El Papa recordó que la corrupción y los sobornos desacreditan a la política

En momentos en que en la Argentina acaba de ser procesado el vicepresidente Amado Boudou por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con su cargo, el Papa Francisco volvió a cargar este fin de semana en el Vaticano contra la corrupción, a la que consideró un fenómeno mundial que está desacreditando la política.
Francisco viene insistiendo desde que asumió su pontificado con sus críticas a la corrupción a partir de una frase que usa como latiguillo: “Pedro era pecador, pero no corrupto”. Ahora, lo retomó durante una entrevista al diario italiano Il Messaggero, que publica este domingo.
“Es difícil mantenerse honesto en política. A veces es como si algunas personas estuvieran fagocitados por un fenómeno endémico, a diferentes niveles, transversal”, consideró el Papa.
Agregó que “el problema de hoy es que la política está desacreditada, devastada por la corrupción, el fenómeno de los sobornos”.
” La corrupción es, por desgracia, un fenómeno mundial. Hay incluso jefes de Estado que se encuentran en la cárcel por ello”, lamentó el Papa.
Para Francisco, “vivimos un cambio de época” que “alimenta la decadencia moral, no solo en política, sino también en la esfera financiera o social”.
Este domingo, además, les pidió a los obispos no buscar “el apoyo de los que tienen poder”, sino en “la confianza en Dios, que disipa todo temor y nos hace libres de toda esclavitud y de toda tentación mundana”.
Fue durante la misa por el Día del Pontífice, al entregarles el palio –un atributo eclesiástico- a 24 nuevos arzobispos de los cinco continentes.

En momentos en que en la Argentina acaba de ser procesado el vicepresidente Amado Boudou por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con su cargo, el Papa Francisco volvió a cargar este fin de semana en el Vaticano contra la corrupción, a la que consideró un fenómeno mundial que está desacreditando la política.

Francisco viene insistiendo desde que asumió su pontificado con sus críticas a la corrupción a partir de una frase que usa como latiguillo: “Pedro era pecador, pero no corrupto”. Ahora, lo retomó durante una entrevista al diario italiano Il Messaggero, que publica este domingo.

“Es difícil mantenerse honesto en política. A veces es como si algunas personas estuvieran fagocitados por un fenómeno endémico, a diferentes niveles, transversal”, consideró el Papa.

Agregó que “el problema de hoy es que la política está desacreditada, devastada por la corrupción, el fenómeno de los sobornos”.

” La corrupción es, por desgracia, un fenómeno mundial. Hay incluso jefes de Estado que se encuentran en la cárcel por ello”, lamentó el Papa.

Para Francisco, “vivimos un cambio de época” que “alimenta la decadencia moral, no solo en política, sino también en la esfera financiera o social”.

Este domingo, además, les pidió a los obispos no buscar “el apoyo de los que tienen poder”, sino en “la confianza en Dios, que disipa todo temor y nos hace libres de toda esclavitud y de toda tentación mundana”.

Fue durante la misa por el Día del Pontífice, al entregarles el palio –un atributo eclesiástico- a 24 nuevos arzobispos de los cinco continentes.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...