Hasta 70 cm de nieve en las calles deja tormenta en EE.UU.

Se han registrado más de 70 centímetros de nieve en varias zonas de Nueva Inglaterra
Los aeropuertos de Nueva York empiezan a operar con restricciones
Al menos hay cuatro fallecidos por el temporal.
La tormenta de nieve bautizada como Nemo ha sepultado en nieve la costa Este de Estados Unidos dejando sin luz a más de 650.000 personas en la zona de Nueva Inglaterra -el 60% de los afectados se concentra en el Estado de Massachusetts-. El temporal, que ha llegado a alcanzar vientos con rachas huracanadas de hasta 122 kilómetros por hora, irá perdiendo fuerza a lo largo de este sábado hasta quedar reducido a suaves ráfagas de nieve y ventisca, informa el Servicio Nacional de Meteorología. De momento, cuatro personas ha fallecido a causa del temporal. Un hombre de 74 años como consecuencia de un atropello provocado por la mala visibilidad en las carreteras del Estado de Nueva York, otros dos en sendos accidentes de coche y una mujer de ochenta años, de un infarto mientras retiraba la nieve de su vehículo en el sur de Ontario, en la frontera con Nueva York.
Desde el noreste de Pensilvania hasta Maine, Nemo ha llegado a dejar hasta más de 70 centímetros de nieve. El centro histórico de Boston, se ha despertado sumergido en medio metro de nieve. En Nueva York, Central Park amaneció cubierto por una capa de hasta 20 centímetros, aunque en áreas de Long Island -la más afectada del Estado de Nueva York, según su gobernador, Andrew Cuomo- llegaron a registrarse más de 40 durante la noche. En Portland, se han superado los 74 centímetros.
En Nueva York, que todavía sufre los efectos del huracán Sandy, sólo se ha interrumpido una línea de metro, aunque el servicio ha alertado de posibles retrasos. Los autobuses funcionan con normalidad aunque se avisa de eventuales desvíos, según indica la página web. Los tres aeropuertos de la ciudad, La Guardia, John. F. Kennedy y Newark Liberty, han empezado a operar con restricciones. «Sin duda hemos pasado lo peor de la tormenta en Nueva York», ha declarado su alcalde, Michael Bloomberg. A las 11.30 hora local de este sábado, Cuomo ha informado que ha sido desactivada la alerta por el temporal en el Estado.
Bloomberg ha asegurado que las calles se irán despejando a lo largo del día. Nemo, no obstante, ya ha trastocado los planes de la Semana de la Moda que estos días de celebra en la localidad. El diseñador Marc Jacobs ha pospuesto su desfile de este sábado debido a las dificultades para viajar y desplazarse por la localidad. En Long Island, 10.000 personas están sin electricidad.
Boston, una de las ciudades más afectadas por la tormenta, sigue siendo la ciudad fantasma en la que se convirtió la noche del viernes. El metro y el transporte urbano siguen suspendidos y por las carreteras únicamente pueden circular los quitanieves y los vehículos de emergencia que, en ocasiones, deben sortear a los coches y camionetas varados en la nieve en mitad de la calzadas. El Servicio Nacional de Meteorología ha alertado de la posibilidad de vientos de hasta 112 kilómetros por hora. En el puerto de la ciudad se han registrado olas de hasta medio metro de altura. El aeropuerto, sin embargo, poco a poco va recuperando la normalidad y tiene previsto abrir una de sus pistas a partir de las tres de la tarde, hora local.

Se han registrado más de 70 centímetros de nieve en varias zonas de Nueva Inglaterra

Los aeropuertos de Nueva York empiezan a operar con restricciones

Al menos hay cuatro fallecidos por el temporal.

La tormenta de nieve bautizada como Nemo ha sepultado en nieve la costa Este de Estados Unidos dejando sin luz a más de 650.000 personas en la zona de Nueva Inglaterra -el 60% de los afectados se concentra en el Estado de Massachusetts-. El temporal, que ha llegado a alcanzar vientos con rachas huracanadas de hasta 122 kilómetros por hora, irá perdiendo fuerza a lo largo de este sábado hasta quedar reducido a suaves ráfagas de nieve y ventisca, informa el Servicio Nacional de Meteorología. De momento, cuatro personas ha fallecido a causa del temporal. Un hombre de 74 años como consecuencia de un atropello provocado por la mala visibilidad en las carreteras del Estado de Nueva York, otros dos en sendos accidentes de coche y una mujer de ochenta años, de un infarto mientras retiraba la nieve de su vehículo en el sur de Ontario, en la frontera con Nueva York.

Desde el noreste de Pensilvania hasta Maine, Nemo ha llegado a dejar hasta más de 70 centímetros de nieve. El centro histórico de Boston, se ha despertado sumergido en medio metro de nieve. En Nueva York, Central Park amaneció cubierto por una capa de hasta 20 centímetros, aunque en áreas de Long Island -la más afectada del Estado de Nueva York, según su gobernador, Andrew Cuomo- llegaron a registrarse más de 40 durante la noche. En Portland, se han superado los 74 centímetros.

En Nueva York, que todavía sufre los efectos del huracán Sandy, sólo se ha interrumpido una línea de metro, aunque el servicio ha alertado de posibles retrasos. Los autobuses funcionan con normalidad aunque se avisa de eventuales desvíos, según indica la página web. Los tres aeropuertos de la ciudad, La Guardia, John. F. Kennedy y Newark Liberty, han empezado a operar con restricciones. «Sin duda hemos pasado lo peor de la tormenta en Nueva York», ha declarado su alcalde, Michael Bloomberg. A las 11.30 hora local de este sábado, Cuomo ha informado que ha sido desactivada la alerta por el temporal en el Estado.

Bloomberg ha asegurado que las calles se irán despejando a lo largo del día. Nemo, no obstante, ya ha trastocado los planes de la Semana de la Moda que estos días de celebra en la localidad. El diseñador Marc Jacobs ha pospuesto su desfile de este sábado debido a las dificultades para viajar y desplazarse por la localidad. En Long Island, 10.000 personas están sin electricidad.

Boston, una de las ciudades más afectadas por la tormenta, sigue siendo la ciudad fantasma en la que se convirtió la noche del viernes. El metro y el transporte urbano siguen suspendidos y por las carreteras únicamente pueden circular los quitanieves y los vehículos de emergencia que, en ocasiones, deben sortear a los coches y camionetas varados en la nieve en mitad de la calzadas. El Servicio Nacional de Meteorología ha alertado de la posibilidad de vientos de hasta 112 kilómetros por hora. En el puerto de la ciudad se han registrado olas de hasta medio metro de altura. El aeropuerto, sin embargo, poco a poco va recuperando la normalidad y tiene previsto abrir una de sus pistas a partir de las tres de la tarde, hora local.