Paraguay: tres días de duelo por Lino Oviedo

El presidente de Paraguay, Federico Franco, decretó tres días de duelo y suspendió todas las actividades oficiales, por la muerte del candidato presidencial Lino César Oviedo, informó el ministro del Interior Carmelo Caballero. Durante una conferencia de prensa en la residencia presidencial “Mburuvicha Róga”, Caballero expresó que Oviedo “ha sido destacado dentro de la gesta libertaria del año 89 y que juntamente a civiles, ha permitido que el pueblo paraguayo se libere de una dictadura de 35 años”.Lino Oviedo fue uno de los participantes en el golpe que acabó con la dictadura de Stroessner, derrocado en la noche del 2 al 3 de febrero de 1989.
Anunció que el presidente de Paraguay, Federico Franco, y su gabinete, asistirán a los funerales del líder del partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace).Caballero aseguró que el gobierno paraguayo hará todo lo posible para esclarecer las causas del accidente del helicóptero en el que iba Lino Oviedo, junto a su custodio y el piloto.
El equipo de rescate que partió en busca de Lino César Oviedo confirmó el hallazgo del helicóptero. La aeronave está totalmente destruida e incendiada. Junto a ella se divisaron tres cuerpos carbonizados, informó el diario ABC Color.Víctor Galeano Perrone, uno de los líderes cercanos a la familia, confirmó que uno de los tres cuerpos corresponde a Lino César Oviedo.La aeronave fue localizada en la estancia La Mocha, en Presidente Hayes, Chaco paraguayo. Junto a Oviedo viajaban el piloto de apellido Picco y su custodio.El helicóptero habría caído alrededor de las 22:00 del sábado, durante el retorno de la comitiva desde Concepción, donde el presidenciable realizó un mitín político.Aún se desconoce la causa del accidente aéreo, aunque se sospechosa de que tuvo relación con una tormenta.
DUELO POR EL
HOMBRE QUE
DERROTÓ AL DICTADOR
Lino Oviedo fue una de las figuras más controvertidas de la escena política paraguaya. Héroe del golpe que derrocó a Alfredo Stroessner hace 24 años, el candidato presidencial Lino Oviedo fue una de las figuras más controvertidas de la escena política paraguaya: condenado, exiliado y rehabilitado, en los últimos años lideró el tercer partido político de Paraguay. General ya retirado, Lino Oviedo falleció a los 69 años en un accidente de helicóptero, la misma noche que, 24 años atrás, participaba en la caída de Stroessner a las órdenes del consuegro de éste, el general Andrés Rodríguez. Dentro de dos meses y medio iba a volver a intentar su sueño de alcanzar la Presidencia, al frente de la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), una escisión del Partido Colorado con la que obtuvo el 21,89% de los votos en las presidenciales de abril de 2008, que ganó Fernando Lugo.Nacido en Juan de Mena (provincia de Cordillera, en el centro de Paraguay) en setiembre de 1943, Lino César Oviedo Silva se formó como militar en Alemania y era coronel cuando forzó la rendición de Stroessner, al que amenazó con una granada y una pistola.Ascendido en 1993 a la comandancia del Ejército, en abril de 1996 se declaró en rebeldía contra el entonces presidente, Juan Carlos Wasmosy, antiguo socio suyo que ordenó su destitución, lo encarceló y promovió contra él un proceso por sedición del que sólo se libraría definitivamente once años después.Ahí comienza una década de procesos judiciales, exilio, desapariciones y periodos de cárcel durante la que promovió su figura política al frente de la UNACE, originalmente una corriente dentro del Partido Colorado.El 9 de marzo de 1998 fue condenado a diez años de prisión militar por “comisión de delitos contra el orden y la seguridad de las Fuerzas Armadas y por insubordinación” en el Gobierno de Wasmosy, que supuso su inmediata inhabilitación política, su “baja absoluta” en el Ejército y la pérdida de todos los honores.Raúl Cubas, el candidato que lo sustituyó en la UNACE, ganó las elecciones de 1998 y a los tres días de asumir la Presidencia decretó su libertad, le conmutó la pena de diez años por tres meses y le restituyó sus derechos cívicos y políticos. Pero en diciembre, la Corte Suprema anuló el decreto, ordenó su regreso a prisión y Lino Oviedo se entregó, aunque siguió dando batalla. El 23 de marzo de 1999, la democracia paraguaya atravesó sus peores horas desde la caída de Stroessner: el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña devino en un “juicio político” para la destitución de Cubas y en protestas callejeras en las que murieron siete jóvenes manifestantes.
Oviedo fue implicado en estos sucesos, conocidos como el “marzo paraguayo”, como autor intelectual y logró huir antes de que Cubas presentara su dimisión con destino a Argentina (patria de su esposa, Raquel Marín), que le ofreció asilo político. De nuevo el héroe se convirtió en villano: expulsado del partido, fue acusado de instigar el magnicidio y el Gobierno pidió su extradición a Argentina, que lo mantuvo confinado en Tierra de Fuego pero no lo entregó.

