España: juez envía a prisión al ‘emperador’ Gao Ping y toda su cúpula

El cabecilla de la trama de blanqueo, al igual que otros 10 mandos a sus órdenes, se ha negado a declarar.
El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha acordado el ingreso en prisión incondicional para los 10 presuntos integrantes de la cúpula de la trama de blanqueo de capitales controlada por redes chinas, entre ellos para el presunto cabecilla, el empresario y promotor de arte Gao Ping, según fuentes jurídicas. Cuando Gao fue detenido de madrugada en su fastuosa mansión de la calle de Pajares, en Somosaguas (Madrid), no dijo ni una sola palabra. Ayer mantuvo ante el magistrado la misma actitud.
El juez tomó declaración a nueve ciudadanos chinos y a un español (el abogado José Luis Cuervo Calvo, que fue detenido en su despacho de la calle de Serrano, de Madrid). La Fiscalía Anticorrupción solicitó prisión incondicional para todos ellos.
El emperador Gao Ping se negó a declarar. Poco antes, pasaron ante el juez su esposa, Lizhen Yang, otro matrimonio, el presunto jefe del aparato de extorsión de la trama, Hai Bo, y otros de sus más estrechos colaboradores.
Hasta ahora han comparecido en la sede judicial 82 detenidos. 47 de ellos han ingresado en prisión incondicional, 23 han quedado en libertad tras abonar fianzas, que oscilan entre los 6.000 a los 100.000 euros, y 12 han salido libres. Mañana, lunes, proseguirán las declaraciones, que presuntamente se prolongarán toda la semana, hasta alcanzar el total de 87 arrestados por el momento. Hay alrededor de una veintena de personas más que todavía no han sido localizadas, según fuentes policiales.
Entre los detenidos estaba el actor porno Ignacio Jordá González, más conocido como Nacho Vidal, que quedó en libertad sin fianza tras ser imputado por un delito de blanqueo de capitales y otro de falsedad por las actividades que habría desarrollado su productora con las sociedades de la trama.
El magistrado también decretó libertad sin fianza y comparecencias periódicas para el dimitido concejal de Seguridad de Fuenlabrada (Madrid), José Borrás (PSOE), que fue detenido por la supuesta concesión de licencias irregulares a los responsables de la red.
La semana próxima seguirán las citaciones con el interrogatorio, entre otros, del inspector de policía Miguel Ángel Gómez Gordo, destinado en Brigada Provincial de Extranjería de Madrid, y un sargento de la Guardia Civil que también fue arrestado.
A los detenidos se les imputan, indiciariamente, los delitos de integración en organización criminal y blanqueo de capitales, además de otros que pueden variar en función del papel que cumplieran en la trama. Se les acusa de lavar entre 200 y 300 millones de euros al año durante el último bienio.
Las investigaciones realizadas en dos operaciones diferentes por la Brigada de Crimen Organizado y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) han revelado que la trama asiática utilizaba tres vías para blanquear capitales: sacaba el dinero en billetes por tren o por carretera; realizaban transferencias de capitales a agencias que ellos mismos creaban y una tercera, utilizada por empresarios españoles, que consistía en que estos ingresaban desde paraísos fiscales dinero en cuentas de bancos chinos y a cambio recibían en España la misma cantidad en metálico (el denominado sistema de compensación).

El cabecilla de la trama de blanqueo, al igual que otros 10 mandos a sus órdenes, se ha negado a declarar.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha acordado el ingreso en prisión incondicional para los 10 presuntos integrantes de la cúpula de la trama de blanqueo de capitales controlada por redes chinas, entre ellos para el presunto cabecilla, el empresario y promotor de arte Gao Ping, según fuentes jurídicas. Cuando Gao fue detenido de madrugada en su fastuosa mansión de la calle de Pajares, en Somosaguas (Madrid), no dijo ni una sola palabra. Ayer mantuvo ante el magistrado la misma actitud.

El juez tomó declaración a nueve ciudadanos chinos y a un español (el abogado José Luis Cuervo Calvo, que fue detenido en su despacho de la calle de Serrano, de Madrid). La Fiscalía Anticorrupción solicitó prisión incondicional para todos ellos.

El emperador Gao Ping se negó a declarar. Poco antes, pasaron ante el juez su esposa, Lizhen Yang, otro matrimonio, el presunto jefe del aparato de extorsión de la trama, Hai Bo, y otros de sus más estrechos colaboradores.

Hasta ahora han comparecido en la sede judicial 82 detenidos. 47 de ellos han ingresado en prisión incondicional, 23 han quedado en libertad tras abonar fianzas, que oscilan entre los 6.000 a los 100.000 euros, y 12 han salido libres. Mañana, lunes, proseguirán las declaraciones, que presuntamente se prolongarán toda la semana, hasta alcanzar el total de 87 arrestados por el momento. Hay alrededor de una veintena de personas más que todavía no han sido localizadas, según fuentes policiales.

Entre los detenidos estaba el actor porno Ignacio Jordá González, más conocido como Nacho Vidal, que quedó en libertad sin fianza tras ser imputado por un delito de blanqueo de capitales y otro de falsedad por las actividades que habría desarrollado su productora con las sociedades de la trama.

El magistrado también decretó libertad sin fianza y comparecencias periódicas para el dimitido concejal de Seguridad de Fuenlabrada (Madrid), José Borrás (PSOE), que fue detenido por la supuesta concesión de licencias irregulares a los responsables de la red.

La semana próxima seguirán las citaciones con el interrogatorio, entre otros, del inspector de policía Miguel Ángel Gómez Gordo, destinado en Brigada Provincial de Extranjería de Madrid, y un sargento de la Guardia Civil que también fue arrestado.

A los detenidos se les imputan, indiciariamente, los delitos de integración en organización criminal y blanqueo de capitales, además de otros que pueden variar en función del papel que cumplieran en la trama. Se les acusa de lavar entre 200 y 300 millones de euros al año durante el último bienio.

Las investigaciones realizadas en dos operaciones diferentes por la Brigada de Crimen Organizado y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) han revelado que la trama asiática utilizaba tres vías para blanquear capitales: sacaba el dinero en billetes por tren o por carretera; realizaban transferencias de capitales a agencias que ellos mismos creaban y una tercera, utilizada por empresarios españoles, que consistía en que estos ingresaban desde paraísos fiscales dinero en cuentas de bancos chinos y a cambio recibían en España la misma cantidad en metálico (el denominado sistema de compensación).