La oposición brasileña intenta cercar a Lula por su presunto nexo con un caso de corrupción

El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva se ha convertido hoy en día con una de las protestas de los partidos de la oposición, que piden que se investiguen presuntas declaraciones en contra del ex dirigente realizadas por el empresario Marcos Valério, acusado de ser el cerebro financiero del escándalo que sacudió su primer mandato.
En declaraciones a la revista ‘Veja’, Valério, condenado por la Corte Suprema por delitos que pueden sumar hasta 100 años de prisión por su participación en el fraude, ha dicho a “familiares, amigos y asociados”, a quienes el medio cita como fuentes, que Lula da Silva no sólo conocía el esquema del denominado ‘mensalão’, sino que era su “jefe y fiador”.
Pese a que el abogado del empresario, Marcelo Leonardo, ha negado las presuntas declaraciones de su cliente, varios políticos opositores al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula han manifestado preocupación por la denuncia y han creído oportuno que se investigue.
Uno de los demandantes es el candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la alcaldía de Sao Paulo, José Serra. En declaraciones que reproduce el diario ‘Folha de Sao Paulo’, Serra, quien disputa la administración de la metrópolis con el candidato del PT, Fernando Haddad, ha asegurado que el expresidente debe “explicaciones” por las corruptelas denunciadas en 2005 y que juzga el Tribunal Supremo.
“Lula debe explicaciones al país y sería oportuno que ahora se manifestase sobre eso, porque el Supremo probó que hubo corrupción y está condenando por eso”, ha declarado Serra, quien perdió los comicios presidenciales de 2002 frente al exsindicalista.
Silencio
Lula, quien participa activamente en la campaña para los comicios municipales en Sao Paulo en favor del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, no ha hecho comentarios acerca del reportaje.
Por parte del PT las denuncias han sido desestimadas. Referentes del partido como el diputado Jilmar Tatto y el presidente Rui Falcao han descalificado a Valério y han atribuido sus declaraciones a las de alguien “desesperado” porque sabe que va a prisión.
Hasta ahora, en el proceso que comenzó el pasado 2 de agosto y aún no ha concluido, el Supremo ha declarado culpables a 10 de los 37 acusados de participar en una supuesta red de financiación ilegal de campañas y de sobornos a diputados.
Por su parte, el presidente del PSDB, Sérgio Guerra, ha subrayado que lo reportado por ‘Veja’ “es grave”. “Se debe aclarar todo cuanto antes. Si no se aclara todo, el ex presidente Lula tendrá que responder en un juicio por lo que hizo”, ha expresado.
Recaudación millonaria
En la misma línea, el presidente del conservador partido Demócratas (DEM), José Agripino Maia, ha manifestado a través de un comunicado de prensa que “lo que eran sospechas se exponen ahora como objeto real de investigación por las revelaciones atribuidas a Marcos Valério, principal agente operador del ‘mensalao’. (…) Brasil espera explicaciones”.
Agripino cree que en caso de comprobarse lo informado por ‘Veja’ quedará “en evidencia” que el esquema denominado ‘mensalao’, por el que el PT pagaba sobornos mensuales a legisladores a cambio de apoyo al Ejecutivo en el Congreso, “estaba instalado” en la Presidencia de la República y en la residencia oficial del presidente, “símbolos del poder de la República”.
En tanto, el líder del Partido Popular Socialista (PPS) en la Cámara de Diputados, Rubens Bueno, ha considerado “obvio” que Lula, en calidad de presidente, sabía y avalaba el esquema, que se alimentaba de dinero obtenido en forma ilícita.
“En un esquema creado en el corazón del gobierno es evidente que el presidente sabía y avalaba”, ha dicho Bueno, citado por la versión electrónica de ‘Veja’.
La ‘caja negra’ del PT, según la Fiscalía, llegó a recaudar unos 64,5 millones de dólares, pero Valério, según ‘Veja’, dijo que ese total rondaría los 175 millones de dólares.

