La ofensiva en Gaza despierta indignación en los palestinos

Cinco palestinos, todos civiles, murieron el viernes mientras participaban en dos manifestaciones diferentes, dentro del llamado Día de la Ira convocado por las principales facciones de Cisjordania en protesta por el asedio de Gaza. Con ellos son ocho los fallecidos en la zona —el otro gran enclave palestino, al este de Israel— en las cargas del Ejército y la policía de Israel en apenas tres días, tras 18 jornadas de durísima ofensiva israelí en las que las protestas habían sido puntuales, rápidas.
Se habían saldado con una decena de detenidos y un muerto, hace 10 días. La marcha de la noche del jueves al viernes en el puesto de control de Qalandia, donde se concentraron más de 20.000 personas y murieron dos jóvenes, fue la más importante convocada en suelo palestino desde 2005, cuando la segunda Intifada daba sus últimos coletazos. El fantasma de que cuaje una tercera oleada de protestas palestinas recorrió el viernes la sociedad israelí. Pero las autoridades aún no ven un contagio comparable a la situación registrada en 1987 y 2000.
Según confirman las autoridades palestinas, dos de los muertos se registraron en Huwara, un cruce de caminos situado al sur de Nablús y rodeado de asentamientos judíos. Los manifestantes, unos 200, se enfrentaron a piedras con un colono y éste sacó su arma y disparó en el pecho a un chico de 18 años, que falleció en el acto. Luego el colono se dio a la fuga. Un refuerzo de tropas israelíes se desplazó a la zona para controlar la situación pero acabó disparando a otro hombre de 22 años. Hubo tres heridos más por bala y decenas de personas resultaron intoxicadas por gases lacrimógenos. El portavoz de la policía, Micky Rosenfeld, dijo en Radio Israel que, antes de atacar, se habían hecho como advertencia disparos al aire, un extremo que niegan los testigos citados por la agencia palestina Maan. “Dispararon porque sus vidas estaban en peligro, pero el caso se está investigando”, añaden fuentes militares, que también estudian, dicen, el uso de munición real.
n

Cinco palestinos, todos civiles, murieron el viernes mientras participaban en dos manifestaciones diferentes, dentro del llamado Día de la Ira convocado por las principales facciones de Cisjordania en protesta por el asedio de Gaza. Con ellos son ocho los fallecidos en la zona —el otro gran enclave palestino, al este de Israel— en las cargas del Ejército y la policía de Israel en apenas tres días, tras 18 jornadas de durísima ofensiva israelí en las que las protestas habían sido puntuales, rápidas.

Se habían saldado con una decena de detenidos y un muerto, hace 10 días. La marcha de la noche del jueves al viernes en el puesto de control de Qalandia, donde se concentraron más de 20.000 personas y murieron dos jóvenes, fue la más importante convocada en suelo palestino desde 2005, cuando la segunda Intifada daba sus últimos coletazos. El fantasma de que cuaje una tercera oleada de protestas palestinas recorrió el viernes la sociedad israelí. Pero las autoridades aún no ven un contagio comparable a la situación registrada en 1987 y 2000.

Según confirman las autoridades palestinas, dos de los muertos se registraron en Huwara, un cruce de caminos situado al sur de Nablús y rodeado de asentamientos judíos. Los manifestantes, unos 200, se enfrentaron a piedras con un colono y éste sacó su arma y disparó en el pecho a un chico de 18 años, que falleció en el acto. Luego el colono se dio a la fuga. Un refuerzo de tropas israelíes se desplazó a la zona para controlar la situación pero acabó disparando a otro hombre de 22 años. Hubo tres heridos más por bala y decenas de personas resultaron intoxicadas por gases lacrimógenos. El portavoz de la policía, Micky Rosenfeld, dijo en Radio Israel que, antes de atacar, se habían hecho como advertencia disparos al aire, un extremo que niegan los testigos citados por la agencia palestina Maan. “Dispararon porque sus vidas estaban en peligro, pero el caso se está investigando”, añaden fuentes militares, que también estudian, dicen, el uso de munición real.