El presidente de Paraguay, Federico Franco, decretó tres días de duelo y suspendió todas las actividades oficiales, por la muerte del candidato presidencial Lino César Oviedo, informó el ministro del Interior Carmelo Caballero. Durante una conferencia de prensa en la residencia presidencial “Mburuvicha Róga”, Caballero expresó que Oviedo “ha sido destacado dentro de la gesta libertaria del año 89 y que juntamente a civiles, ha permitido que el pueblo paraguayo se libere de una dictadura de 35 años”.Lino Oviedo fue uno de los participantes en el golpe que acabó con la dictadura de Stroessner, derrocado en la noche del 2 al 3 de febrero de 1989.

Anunció que el presidente de Paraguay, Federico Franco, y su gabinete, asistirán a los funerales del líder del partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace).Caballero aseguró que el gobierno paraguayo hará todo lo posible para esclarecer las causas del accidente del helicóptero en el que iba Lino Oviedo, junto a su custodio y el piloto.

El equipo de rescate que partió en busca de Lino César Oviedo confirmó el hallazgo del helicóptero. La aeronave está totalmente destruida e incendiada. Junto a ella se divisaron tres cuerpos carbonizados, informó el diario ABC Color.Víctor Galeano Perrone, uno de los líderes cercanos a la familia, confirmó que uno de los tres cuerpos corresponde a Lino César Oviedo.La aeronave fue localizada en la estancia La Mocha, en Presidente Hayes, Chaco paraguayo. Junto a Oviedo viajaban el piloto de apellido Picco y su custodio.El helicóptero habría caído alrededor de las 22:00 del sábado, durante el retorno de la comitiva desde Concepción, donde el presidenciable realizó un mitín político.Aún se desconoce la causa del accidente aéreo, aunque se sospechosa de que tuvo relación con una tormenta.

DUELO POR EL HOMBRE QUE DERROTÓ AL DICTADOR

Lino Oviedo fue una de las figuras más controvertidas de la escena política paraguaya. Héroe del golpe que derrocó a Alfredo Stroessner hace 24 años, el candidato presidencial Lino Oviedo fue una de las figuras más controvertidas de la escena política paraguaya: condenado, exiliado y rehabilitado, en los últimos años lideró el tercer partido político de Paraguay. General ya retirado, Lino Oviedo falleció a los 69 años en un accidente de helicóptero, la misma noche que, 24 años atrás, participaba en la caída de Stroessner a las órdenes del consuegro de éste, el general Andrés Rodríguez. Dentro de dos meses y medio iba a volver a intentar su sueño de alcanzar la Presidencia, al frente de la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), una escisión del Partido Colorado con la que obtuvo el 21,89% de los votos en las presidenciales de abril de 2008, que ganó Fernando Lugo.Nacido en Juan de Mena (provincia de Cordillera, en el centro de Paraguay) en setiembre de 1943, Lino César Oviedo Silva se formó como militar en Alemania y era coronel cuando forzó la rendición de Stroessner, al que amenazó con una granada y una pistola.Ascendido en 1993 a la comandancia del Ejército, en abril de 1996 se declaró en rebeldía contra el entonces presidente, Juan Carlos Wasmosy, antiguo socio suyo que ordenó su destitución, lo encarceló y promovió contra él un proceso por sedición del que sólo se libraría definitivamente once años después.Ahí comienza una década de procesos judiciales, exilio, desapariciones y periodos de cárcel durante la que promovió su figura política al frente de la UNACE, originalmente una corriente dentro del Partido Colorado.El 9 de marzo de 1998 fue condenado a diez años de prisión militar por “comisión de delitos contra el orden y la seguridad de las Fuerzas Armadas y por insubordinación” en el Gobierno de Wasmosy, que supuso su inmediata inhabilitación política, su “baja absoluta” en el Ejército y la pérdida de todos los honores.Raúl Cubas, el candidato que lo sustituyó en la UNACE, ganó las elecciones de 1998 y a los tres días de asumir la Presidencia decretó su libertad, le conmutó la pena de diez años por tres meses y le restituyó sus derechos cívicos y políticos. Pero en diciembre, la Corte Suprema anuló el decreto, ordenó su regreso a prisión y Lino Oviedo se entregó, aunque siguió dando batalla. El 23 de marzo de 1999, la democracia paraguaya atravesó sus peores horas desde la caída de Stroessner: el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña devino en un “juicio político” para la destitución de Cubas y en protestas callejeras en las que murieron siete jóvenes manifestantes.

Oviedo fue implicado en estos sucesos, conocidos como el “marzo paraguayo”, como autor intelectual y logró huir antes de que Cubas presentara su dimisión con destino a Argentina (patria de su esposa, Raquel Marín), que le ofreció asilo político. De nuevo el héroe se convirtió en villano: expulsado del partido, fue acusado de instigar el magnicidio y el Gobierno pidió su extradición a Argentina, que lo mantuvo confinado en Tierra de Fuego pero no lo entregó.