Cervantes y Shakespeare se dan la mano en Biblioteca Nacional de Buenos Aires

Buenos Aires, 29 sep (EFE).- William Shakespeare y Miguel de Cervantes, dramaturgos icónicos de la literatura inglesa y española, respectivamente, se dan la mano en una exposición inaugurada en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires titulada «1616. Shakespeare y Cervantes».
La muestra, abierta al público intencionadamente en el 400 aniversario del nacimiento del escritor español, reúne 150 objetos con los que se resalta la influencia de Shakespeare y Cervantes en el mundo y especialmente en Argentina.
Los visitantes se encontrarán primeras traducciones de obras de Shakespeare al español, comentarios y fragmentos de la memoria del autor inglés, una partitura de Sueño de una noche de verano del compositor alemán Felix Mendelssohn, libretos, programas y figurines, entre otros.
En la sección dedicada a Cervantes habrá primeras versiones en español argentino datadas en inicios del siglo XX; ediciones ilustradas por Salvador Dalí, Gustave Doré y Roberto Páez; una antigua edición de la partitura de El retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla, y traducciones en una decena de idiomas, incluido el Braille.
También habrá versiones infantiles adaptadas, entre las que destaca una edición dibujada por Walt Disney con Mickey Mouse como Quijote.
El punto de unión entre ambos autores no está solamente en que ambos fallecieran en el mismo año, 1616, sino en el rastro literario que han dejado a sus espaldas, explicó en declaraciones a Efe el comisario de la exposición, Guillermo David.
Para el comisario, la calidad de una obra «se puede ver por la variedad de caminos que hace el texto para encontrar a sus lectores».
Así, David quiso destacar la cantidad de traducciones que se han realizado de la producción de los dos dramaturgos europeos.
Que ambos sean «los autores principales de sus respectivas lenguas» y que murieran «ignorantes de su futura fama» es otro punto en común para el comisario, que ve en ellos la instauración de dos clásicos en la historia de la literatura y del teatro, entre otros campos.
Los dos también quedarán conectados por los comentarios de sus obras que realizó el escritor argentino Jorge Luis Borges, también incluidas en la exposición y entre los que destaca «Pierre Menard, autor del Quijote».
Otro punto de unión será la figura de Cardenio, un personaje menor de Cervantes en el que Shakespeare se inspiró para escribir una pieza teatral.
El centro, que recibe el nombre de Biblioteca Nacional Mariano Moreno de la República Argentina, mantendrá la muestra abierta al público hasta el próximo diciembre.