Nelson Mandela se recupera de una operación para la extracción de cálculos biliares

El expresidente fue operado con éxito y se está recuperando en un hospital de Pretoria.
El ex presidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años, fue sometido hoy a una endoscopia para la extracción de cálculos biliares y se está recuperando de la operación, informó la Presidencia de Sudáfrica en un comunicado.
»Esta mañana, al ex presidente se le efectuó una operación a través de una endoscopia para la extracción de cálculos (trozos de material sólido que se forman dentro de un órgano)», afirmó el portavoz del Gobierno, Mac Maharaj, en la nota.
»La operación tuvo éxito y Madiba (nombre de su clan en lengua xhosa con el que se le conoce popularmente en Sudáfrica) se está recuperando», indicó el portavoz.
El pasado día 8, Mandela ingresó en un hospital de Pretoria para someterse a una serie de análisis que, según explica hoy el comunicado, «revelaron una recaída de una infección pulmonar y que Madiba había desarrollado cálculos».
Hasta la fecha, el Gobierno sudafricano sólo había divulgado la infección pulmonar como causa de la hospitalización del expresidente, premio nobel de la Paz de 1993.
»El equipo médico decidió atender la infección pulmonar antes de determinar cuándo tratar los cálculos», agregó Maharaj en el comunicado, que desea a Madiba «una rápida recuperación» y pide una vez más que se respete su intimidad y la de su familia.
El portavoz reiteró que los médicos no han aportado información alguna sobre cuándo será dado de  alta el ex jefe de Estado, después de que varios medios sudafricanos afirmaran en los últimos días que Madiba podía abandonar el hospital de forma inminente.
Pese a que la ministra sudafricana de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, aseguró el pasado lunes que Mandela estaba en el Hospital Militar 1 de Pretoria, el portavoz pidió este jueves «respeto a la privacidad del expresidente» ante las crecientes conjeturas de la prensa sobre el centro que le trata.
»Hemos evitado desvelar el hospital para asegurar la privacidad y también para permitir que los médicos cuiden de Madiba sin interrupciones ni presión», agregó el portavoz oficial.
Durante la semana, numerosos periodistas acamparon frente al hospital militar, pero algunos se mudaron a la clínica Mediclinic Heart Hospital (Hospital del Corazón Mediclinic), en el centro de Pretoria, después de que se filtrara el nombre de esa institución.
El pasado sábado, Mandela fue trasladado desde su residencia en la localidad oriental de Qunu hasta un hospital de Pretoria para «someterle a unas pruebas», aunque el portavoz presidencial precisó que «Madiba está bien» y que «no hay motivos para alarmarse».
El pasado día 9, el presidente Jacob Zuma visitó a Mandela en el hospital, a quien encontró «tranquilo y bien atendido».
Mandela no pasaba tanto tiempo en un hospital desde 2001, cuando, a sus 83 años, permaneció ingresado siete semanas para recibir radioterapia después de que se le diagnosticara un cáncer de próstata. Es la tercera vez que Mandela es hospitalizado en los últimos dos años, aunque se encuentra bajo permanente vigilancia médica.
Mandela, primer presidente negro de Sudáfrica, es venerado en su país y en el resto del mundo por su lucha durante 67 años contra el régimen de segregación racial del apartheid impuesto por la minoría blanca sudafricana, hasta su elección como gobernante en 1994.

El expresidente fue operado con éxito y se está recuperando en un hospital de Pretoria.

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años, fue sometido hoy a una endoscopia para la extracción de cálculos biliares y se está recuperando de la operación, informó la Presidencia de Sudáfrica en un comunicado.

»Esta mañana, al ex presidente se le efectuó una operación a través de una endoscopia para la extracción de cálculos (trozos de material sólido que se forman dentro de un órgano)», afirmó el portavoz del Gobierno, Mac Maharaj, en la nota.

»La operación tuvo éxito y Madiba (nombre de su clan en lengua xhosa con el que se le conoce popularmente en Sudáfrica) se está recuperando», indicó el portavoz.

El pasado día 8, Mandela ingresó en un hospital de Pretoria para someterse a una serie de análisis que, según explica hoy el comunicado, «revelaron una recaída de una infección pulmonar y que Madiba había desarrollado cálculos».

Hasta la fecha, el Gobierno sudafricano sólo había divulgado la infección pulmonar como causa de la hospitalización del expresidente, premio nobel de la Paz de 1993.

»El equipo médico decidió atender la infección pulmonar antes de determinar cuándo tratar los cálculos», agregó Maharaj en el comunicado, que desea a Madiba «una rápida recuperación» y pide una vez más que se respete su intimidad y la de su familia.

El portavoz reiteró que los médicos no han aportado información alguna sobre cuándo será dado de  alta el ex jefe de Estado, después de que varios medios sudafricanos afirmaran en los últimos días que Madiba podía abandonar el hospital de forma inminente.

Pese a que la ministra sudafricana de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, aseguró el pasado lunes que Mandela estaba en el Hospital Militar 1 de Pretoria, el portavoz pidió este jueves «respeto a la privacidad del expresidente» ante las crecientes conjeturas de la prensa sobre el centro que le trata.

»Hemos evitado desvelar el hospital para asegurar la privacidad y también para permitir que los médicos cuiden de Madiba sin interrupciones ni presión», agregó el portavoz oficial.

Durante la semana, numerosos periodistas acamparon frente al hospital militar, pero algunos se mudaron a la clínica Mediclinic Heart Hospital (Hospital del Corazón Mediclinic), en el centro de Pretoria, después de que se filtrara el nombre de esa institución.

El pasado sábado, Mandela fue trasladado desde su residencia en la localidad oriental de Qunu hasta un hospital de Pretoria para «someterle a unas pruebas», aunque el portavoz presidencial precisó que «Madiba está bien» y que «no hay motivos para alarmarse».

El pasado día 9, el presidente Jacob Zuma visitó a Mandela en el hospital, a quien encontró «tranquilo y bien atendido».

Mandela no pasaba tanto tiempo en un hospital desde 2001, cuando, a sus 83 años, permaneció ingresado siete semanas para recibir radioterapia después de que se le diagnosticara un cáncer de próstata. Es la tercera vez que Mandela es hospitalizado en los últimos dos años, aunque se encuentra bajo permanente vigilancia médica.

Mandela, primer presidente negro de Sudáfrica, es venerado en su país y en el resto del mundo por su lucha durante 67 años contra el régimen de segregación racial del apartheid impuesto por la minoría blanca sudafricana, hasta su elección como gobernante en 1994.