Policía paraguaya detuvo y entregó a Brasil a 3 supuestos miembros de temible comando

Uno de ellos es un expolicía militar buscado por asaltar bancos

Asunción, 28 abr (EFE).- La Policía Nacional paraguaya detuvo en en el norte del país a tres ciudadanos brasileños supuestos miembros del grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC), quienes fueron entregados a las autoridades brasileñas, según informó hoy el ministerio del Interior.
Uno de los apresados, que fueron detenidos en Capitán Bado, en el departamento de Amambay, fue identificado como Paulo César Alves Filgueira, alías «Paulo Escopeta», un expolicía militar de Brasil buscado por asaltos a bancos en diversas ciudades del país vecino, según la fuente.
Los tres están considerados por la Policía Federal brasileña como presuntos miembros del PCC y considerados «criminales peligrosos», según señaló la cartera de Interior a través de su página web.
Los detenidos fueron apresados por estar indocumentados y haber ingresado supuestamente a Paraguay sin autorización de la Dirección de Migraciones, aunque posteriormente la Policía paraguaya intercambió datos con la brasileña para confirmar que tenían orden de captura en Brasil.
Los detenidos fueron entregados a las autoridades brasileñas en la frontera entre ambos países para ser trasladados a cárceles de ese país.
Pese a estar vinculados al PCC por parte de la Policía brasileña, el ministerio del Interior de Paraguay no los relacionó con el asalto del pasado lunes a la sede de la empresa de caudales española Prosegur en Ciudad del Este, un atraco de casi 12 millones de dólares que se atribuye a la banda criminal de Brasil.
El atraco a la sede de Prosegur implicó a unos 50 asaltantes, algunos de los cuales podrían ser supuestos miembros del PCC, que utilizaron varios vehículos blindados y supuestamente l explosivo plástico C4 para destruir la fachada del edificio, robaron y quemaron vehículos en su huida y cruzaron en lancha a Brasil. El PCC es una organización criminal dirigida desde las cárceles en el estado de Sao Paulo y que es considerado el mayor grupo criminal de Brasil.