La Unión Europea quiere el esquivo acuerdo con Mercosur en 2013

Un grupo de europarlamentarios visita Buenos Aires en un intento por alentar un pacto.
Desde 1999, la Unión Europea y Mercosur negocian un tratado de asociación, que incluye el libre comercio. Hasta ahora nunca se han puesto de acuerdo. ¿Por qué ahora lo harán? Eso es lo que muchos se preguntan, pero una delegación de europarlamentarios visitó el jueves y viernes Buenos Aires en un intento por alentar que las discusiones deriven en un pacto a finales de 2013.
Los eurodiputados Luis Yáñez Barnuevo, Jean Pierre Audy, Josefa Andrés Barea y Mario Pirillo se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman. En rueda de prensa, Yáñez volvió a insistir en poner un plazo para la rúbrica del acuerdo. El problema es que todos los años las fechas se van postergando. Pero el europarlamentario socialista español consideró que el reciente inicio de negociaciones de un tratado de libre comercio (TLC) entre la UE y EE UU, previsto para 2014, ha acelerado el interés por “terminar antes” el convenio con Mercosur, que está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Sucede que un pacto entre Bruselas y Washington implicaría la regulación de diversas normas de fabricación, que condicionarían acuerdos posteriores que fueran a firmar los 27.
Yáñez quedó conforme de su reunión con Timerman y destacó “la buena predisposición de Argentina” a firmar el pacto. En la prensa se ha publicado que este país sudamericano se resistiría a abrir su mercado a la UE, mientras que Brasil opinaría lo contrario y estaría dispuesto a negociar un acuerdo por fuera de Mercosur, lo que implicaría de hecho una ruptura de la unión aduanera. Sin embargo, Yáñez rechaza esas versiones periodísticas: “Brasil ni quiere ni puede firmar por separado un acuerdo con la UE ni la UE tampoco lo quiere”. El europarlamentario considera que detrás de las críticas hacia Argentina se esconden intereses de quienes se oponen al acuerdo. “No acusemos a Argentina de lo que no es culpa de Argentina”, concluyó Yáñez, que recordó que en 2010 fueron la presidenta de este país, Cristina Fernández de Kichner, y la entonces vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, las que en Buenos Aires relanzaron las negociaciones UE-Mercosur, que habían permanecido suspendidas desde 2004.

Un grupo de europarlamentarios visita Buenos Aires en un intento por alentar un pacto.

Desde 1999, la Unión Europea y Mercosur negocian un tratado de asociación, que incluye el libre comercio. Hasta ahora nunca se han puesto de acuerdo. ¿Por qué ahora lo harán? Eso es lo que muchos se preguntan, pero una delegación de europarlamentarios visitó el jueves y viernes Buenos Aires en un intento por alentar que las discusiones deriven en un pacto a finales de 2013.

Los eurodiputados Luis Yáñez Barnuevo, Jean Pierre Audy, Josefa Andrés Barea y Mario Pirillo se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman. En rueda de prensa, Yáñez volvió a insistir en poner un plazo para la rúbrica del acuerdo. El problema es que todos los años las fechas se van postergando. Pero el europarlamentario socialista español consideró que el reciente inicio de negociaciones de un tratado de libre comercio (TLC) entre la UE y EE UU, previsto para 2014, ha acelerado el interés por “terminar antes” el convenio con Mercosur, que está integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Sucede que un pacto entre Bruselas y Washington implicaría la regulación de diversas normas de fabricación, que condicionarían acuerdos posteriores que fueran a firmar los 27.

Yáñez quedó conforme de su reunión con Timerman y destacó “la buena predisposición de Argentina” a firmar el pacto. En la prensa se ha publicado que este país sudamericano se resistiría a abrir su mercado a la UE, mientras que Brasil opinaría lo contrario y estaría dispuesto a negociar un acuerdo por fuera de Mercosur, lo que implicaría de hecho una ruptura de la unión aduanera. Sin embargo, Yáñez rechaza esas versiones periodísticas: “Brasil ni quiere ni puede firmar por separado un acuerdo con la UE ni la UE tampoco lo quiere”. El europarlamentario considera que detrás de las críticas hacia Argentina se esconden intereses de quienes se oponen al acuerdo. “No acusemos a Argentina de lo que no es culpa de Argentina”, concluyó Yáñez, que recordó que en 2010 fueron la presidenta de este país, Cristina Fernández de Kichner, y la entonces vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, las que en Buenos Aires relanzaron las negociaciones UE-Mercosur, que habían permanecido suspendidas desde 2004.