La derecha castiga a Netanyahu por el alto el fuego y celebra primarias

El 49% de los israelíes rechaza la tregua pactada por el Gobierno israelí con Hamás
El Likud, el partido del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, elige este domingo en primarias a los candidatos que concurrirán a las elecciones generales convocadas para el próximo 22 de enero. La elección se produce en un contexto poco favorable para el partido, que ha visto cómo ha caído su apoyo tras el alto el fuego que ha zanjado esta semana la guerra de Gaza.
La decisión de Netanyahu de sellar a través de Egipto una tregua con el movimiento islamista Hamás y de renunciar a una invasión de la franja no ha sentado nada bien a buena parte de los israelíes. Una reciente encuesta publicada por el diario Maariv indica que el 49% de los israelíes está en contra del alto el fuego y que les habría gustado que el Ejército prolongara la ofensiva hasta liquidar cualquier atisbo de amenaza para la población israelí. El 31% de los encuestados dijo, sin embargo, aprobar el frágil pacto de alto el fuego, por el que ambas partes se comprometieron el pasado miércoles al cese de ocho días de hostilidades, que han dejado 163 muertos en el lado palestino y seis en el israelí.
La desaprobación de la decisión del primer ministro ha quedado también reflejada en cifras preelectorales y en forma de castigo al gubernamental y derechista Likud. La coalición que forma el partido de Netanyahu con el ultranacionalista Israel Beitenu perdería hasta seis escaños respecto a sondeos anteriores, como consecuencia de la decisión de poner punto final a la ofensiva en Gaza. Aún así, Likud-Beitenu se perfila todavía como el bloque ganador en los comicios de enero, sin que se haya surgido de momento ninguna coalición de centro-izquierda capaz de hacerle sombra.
El liderazgo de Netanyahu no está en cuestión en estas primarias
En medio de este clima político se celebran hoy las primarias del Likud, en las que no se cuestiona el liderazgo de Netanyahu. El primer ministro sí teme, sin embargo, que triunfe una lista excesivamente escorada hacia la derecha, según recoge hoy la prensa israelí. Netanyahu ha tratado de convencer en los últimos días a sus militantes para que apoyen a los candidatos más moderados, con el fin de que la lista con la que el Likud concurra a las elecciones resulte digerible para el centro político, según indicó la radio israelí. Las preferencias del sector que agrupa a los colonos, y en general a los defensores de la expansión de los asentamientos dentro del Likud, resultarán cruciales en estas primarias.
El próximo jueves, el presidente palestino, Mahmud Abbas, presentará a la Asamblea General de Naciones Unidas una propuesta con la que aspira a que Palestina se convierta en un Estado observador no miembro. La iniciativa, con la que los palestinos aspiran a avanzar en el reconocimiento de su causa, ha enfurecido a la derecha israelí, un enfado que podría reflejarse también en las primarias.
Hasta 123.000 miembros del Likud están llamados este domingo a depositar su voto por todo el país. Inicialmente estaba previsto que los resultados se conocieran hoy mismo, pero importantes fallos del sistema informático han obligado a mantener las urnas abiertas al menos hasta la medianoche

El 49% de los israelíes rechaza la tregua pactada por el Gobierno israelí con Hamás

El Likud, el partido del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, elige este domingo en primarias a los candidatos que concurrirán a las elecciones generales convocadas para el próximo 22 de enero. La elección se produce en un contexto poco favorable para el partido, que ha visto cómo ha caído su apoyo tras el alto el fuego que ha zanjado esta semana la guerra de Gaza.

La decisión de Netanyahu de sellar a través de Egipto una tregua con el movimiento islamista Hamás y de renunciar a una invasión de la franja no ha sentado nada bien a buena parte de los israelíes. Una reciente encuesta publicada por el diario Maariv indica que el 49% de los israelíes está en contra del alto el fuego y que les habría gustado que el Ejército prolongara la ofensiva hasta liquidar cualquier atisbo de amenaza para la población israelí. El 31% de los encuestados dijo, sin embargo, aprobar el frágil pacto de alto el fuego, por el que ambas partes se comprometieron el pasado miércoles al cese de ocho días de hostilidades, que han dejado 163 muertos en el lado palestino y seis en el israelí.

La desaprobación de la decisión del primer ministro ha quedado también reflejada en cifras preelectorales y en forma de castigo al gubernamental y derechista Likud. La coalición que forma el partido de Netanyahu con el ultranacionalista Israel Beitenu perdería hasta seis escaños respecto a sondeos anteriores, como consecuencia de la decisión de poner punto final a la ofensiva en Gaza. Aún así, Likud-Beitenu se perfila todavía como el bloque ganador en los comicios de enero, sin que se haya surgido de momento ninguna coalición de centro-izquierda capaz de hacerle sombra.

El liderazgo de Netanyahu no está en cuestión en estas primarias

En medio de este clima político se celebran hoy las primarias del Likud, en las que no se cuestiona el liderazgo de Netanyahu. El primer ministro sí teme, sin embargo, que triunfe una lista excesivamente escorada hacia la derecha, según recoge hoy la prensa israelí. Netanyahu ha tratado de convencer en los últimos días a sus militantes para que apoyen a los candidatos más moderados, con el fin de que la lista con la que el Likud concurra a las elecciones resulte digerible para el centro político, según indicó la radio israelí. Las preferencias del sector que agrupa a los colonos, y en general a los defensores de la expansión de los asentamientos dentro del Likud, resultarán cruciales en estas primarias.

El próximo jueves, el presidente palestino, Mahmud Abbas, presentará a la Asamblea General de Naciones Unidas una propuesta con la que aspira a que Palestina se convierta en un Estado observador no miembro. La iniciativa, con la que los palestinos aspiran a avanzar en el reconocimiento de su causa, ha enfurecido a la derecha israelí, un enfado que podría reflejarse también en las primarias.

Hasta 123.000 miembros del Likud están llamados este domingo a depositar su voto por todo el país. Inicialmente estaba previsto que los resultados se conocieran hoy mismo, pero importantes fallos del sistema informático han obligado a mantener las urnas abiertas al menos hasta la medianoche







Recepción de Avisos Clasificados