Lelio subraya lo “inesperado” de la respuesta del público a su filme

Berlín, 18 feb (EFE).- El director chileno Sebastián Lelio, premiado junto a Gonzalo Maza con el Oso de Plata de la Berlinale al mejor guión por «Una mujer fantástica» subrayó hoy lo «inesperado» del gran interés y conexión por parte del público con esta historia centrada en el rechazo social a una mujer transgénero.
«No esperábamos lo que ha ocurrido con la película durante esta semana. Ha superado realmente nuestras expectativas: el nivel de respuesta, interés y conexión que sintió la gente, y al mismo tiempo, el sentirse como en casa. Así que es una maravillosa mezcla de sentimientos», dijo en la rueda de prensa tras recibir el galardón.
Lelio calificó de «gran honor» el haber sido invitado por la Berlinale, donde hace dos años su filme «Gloria» fue distinguido con el premio a la mejor actriz para Paulina García, y aseguró que estará encantado de volver, «aunque sea con una historia de hombres»
La actriz transexual Daniela Vega, que da vida a Marina en «una mujer fantástica», acaparó los flashes en la rueda de prensa y dijo que todo lo que le está pasando con este filme es «abrumador, excitante, distinto» y «muy raro», a la vez que «muy rico».
«Siento que, insisto en eso, poner a personas que hemos estado en el borde siempre y llevarlas al centro es un síntoma positivo de lo que estamos viendo ahora», dijo.
Agregó que «las artes se hacen cargo antes de las políticas o de los gobiernos o de las voluntades políticas» de determinadas situaciones y que eso es parte del trabajo que hace el mundo del cine.
«La invitación es a sensibilizarnos y a pensar que somos personas completamente distintas todos y cada uno de nosotros y desde ese lugar intentar buscar una solución a la diversidad humana», subrayó.
Maza, coguionista del filme, señaló que a la hora de pensar en un guión, la idea de un personaje transgénero «simplemente apareció».
«Para nosotros no fue un error y estamos contentos del resultado final», subrayó.
La película se centra en la figura de Marina -interpretada por Vega-, que por el hecho de ser transgénero es vetada por la familia de su novio, Orlando -encarnado por Francisco Reyes-, y totalmente excluida cuando llega la hora de darle el último adiós al que fuera su pareja.