Denuncian que en Chile centros detención naturalizan amenazas y maltrato a adolescentes

También detectan uso del gas pimienta

Santiago de Chile, 22 dic (EFE).

Los jóvenes que en Chile cumplen sanciones privativas de libertad, declaran haber vivido al interior de los recintos, prácticas de castigo y una serie de vulneraciones que contravienen los estándares internacionales de derechos humanos y la normativa interna.
Según un informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), difundido este viernes, se detectó que en estos centros los adolescentes son desnudados, un hábito contradictorio con la norma internacional de derechos humanos por ser un atentado a la intimidad de los adolescentes privados de libertad.
Más allá de las cifras que son altas (70 % de los hombres y 45 % de mujeres durante allanamientos), el informe llama la atención sobre la naturalización de esta práctica, que no es cuestionada, ni por las autoridades del Servicio Nacional de Menores, ni por las de Gendarmería de Chile (guardia de prisiones), tampoco por los propios adolescentes.
También se detectó el uso de gas pimienta al interior de los centros de menores. Entre los adolescentes hombres el 67,8 % reportó que le habían rociado gas pimienta y el 36,4 % de las mujeres reportó lo mismo.
Según el INDH, la realización del estudio respondió a la preocupación y observación del funcionamiento de estos centros, donde han existido graves incidentes, tales como incendios, motines, riñas, suicidios, homicidios, denuncias de tortura y malos tratos, entre otros.
La evidencia da cuenta que los adolescentes privados de libertad en Chile, en un altísimo porcentaje presentan consumo problemático de drogas, provienen de barrios vulnerables y familias en situación de riesgo social.
El estudio, que se realizó en 18 Centros de Internación Provisoria (CIP) y de régimen cerrado (CRC) de Chile, cubrió el cien por ciento de los centros a nivel nacional.
Las visitas se realizaron en agosto de 2017 de manera simultánea, intempestivas y sin previo aviso.
Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, se tuvo especial preocupación en desagregar la muestra por género y pertenencia a pueblos originarios.
Un 88 % corresponde a hombres, un 11,2 % a mujeres y un 10 % del total se reconoce como pertenecientes a pueblos originarios, específicamente diaguita, quechua y mapuche.
El informe resalta que la privación de libertad intensifica la respuesta emocional en la adolescencia.
La ansiedad, la angustia, las crisis de pánico o los cuadros depresivos afectan recurrentemente la salud mental de los adolescentes mientras residen en este tipo de dispositivos.
A pesar de esto, solo un 22 % de los centros cuenta con psiquiatra propio.
Respecto a los mecanismos de denuncia a los que puedan recurrir los adolescentes en caso de vulneración de derechos, el INDH pudo constatar que éstos son inexistentes o muy débiles, tales como cartas al director del centro, buzón de reclamos u otros por el estilo.
Para la entidad es evidente la urgente necesidad del cumplimiento efectivo por parte del Estado de Chile de asegurar que los servicios encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes.
EFE







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...