Prat-Gay, de ministro estrella a primera baja del Gobierno de Mauricio Macri

Rodrigo García
Buenos Aires, 26 dic (EFE).- El rumor que apuntaba a que sería la primera baja del Gobierno de Mauricio Macri acabó confirmándose. Alfonso Prat-Gay, encargado del rumbo económico del país y uno de sus ministros estrella, fue destituido en un momento en el que, tras un año de gestión, el país sigue sin salir de su dilatada recesión.
Experto en política monetaria y expresidente del Banco Central, el economista, porteño de 51 años, se convirtió en diciembre de 2015 en el titular del Ministerio de Hacienda y Finanzas, que sustituía a la cartera de Economía heredada del anterior Gobierno, encabezado por Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).
Con un discurso orientado a hacer frente a la «pesada herencia» económica recibida de ese Ejecutivo, el oficialista frente Cambiemos apostó desde el primer momento por la apertura de las relaciones políticas y económicas con el mundo y el fin del proteccionismo forjado durante el Kirchnerismo.
No obstante, con apenas una semana de gestión, Prat-Gay se apuntó su primer tanto: levantar el llamado «cepo» al dólar para tratar de recuperar la senda de crecimiento tras -en ese momento- cuatro años de estancamiento y erradicar el complejo montaje de restricciones para el acceso a divisas extranjeras instaurado en 2011 por Fernández, que buscaba, sin suerte, contener la fuga de divisas.
«Estamos haciendo esto con el objetivo de normalizar la economía. Somos conscientes de que hay preocupación porque efectivamente en las últimas semanas ha habido aumentos de precios. Es parte de la herencia del gobierno anterior», sostuvo Prat-Gay.
Precisamente ese aumento de precios, fruto de la galopante inflación que históricamente sufre Argentina, ha sido uno de los principales caballos de batalla para la economía, aunque en los últimos meses, y luego de la reestructuración de las estadísticas oficiales, las cifras parecen entrar en una ligera desaceleración.
Combinando un perfil predominantemente técnico con el de político, es quizá el acuerdo alcanzado con fondos que denunciaron al Estado por deuda en mora desde 2001 el mayor hito cosechado por este graduado con honores en Economía por la Universidad Católica Argentina, que en 1992 viajó a Estados Unidos para realizar una maestría en Economía en la Universidad de Pensilvania.
«Basta de ataduras. Basta de cepos. #ChauDefault Arranca una nueva etapa. Los argentinos, listos para emprender y crecer», escribió Prat-Gay en Twitter el día en que Argentina abonó 9.300 millones de dólares a los acreedores con los que mantenía un complicado litigio en tribunales de Nueva York, un pago con el que el país pudo normalizar su relación con los mercados financieros.
La euforia y las continuas promesas de que la economía se recuperaría en el segundo semestre -algo que no sucedió- dieron paso a una impaciencia ciudadana que le ha costado varios puntos en las encuestas de opinión a la gestión de Macri, quien insiste en que acabar con la pobreza, derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos son sus principales fines.