Celebran con una misa liberación de joven menonita liberado por la guerrilla tras 214 días de secuestro

Asunción, 26 feb (EFE).- Un oficio religioso en la comunidad menonita de Río Verde fue la primera actividad pública en la que participó hoy Franz Wiebe, de 18 años, tras un secuestro de 214 días que finalizó anoche, cuando fue liberado cerca de ese asentamiento por la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).
La misa, en un templo de Río Verde, en el norte de Paraguay, reunió a muchos miembros de la comunidad menonita, que se convirtió en uno de los objetivos del EPP hace más de un año, cuando la guerrilla secuestró a Abraham Fehr, que sigue en poder de ese grupo, que exige el pago de medio millón de dólares por su liberación.
Wiebe, el segundo menonita que secuestró el EPP, el pasado julio, fue liberado después de que su familia y los colonos de Río Verde entregaran un cargamento de víveres a dos asentamientos campesinos, como lo exigió la guerrilla.
Los menonitas son una comunidad cristiana anabaptista de origen europeo, instalada en Paraguay a partir de 1930 y dedicada principalmente a la agricultura, la ganadería y la producción de lácteos a través de cooperativas.
El joven, secuestrado en Río Verde mientras realizaba labores agrícolas, fue dejado anoche por la guerrilla a unos 30 kilómetros de ese lugar, en una estancia donde se le facilitó un teléfono con el que se pudo comunicar con sus familiares, quienes informaron del hecho a las autoridades.
Wiebe está recibiendo atención psicológica y para hoy está previsto un encuentro con los fiscales del caso para recabar información que permanecerá «reservada» de cara a la investigación en curso, dijo a Efe el teniente coronel Víctor Urdapilleta, portavoz de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).
Urdapilleta declaró que el hecho de que Wiebe fuera liberado tan cerca de donde fue secuestrado no significa que estuvo en esa área todo el tiempo.
«Eso no demuestra que durante todo el secuestro permaneció en ese lugar, pudo haber sido trasladado a otro», dijo Urdapilleta.
La liberación se produjo tras varias entregas de alimentos por parte de la familia de Wiebe a grupos de campesinos en situación de pobreza, de acuerdo con las instrucciones transmitida por la guerrilla mediante materiales hallados en el norte de Paraguay, entre ellos dos vídeos del joven menonita que se constituyeron como prueba de vida.
A finales de enero, y siguiendo esas instrucciones, los familiares procedieron al reparto de víveres a las comunidades de Antebi Cué y Guahory (centro).
Sin embargo, esta última comunidad rechazó los alimentos en repudio de los métodos del EPP, por lo que la familia quedó a la espera de un nuevo comunicado.
Finalmente, el pasado martes, la familia distribuyó víveres en las comunidades de Jasy Kañy (este) y de nuevo en Antebi Cué (norte), tras recibir un comunicado de la guerrilla, que prometió liberar al joven en cinco días una vez cumplido ese trámite.
En un principio la guerrilla había pedido el pago de 700.000 dólares por la libertad de Wiebe, pero lo sustituyó por la entrega de alimentos al reconocer que se había equivocado sobre la capacidad financiera de su familia, pequeños agricultores.
Colonos de Río Verde que hablaron con Wiebe tras su liberación dijeron hoy a los medios locales que el joven no coincidió durante su cautiverio con Abraham Fehr, el otro menonita secuestrado por el grupo, ni con Edeleio Morínigo, suboficial de policía que está en manos del EPP desde hace más de dos años.
Fehr fue secuestrado en agosto de 2015 cuando realizaba faenas agrarias en la colonia menonita de Manitoba (norte), y su familia no ha recibido todavía una prueba de vida.
Por la liberación de Morínigo el EPP pidió un canje de prisioneros de la guerrilla, que el Gobierno no aceptó.
También en la zona norte de Paraguay fue secuestrado en octubre el empresario ganadero Félix Urbieta, de 67 años, cuya captura apunta a un grupo escindido del EPP, según las autoridades.
De acuerdo con el portavoz de la FTC, esos secuestros no se pueden prolongar durante tanto tiempo sin un «apoyo logístico» a la guerrilla por parte de algunos pobladores de las áreas del norte de Paraguay en las que opera el EPP.
«Demuestra que el grupo tiene un apoyo logístico organizado, hablamos de gente que le proporciona (al EPP) insumos, alimentos y armas y que nosotros consideramos igual de criminales», dijo Urdapilleta.
El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...