión extranjeras, pero también de pérdidas al tener ahora que irse de alquiler al hotel e importar antenas parabólicas y equipos de segunda mano procedentes de Egipto.

El suma y sigue de muertos civiles provocados por la Operación Pilar Defensivo continúa aumentando inexorablemente. En la madrugada de lunes hubo una veintena, y a lo largo del día otra decena venían a sumarse, en distintos puntos de la franja de Gaza, a la cifra total de fallecidos, que ya supera el centenar.

“Lo que está ocurriendo aquí son crímenes de guerra”, afirma Salah Abed Alaty, representante de la Comisiónpageindependiente para los derechos humanos en la zona norte de la franja de Gaza. “La comunidad internacional no puede permanecer impasible ante una matanza como ésta, especialmente de mujeres y niños”, añade, cuando de repente pega un brinco al sentir el estruendo y la llamarada producidos por el lanzamiento de un cohete Qasam a unos cien metros de la avenida del Omar el Moktar.

Las estadísticas recopiladas por el Ministerio de Sanidad en la franja de Gaza reflejan que más de un 40% de las víctimas mortales son niños, mujeres y ancianos, un porcentaje que baja entre los heridos -que ya exceden de los 700, según la misma fuente-, lo que ha provocado la condena por parte de la UNICEF y de varias ONG internacionales con presencia en la zona.

“Aunque hubiera habido un alto mando de las Brigadas Ezadín al Qasam en el edificio, no se justifica que lo derribaran”, continúa el abogado Abed Alaty una vez recuperado el equilibrio. En su opinión, la supuesta “ejecución extrajudicial” (como se denominan los asesinatos selectivos, según la terminología de las organizaciones de derechos humanos) de un dirigente de la milicia de Hamás no es suficiente como para lanzar varios misiles contra el edificio en el que se supone que estaba.

Las fuerzas aéreas de Israel bombardearon por segunda vez el edificio Al Shuruq, en la ciudad de Gaza, que hasta este lunes albergaba la televisión Al Aqsa, vinculada al gobierno de Hamás. En la misma sede también tenían sus oficinas televisiones extranjeras como Sky News y Al Arabiya. Fuentes palestinas informaron de que murieron al menos dos personas, una de ellas Ramiz Harb, líder de las Brigadas Al-Quds, el brazo armado de la Yihad Islámica. El Ejército israelí aseguró en un comunicado que Harb era “responsable de la propaganda” de la milicia. Al menos otras tres personas resultaron heridas, entre ellas dos periodistas.

La torre quedaba convertida en una columna de humo negra, y en el suelo decenas de cristales rotos y restos de objetos. El domingo, esta misma torre, situada junto a la de Al Shawa, a pocos kilómetros y que igualmente acoge a otra de las productoras de televisión que prestan servicio a canales internacionales, recibió el impacto de un misil aire-tierra contra sus antenas, por lo que quedaron afectadas dos de las plantas superiores del edificio.

El director de la oficina de prensa del Gobierno de Hamás, Ihab Al Ghusain, asegura que las antenas eran de uso exclusivo para la televisión. “Los israelíes dicen que servían como antenas repetidoras de la señal de comunicaciones de nuestras fuerzas de seguridad”, señala. “Pero eso es una tontería, pues esas antenas están en los cuarteles y en las comisarías de policía, que además ya están siendo bombardeadas sistemáticamente”, insiste este portavoz junto a la entrada de la torre Al Shuruq que ya se encuentra evacuada.

“Nos hemos venido al Hotel Beach”, explica Mahmud Yaber, el director general de Palestinian Media Productions, la productora que fue atacada este lunes por segunda vez. Durante la entrevista suenan varias explosiones y recibe una llamada telefónica. La nueva sede es un trajín constante de periodistas, unos se apresuran a salir con las cámaras; otros permanecen pegados a las pantallas del ordenador y conectados por turnos a la radio, el medio de información más fiable en la Franja, ya que emite de forma constante, sin verse afectado por los continuos cortes de electricidad.

“Creemos que los hoteles son los sitios más seguros, pues alojan a los periodistas y cooperantes extranjeros, así que nos hemos cambiado temporalmente al Hotel Beach”, concluye Yaber, al que esta crisis le está generando grandes beneficios por las múltiples conexiones en directo que le solicitan las cadenas de televisión extranjeras, pero también de pérdidas al tener ahora que irse de alquiler al hotel e importar antenas parabólicas y equipos de segunda mano procedentes de Egipto.