La Presidenta de Brasil Dilma Rousseff adelantó su regreso al país por tragedia ocurrida en Santa María

Con lágrimas en los ojos, la presidenta brasileña ha cancelado su agenda.
Participaba en la cumbre de la CELAC y la Unión Europea, en Santiago de Chile
Con lágrimas en los ojos, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha abandonado apresuradamente la cumbre de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la Unión Europea, que se desarrolla en Santiago de Chile. “No voy a continuar en la reunión por razones muy claras. Ante lo ocurrido, quien me necesita hoy es el pueblo brasileño y es allí (en Brasil) donde tengo que estar”, declaró a los periodistas. Rousseff anunció que ha convocado a “todos los ministros que puedan contribuir a paliar esta tragedia para que se desplacen a Santa María”.
Tanto la ministra de Derechos Humanos, María do Rosario, como el comandante de la Aeronáutica brasileña, Juniti Saito, se encuentran ya en la localidad de la tragedia, a 307 kilómetros de Porto Alegre, la capital de Río Grande do Sul.
Por su parte, el secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, natural de Santa María, divulgó una nota en la que califica la noticia como “la más triste que he recibido de mi querida ciudad. Como ciudadano de Santa María que soy, estoy chocado”. El Gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, apareció en un breve vídeo difundido en internet en que afirma, con el gesto grave, que “el luto de Santa María es el luto de Río Grande do Sul y de todo Brasil”.
La noticia ha tenido un fuerte impacto en las redes sociales, dominadas hoy en Brasil por las etiquetas #santamaria, #boatekiss y #riogrande. Autoridades e internautas conocedores de la discoteca Kiss han inundado la red Twitter con mensajes de conmoción, pésame y detalles sobre el lugar y las circunstancias del dramático incendio.
Asimismo, la jornada de la liga de fútbol estatal de Río Grande do Sul, conocida como Campeonato Gaúcho, ha sido suspendida.
(EL PAIS DE MADRID)

Con lágrimas en los ojos, la presidenta brasileña ha cancelado su agenda.

Participaba en la cumbre de la CELAC y la Unión Europea, en Santiago de Chile

Con lágrimas en los ojos, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha abandonado apresuradamente la cumbre de la CELACincendio3 (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la Unión Europea, que se desarrolla en Santiago de Chile. “No voy a continuar en la reunión por razones muy claras. Ante lo ocurrido, quien me necesita hoy es el pueblo brasileño y es allí (en Brasil) donde tengo que estar”, declaró a los periodistas. Rousseff anunció que ha convocado a “todos los ministros que puedan contribuir a paliar esta tragedia para que se desplacen a Santa María”.

Tanto la ministra de Derechos Humanos, María do Rosario, como el comandante de la Aeronáutica brasileña, Juniti Saito, se encuentran ya en la localidad de la tragedia, a 307 kilómetros de Porto Alegre, la capital de Río Grande do Sul.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, natural de Santa María, divulgó una nota en la que califica la noticia como “la más triste que he recibido de mi querida ciudad. Como ciudadano de Santa María que soy, estoy chocado”. El Gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, apareció en un breve vídeo difundido en internet en que afirma, con el gesto grave, que “el luto de Santa María es el luto de Río Grande do Sul y de todo Brasil”.

La noticia ha tenido un fuerte impacto en las redes sociales, dominadas hoy en Brasil por las etiquetas #santamaria, #boatekiss y #riogrande. Autoridades e internautas conocedores de la discoteca Kiss han inundado la red Twitter con mensajes de conmoción, pésame y detalles sobre el lugar y las circunstancias del dramático incendio.

Asimismo, la jornada de la liga de fútbol estatal de Río Grande do Sul, conocida como Campeonato Gaúcho, ha sido suspendida.

(EL PAIS DE MADRID)