Greenpeace bloquea los accesos de una feria de minería en Argentina

Buenos Aires, 9 may (EFE).- La organización ambientalista Greenpeace bloqueó hoy los accesos de Arminera, una feria internacional sobre minería que se celebra en Buenos Aires y a la que asistieron ministros y representantes del ramo de todo América, para protestar contra el avance de esta industria en Argentina. La protesta fue convocada ante la inminente firma de un Acuerdo Federal Minero, que el Gobierno argentino tiene previsto firmar con las provincias en las próximas semanas y que, según la asociación, busca promover el “avance de la explotación minera en todo el país” en detrimento del medioambiente. Uno de los principales eventos de Arminera, que cierra sus puertas el jueves, fue un simposio que concentró a un grupo de ministros del sector del continente americano, centrado en la responsabilidad social de la industria, un evento al que tenía previsto asistir el titular de Energía y Minería argentino, Juan José Aranguren, que canceló a última hora. En paralelo a la reunión, los activistas de Greenpeace se concentraron a las afueras del recinto donde se desarrollaba el evento, bloquearon los accesos y desplegaron una pancarta que rezaba: “Basta de mentiras: la minería destruye los glaciares”. Aunque la protesta se desarrolló de forma pacífica, la Policía intervino en momentos puntuales con forcejeos y empujones hacia los manifestantes, aunque los episodios de tensión nunca pasaron a más y, cerca del final de la charla, recogieron la pancarta y abandonaron el lugar. “La minería en Argentina dista mucho de ser sustentable”, aseguró a Efe Gonzalo Strano, coordinador de la Campaña de Glaciares de la ONG, que entiende que el sector acudió a la feria minera a mostrar las virtudes de las actividades que realizan, cuando, en el país, dijo, “la minería es principal contaminante de los Glaciares”. Strano puso el ejemplo de la mina de Veladero, ubicada en la provincia norteña de San Juan y operada por la multinacional canadiense Barrick Gold, un enclave que, denunció, ocasionó tres derrames de cianuro en menos de dos años y contaminó hasta cinco ríos de la zona.