En México el temor impidió dar la noticia de detención de líder de los Zetas

Miguel Ángel Treviño, alias «El Z-40»,  líder de los Zetas, grupo más temido del narcotráfico en México, fue atrapado en la noche del lunes y la noticia recorrió el mundo. Menos la prensa mexicana, donde no salió por el terror que ha causado en la población, informa el diario El País de Madrid. De hecho, varios portales de noticias han cerrado por amenazas y miedo.»El Z-40″, que tiene 40 años, es famoso por los métodos sanguinarios que utiliza para acabar con sus presas, y que despiertan temor a sus adversarios y hasta la propia policía mexicana. Comenzó de adolescente en Dallas, donde vivían sus padres y sus 13 hermanos. Allí, se unió a la pandilla de Los Tejas, que se dedicaba al  robo de automóviles y la venta de droga. Luego prosiguió hasta convertirse en el líder más temido y «dueño» de esa parte del mundo. Entre sus formas más crueles de actuar impuso la moda de desmembrar cuerpos y hacer guiso con sus enemigos, práctica que consistía en disolverlos en ácido o derretirlos en contenedores de aceite. También, “solía morder el corazón de alguna de sus víctimas, aún vivas, creyendo que eso le haría invencible, y reclutaba a sus sicarios obligándoles a disparar a una persona al azar”, cuenta El País de Madrid en base al libro Midnight in Mexico (Penguin Press).“Ponía una pistola cargada en la mano de un sicario y le ordenaba apuntar a alguien enfrente de ellos. Ponía luego su mano en el corazón del sicario para medir cuán rápido latía al tiempo que gritaba: ¡Chíngatelo! Si dudaba, le pegaba un tiro en la cabeza o le daba un empleo de chivato. Dependía de su humor ese día”, agrega el periódico español. Fue detenido en una carretera rural, a 27 kilómetros de Nuevo Laredo, con dos millones de dólares, ocho armas largas y 500 cartuchos. La operación duró unos pocos minutos.