Organismos argentinos de DDHH repudian prisión domiciliaria para represor

Buenos Aires, 22 ago (EFE).- Asociaciones de familiares de desaparecidos y víctimas de la última dictadura cívico-militar Argentina (1976-1983) mostraron hoy su repudio por la prisión domiciliaria concedida al excomisario Miguel Osvaldo Etchecolatz, condenado a cuatro cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad.
Giselle Tepper, portavoz de la asociación de derechos humanos hijos e hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S), dijo hoy a Efe que la organización cree que Etchecolatz «debe continuar» en la cárcel común «cumpliendo sus condenas perpetuas y las próximas que puede recibir por las causas que tiene abiertas».
»El cuerpo médico ha determinado que puede continuar en el penal de Ezeiza, que es una cárcel común donde hay un Hospital y donde puede ser tratado en caso de necesitarlo», explicó la portavoz de H.I.J.O.S.
Además especificó que el excomisario, de 87 años, «reviste una peligrosidad muy importante para la sociedad», ya que es «peligroso» tener a una persona «tan criminal como Etchecolatz» en cualquier barrio del país.
Etchecolatz se encuentra actualmente ingresado en el Hospital Penitenciario de la localidad bonaerense de Ezeiza.
Esta mañana, distintos organismos de derechos humanos también ofrecieron una rueda de prensa para mostrar su repudio al beneficio concedido la semana pasada por un tribunal.
Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, afirmó que hay «genocidas» que no pueden estar en su casa cumpliendo condena «por más que tengan más de 70 años».
Almeida consideró el beneficio adjudicado como «totalmente repudiable» y expresó que Etchecolatz «goza de perfecta salud».
»Esperamos todos juntos poder lograr que estos juicios continúen y nada de prisión domiciliaria, son delitos de lesa humanidad», dijo.