Gobierno de Chile se compromete a erradicar mosquito del dengue de Isla de Pascua

Santiago de Chile, 13 de febrero (EFE)

El gobierno chileno se comprometió hoy a erradicar de la Isla de Pascua el mosquito Aedes Aegipti, tras la confirmación de cuatro casos autóctonos de dengue en ese enclave turístico del Pacífico, situado a más de 3.600 kilómetros del continente americano.
«Hemos trabajado durante más de una década allá. Hay condiciones que tiene la isla que dificultan la erradicación del mosquito, pero queremos lograrlo, dijo ante los periodistas el ministro de Salud en funciones, Jaime Burrows.
El Aedes Aegipti, llamado «nao nao» en la lengua rapa nui, es también vector del zica y el chikunguña y se le considera endémico en la isla de los moais, donde desde hace varias décadas se dan brotes esporádicos de dengue, en su variedad más benigna.
La situación de alerta establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a raíz de la epidemia de zica desatada en varios países de América ha activado las alarmas del gobierno de Chile, en cuyo territorio continental no existe el mosquito transmisor.
El anuncio del ministro Burrows se produjo después de que el alcalde de Isla de Pascua, Pedro Edmunds Paoa, criticó las políticas del gobierno, que se limitan, dijo, a considerar los brotes como emergencias sanitarias sin establecer «una política de Estado».
El alcalde señalo que desde la llegada del mosquito a la isla, nunca se le ha tratado de erradicar.
Respecto de la erradicación del Aedes Aegiptis, algunos expertos han recordado que ello se logró hace cincuenta o sesenta años en el norte del país, de clima subtropical donde existía el mosquito.
Junto con comprometer una política de erradicación, Burrows insistió, sin embargo, es que es necesario «un cambio de conducta» de los residentes en la Isla de Pascua, que suman unos 10.000 entre rapa nui y chilenos continentales.
A ellos se suman los turistas, que sobrepasan los 100.000 cada año, en la actualidad, y constituyen la principal fuente de ingreso de los isleños.
Deben habituarse, dijo el ministro, a sacar y vaciar los recipientes que acumulan agua de lluvia, a sacar la basura y todos los desechos de sus casas y patios, «todos deben estar comprometidos», remarcó.
En cuanto a los contagiados de dengue, que son una pareja de adultos mayores, de 73 y 71 años, su hija de 55, y un hombre de 49 años, dijo que todos están evolucionando de manera satisfactoria y ninguno está grave, aunque se está investigando a otras dos personas que estuvieron en contacto con ellos y han presentado algunos síntomas.
El viernes, Burrows afirmó hoy que a pesar de esos casos, «no hay razón» para dejar de viajar a la Isla, subrayando que los casos están controlados y no es necesario restringir los viajes.