El nene que escapó con su hermanita sigue en shock: “Todavía no cayó”

Alexander vio como su padrastro mató a su mamá y a su otra hermana. Y logró huir. Ahora está con sus primos
Alexander, de 14, y su media hermana, de seis meses, se salvaron de la locura de sangre y saña que Miguel Ángel López desparramó en su casa, al matar a su mamá Rosana (34) y a su hermana Evelyn (10), horas antes de aparecer muerto, colgado de un árbol en un campo cercano a esta ciudad. La tragedia rodea como una serpiente venenosa a estos chicos. La beba quedó huérfana y su medio hermano también, ya que tiempo atrás su papá murió electrocutado. Después del episodio de la madrugada del jueves, los hijos de Rosana permanecen ahora bajo la custodia de su abuela materna, a quien la Justicia le concedió provisoriamente el abrigo de los chicos.
Alexander padeció la escena del doble asesinato y alcanzó a escapar con su hermanita en brazos. El chico estuvo desde el primer momento asistido por una psicóloga y tras cuatro horas y media de silencio posterior al crimen declaró ante el fiscal y contó todo lo que vio, qué fue todo lo que pasó esa noche . El resto del jueves estuvo en la casa de uno de sus tíos y allí se iba a quedar todos estos días. El chico eligió dormir allí porque, según contó una fuente cercana al caso, se lleva muy bien con sus tíos y hay primos de su edad que lo ayudan a distraerse.
La profesional que asiste a Alexander informó a sus superiores que el chico está en estado de shock, que todavía “no cayó” y que avisó que habrá que estar preparados para cuando eso ocurra.
Por eso, acordaron un régimen de visitas a la psicóloga a donde lo llevará una tía, aunque estará disponible “cuando lo necesite”, comentaron desde el Municipio.
Su hermana de seis meses pasó el jueves en el hospital local cuidada por las enfermeras. La beba se alimentaba del pecho de su mamá por lo que las trabajadoras del hospital estuvieron todo el día intentando que bebiera leche vacuna hasta que lo consiguieron recién a las 17 de ese día.
El viernes, asegurados de que la beba podía alimentarse, la llevaron a la casa de su abuela, donde se quedará por el momento, a pesar de que también está la abuela paterna, Marta Greco, madre de Miguel Angel López, quien podría reclamar al menos visitarla.
“A mí me gustaría que los familiares de Rosana no me prohíban ver a mi nieta”, le dijo a Clarín el viernes en una entrevista publicada ayer.
“La abuela materna es una señora que está en condiciones emocionales de hacerse cargo de sus nietos. Pero también contamos con el apoyo de las tías y los tíos, hermanos de Rosana, que colaboraron en todo, a pesar de la situación”, comentó Leonardo Borgna, secretario de Acción Social de Lincoln.
La abuela materna entonces tiene la guarda oficial, transitoria hasta que se termine la feria judicial y se defina quién cuidará definitivamente de estos chicos, que sobrevivieron a la locura de un hombre, pero que seguirán siendo víctimas probablemente toda la vida.
Fuente: Clarín.com.

Alexander vio como su padrastro mató a su mamá y a su otra hermana. Y logró huir. Ahora está con sus primos

Alexander, de 14, y su media hermana, de seis meses, se salvaron de la locura de sangre y saña que Miguel Ángel LópezVictimasArgentinadesparramó en su casa, al matar a su mamá Rosana (34) y a su hermana Evelyn (10), horas antes de aparecer muerto, colgado de un árbol en un campo cercano a esta ciudad. La tragedia rodea como una serpiente venenosa a estos chicos. La beba quedó huérfana y su medio hermano también, ya que tiempo atrás su papá murió electrocutado. Después del episodio de la madrugada del jueves, los hijos de Rosana permanecen ahora bajo la custodia de su abuela materna, a quien la Justicia le concedió provisoriamente el abrigo de los chicos.

Alexander padeció la escena del doble asesinato y alcanzó a escapar con su hermanita en brazos. El chico estuvo desde el primer momento asistido por una psicóloga y tras cuatro horas y media de silencio posterior al crimen declaró ante el fiscal y contó todo lo que vio, qué fue todo lo que pasó esa noche . El resto del jueves estuvo en la casa de uno de sus tíos y allí se iba a quedar todos estos días. El chico eligió dormir allí porque, según contó una fuente cercana al caso, se lleva muy bien con sus tíos y hay primos de su edad que lo ayudan a distraerse.

La profesional que asiste a Alexander informó a sus superiores que el chico está en estado de shock, que todavía “no cayó” y que avisó que habrá que estar preparados para cuando eso ocurra.

Por eso, acordaron un régimen de visitas a la psicóloga a donde lo llevará una tía, aunque estará disponible “cuando lo necesite”, comentaron desde el Municipio.

Su hermana de seis meses pasó el jueves en el hospital local cuidada por las enfermeras. La beba se alimentaba del pecho de su mamá por lo que las trabajadoras del hospital estuvieron todo el día intentando que bebiera leche vacuna hasta que lo consiguieron recién a las 17 de ese día.

El viernes, asegurados de que la beba podía alimentarse, la llevaron a la casa de su abuela, donde se quedará por el momento, a pesar de que también está la abuela paterna, Marta Greco, madre de Miguel Angel López, quien podría reclamar al menos visitarla.

“A mí me gustaría que los familiares de Rosana no me prohíban ver a mi nieta”, le dijo a Clarín el viernes en una entrevista publicada ayer.

“La abuela materna es una señora que está en condiciones emocionales de hacerse cargo de sus nietos. Pero también contamos con el apoyo de las tías y los tíos, hermanos de Rosana, que colaboraron en todo, a pesar de la situación”, comentó Leonardo Borgna, secretario de Acción Social de Lincoln.

La abuela materna entonces tiene la guarda oficial, transitoria hasta que se termine la feria judicial y se defina quién cuidará definitivamente de estos chicos, que sobrevivieron a la locura de un hombre, pero que seguirán siendo víctimas probablemente toda la vida.

Fuente: Clarín.com.