Brazo armado de Hamas anunció la captura de un soldado israelí

Este domingo fue la jornada más sangrienta del combate, cerca de un centenar de palestinos y 13 soldados israelíes perdieron la vida.
Las “Brigadas Azedín al Kasam”, brazo armado del movimiento islamista Hamás, anunció la captura en combate de un soldado israelí.
Al conocerse la noticia, decenas de personas se lanzaron a las calles de la oscura Gaza para celebrar la captura, a lo que Israel respondió con fuego de artillería desde la marina apostada en el Mediterráneo.
Las brigadas han identificado al soldado como Saúl Aron, y como prueba ha revelado el número de su placa de identificación, una información que el Ejército israelí no ha confirmado ni desmentido hasta el momento.
La captura se conoce el mismo día en el que Israel perdió a otros 13 soldados en cuatro combates con las milicias islamitas en el norte de Gaza.
Las bajas se han producido en la tercera jornada de la incursión terrestre israelí en la Franja, y eleva a 18 los soldados israelíes muertos durante una ofensiva que dura ya doce días y en la que también han perecido cerca de medio millar de palestinos, en su mayoría civiles.
Horas antes de que se conociera la supuesta captura, el ejército israelí confirmó que los trece soldados caídos en combate en Gaza en uno de los días más duros de las Fuerzas Armadas perecieron en cuatro escaramuzas con milicianos islamitas.
En un comunicado enviado por mensaje de texto telefónico, la oficina de Información castrense explicó que siete de ellos perecieron al estallar una carga explosiva al paso de un tanque en el norte de la Franja.
Un soldado más cayó víctima de las balas cuando los milicianos abrieron fuego contra dos uniformados también en la Zona Norte de la ciudad de Gaza.
En un enfrentamiento similar, otros dos soldado perecieron a tiros, mientras que los tres últimos perdieron la vida al quedar atrapados en un edificio en llamas en una zona que el Ejército no determinó.
Con estas muertes, son ya 18 los soldados israelíes muertos en acciones de combate desde que el pasado 8 de julio las Fuerzas Armadas lanzaran una ofensiva contra la Franja en la que ya ha muerto cerca de medio millar de personas.
Este domingo fue la jornada más sangrienta, cerca de un centenar de palestinos perdieron la vida en intensos y continuos bombardeos sobre el barrio de Shahaiye, en el este de Gaza, que en la noche trató de asaltar el Ejército israelí.

Este domingo fue la jornada más sangrienta del combate, cerca de un centenar de palestinos y 13 soldados israelíes perdieron la vida.

Las “Brigadas Azedín al Kasam”, brazo armado del movimiento islamista Hamás, anunció la captura en combate de un soldado israelí.

Al conocerse la noticia, decenas de personas se lanzaron a las calles de la oscura Gaza para celebrar la captura, a lo que Israel respondió con fuego de artillería desde la marina apostada en el Mediterráneo.

Las brigadas han identificado al soldado como Saúl Aron, y como prueba ha revelado el número de su placa de identificación, una información que el Ejército israelí no ha confirmado ni desmentido hasta el momento.

La captura se conoce el mismo día en el que Israel perdió a otros 13 soldados en cuatro combates con las milicias islamitas en el norte de Gaza.

Las bajas se han producido en la tercera jornada de la incursión terrestre israelí en la Franja, y eleva a 18 los soldados israelíes muertos durante una ofensiva que dura ya doce días y en la que también han perecido cerca de medio millar de palestinos, en su mayoría civiles.

Horas antes de que se conociera la supuesta captura, el ejército israelí confirmó que los trece soldados caídos en combate en Gaza en uno de los días más duros de las Fuerzas Armadas perecieron en cuatro escaramuzas con milicianos islamitas.

En un comunicado enviado por mensaje de texto telefónico, la oficina de Información castrense explicó que siete de ellos perecieron al estallar una carga explosiva al paso de un tanque en el norte de la Franja.

Un soldado más cayó víctima de las balas cuando los milicianos abrieron fuego contra dos uniformados también en la Zona Norte de la ciudad de Gaza.

En un enfrentamiento similar, otros dos soldado perecieron a tiros, mientras que los tres últimos perdieron la vida al quedar atrapados en un edificio en llamas en una zona que el Ejército no determinó.

Con estas muertes, son ya 18 los soldados israelíes muertos en acciones de combate desde que el pasado 8 de julio las Fuerzas Armadas lanzaran una ofensiva contra la Franja en la que ya ha muerto cerca de medio millar de personas.

Este domingo fue la jornada más sangrienta, cerca de un centenar de palestinos perdieron la vida en intensos y continuos bombardeos sobre el barrio de Shahaiye, en el este de Gaza, que en la noche trató de asaltar el Ejército israelí.