El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva se ha convertido hoy en día con una de las protestas de los partidos de la oposición, que piden que se investiguen presuntas declaraciones en contra del ex dirigente realizadas por el empresario Marcos Valério, acusado de ser el cerebro financiero del escándalo que sacudió su primer mandato.

En declaraciones a la revista ‘Veja’, Valério, condenado por la Corte Suprema por delitos que pueden sumar hasta 100 años de prisión por su participación en el fraude, ha dicho a “familiares, amigos y asociados”, a quienes el medio cita como fuentes, que Lula da Silva no sólo conocía el esquema del denominado ‘mensalão’, sino que era su “jefe y fiador”.

Pese a que el abogado del empresario, Marcelo Leonardo, ha negado las presuntas declaraciones de su cliente, varios políticos opositores al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula han manifestado preocupación por la denuncia y han creído oportuno que se investigue.

Uno de los demandantes es el candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la alcaldía de Sao Paulo, José Serra. En declaraciones que reproduce el diario ‘Folha de Sao Paulo’, Serra, quien disputa la administración de la metrópolis con el candidato del PT, Fernando Haddad, ha asegurado que el expresidente debe “explicaciones” por las corruptelas denunciadas en 2005 y que juzga el Tribunal Supremo.

“Lula debe explicaciones al país y sería oportuno que ahora se manifestase sobre eso, porque el Supremo probó que hubo corrupción y está condenando por eso”, ha declarado Serra, quien perdió los comicios presidenciales de 2002 frente al exsindicalista.

Silencio

Lula, quien participa activamente en la campaña para los comicios municipales en Sao Paulo en favor del candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, no ha hecho comentarios acerca del reportaje.

Por parte del PT las denuncias han sido desestimadas. Referentes del partido como el diputado Jilmar Tatto y el presidente Rui Falcao han descalificado a Valério y han atribuido sus declaraciones a las de alguien “desesperado” porque sabe que va a prisión.

Hasta ahora, en el proceso que comenzó el pasado 2 de agosto y aún no ha concluido, el Supremo ha declarado culpables a 10 de los 37 acusados de participar en una supuesta red de financiación ilegal de campañas y de sobornos a diputados.

Por su parte, el presidente del PSDB, Sérgio Guerra, ha subrayado que lo reportado por ‘Veja’ “es grave”. “Se debe aclarar todo cuanto antes. Si no se aclara todo, el ex presidente Lula tendrá que responder en un juicio por lo que hizo”, ha expresado.

Recaudación millonaria

En la misma línea, el presidente del conservador partido Demócratas (DEM), José Agripino Maia, ha manifestado a través de un comunicado de prensa que “lo que eran sospechas se exponen ahora como objeto real de investigación por las revelaciones atribuidas a Marcos Valério, principal agente operador del ‘mensalao’. (…) Brasil espera explicaciones”.

Agripino cree que en caso de comprobarse lo informado por ‘Veja’ quedará “en evidencia” que el esquema denominado ‘mensalao’, por el que el PT pagaba sobornos mensuales a legisladores a cambio de apoyo al Ejecutivo en el Congreso, “estaba instalado” en la Presidencia de la República y en la residencia oficial del presidente, “símbolos del poder de la República”.

En tanto, el líder del Partido Popular Socialista (PPS) en la Cámara de Diputados, Rubens Bueno, ha considerado “obvio” que Lula, en calidad de presidente, sabía y avalaba el esquema, que se alimentaba de dinero obtenido en forma ilícita.

“En un esquema creado en el corazón del gobierno es evidente que el presidente sabía y avalaba”, ha dicho Bueno, citado por la versión electrónica de ‘Veja’.

La ‘caja negra’ del PT, según la Fiscalía, llegó a recaudar unos 64,5 millones de dólares, pero Valério, según ‘Veja’, dijo que ese total rondaría los 175 millones de dólares.