Experto chileno opina que es clave que América Latina aproveche las condiciones favorables que aún se perciben

América Latina marcha con “viento favorable” en términos económicos pero deberá prepararse mejor ante una eventual adversidad, dijo ayer Vittorio Corbo, expresidente del Banco Central de Chile, en una conferencia organizada por el Banco Santander en el hotel Sofitel de Carrasco.
Agregó que el reto es generar las “condiciones favorables para fortalecer la capacidad de ajuste” de las economías, y que para eso es esencial tener una “inflación bajo control para poder usar políticas expansivas” si son necesarias. “En eso invierte Brasil, y tiene que invertir más Uruguay”, recomendó el experto. En ese sentido, sostuvo que se deben llevar adelante reformas estructurales entre las cuales la educación será clave.
El economista chileno, que además es consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que la región ha mantenido un alto rendimiento entre 2003 y 2012 pese a la crisis internacional de 2008 y 2009. Esto ha sido reflejo de las políticas y del buen nivel institucional de América Latina, que ha mostrado una menor “frecuencia de shocks”, y mejoras en intercambio comercial y en las condiciones financieras.
Corbo indicó que el “principal riesgo” es que “los vientos cambien de dirección” y una mala señal es la desaceleración pronunciada de Brasil en el último tiempo que está afectando a los socios del Mercosur, Argentina, Paraguay y Uruguay. “El resto de la región mantiene el dinamismo por fuerte demanda interna, como sucede en Perú o Chile”, afirmó.
El experto puntualizó que será fundamental lo que suceda en China por la incidencia en los precios de las materias primas; el gigante asiático ha crecido menos de lo esperado y junto a otros países emergentes, como Brasil, India o Rusia, son causa de preocupación de los economistas.
Para el chileno, el reto en América Latina se centrará en el aprovechamiento de las “condiciones favorables” que aún se perciben y en “fortalecer la capacidad de ajuste”. “En esto queda mucho trabajo”, dijo, en especial con el dominio de la inflación –preocupante en Venezuela pero también en Brasil, Argentina y Uruguay–, el fortalecimiento de la flexibilidad cambiaria, de los márgenes de maniobra fiscal y de la regulación y supervisión de lo micro y macroeconómico. Corbo llamó a los países a implementar reformas para aumentar la productividad y la competitividad, con variantes en el ámbito laboral, en el Estado, la educación y las instituciones.
A nivel global, el economista señaló que Europa sigue siendo el “epicentro” del riesgo aunque se ven claras señales de mejoramiento pero con “cuatro o cinco años más de ajuste”, mientras que los emergentes continuarán siendo la base del crecimiento global.

América Latina marcha con “viento favorable” en términos económicos pero deberá prepararse mejor ante una eventual adversidad, dijo ayer Vittorio Corbo, expresidente del Banco Central de Chile, en una conferencia organizada por el Banco Santander en el hotel Sofitel de Carrasco.

Agregó que el reto es generar las “condiciones favorables para fortalecer la capacidad de ajuste” de las economías, y que para eso es esencial tener una “inflación bajo control para poder usar políticas expansivas” si son necesarias. “En eso invierte Brasil, y tiene que invertir más Uruguay”, recomendó el experto. En ese sentido, sostuvo que se deben llevar adelante reformas estructurales entre las cuales la educación será clave.

El economista chileno, que además es consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que la región ha mantenido un alto rendimiento entre 2003 y 2012 pese a la crisis internacional de 2008 y 2009. Esto ha sido reflejo de las políticas y del buen nivel institucional de América Latina, que ha mostrado una menor “frecuencia de shocks”, y mejoras en intercambio comercial y en las condiciones financieras.

Corbo indicó que el “principal riesgo” es que “los vientos cambien de dirección” y una mala señal es la desaceleración pronunciada de Brasil en el último tiempo que está afectando a los socios del Mercosur, Argentina, Paraguay y Uruguay. “El resto de la región mantiene el dinamismo por fuerte demanda interna, como sucede en Perú o Chile”, afirmó.

El experto puntualizó que será fundamental lo que suceda en China por la incidencia en los precios de las materias primas; el gigante asiático ha crecido menos de lo esperado y junto a otros países emergentes, como Brasil, India o Rusia, son causa de preocupación de los economistas.

Para el chileno, el reto en América Latina se centrará en el aprovechamiento de las “condiciones favorables” que aún se perciben y en “fortalecer la capacidad de ajuste”. “En esto queda mucho trabajo”, dijo, en especial con el dominio de la inflación –preocupante en Venezuela pero también en Brasil, Argentina y Uruguay–, el fortalecimiento de la flexibilidad cambiaria, de los márgenes de maniobra fiscal y de la regulación y supervisión de lo micro y macroeconómico. Corbo llamó a los países a implementar reformas para aumentar la productividad y la competitividad, con variantes en el ámbito laboral, en el Estado, la educación y las instituciones.

A nivel global, el economista señaló que Europa sigue siendo el “epicentro” del riesgo aunque se ven claras señales de mejoramiento pero con “cuatro o cinco años más de ajuste”, mientras que los emergentes continuarán siendo la base del crecimiento global.