Se agrava la situación en Ghana con la fragata Libertad, de la Argentina

Dejar a 44 marinos con 4 fusiles FAL y una embajadora para enfrentar una crisis diplomática y judicial por la Fragata Libertad con Ghana, suena a una actitud irresponsable que puede llevar a un agravamiento del conflicto.
Darle la orden a un comandante de impedir con exhibición de armas que la autoridad portuaria de Ghana mueva la fragata sin poner en marcha una negociación diplomática a nivel del canciller Héctor Timerman o por lo menos el vicecanciller va en contra de un principio básico: los políticos toman las decisiones y los militares obedecen.
Para colmo, el comandante de la Libertad, capitán de navío Pablo Salonio y  la embajadora concurrente Susana Pataro están a la espera de instrucciones que no llegan… El Gobierno se niega a pagar los 20 millones dólares de fianza a la justicia de Ghana y le deja el problema abierto a una embajadora y a un capitán de navío.
La fragata, más allá de la discusión sobre si es un buque de guerra con inmunidad diplomática o no, es territorio argentino y el capitán cumplirá con la orden de no dejar subir a ningún extranjero. El problema es que está en inferioridad de condiciones desde todo punto de vista. Ya hace más de un mes que la fragata está anclada en Tema y el Gobierno sigue sin encontrar una salida al problema.
Del lado de Ghana, la autoridad portuaria le pide que paguen 60 mil dólares por día por estar anclada en esa parte de uno de los puertos más importantes de Africa y del Atlántico o que la muevan.
¿Qué espera ahora Timerman, una orden de allanamiento para que Ghana mande militares a mover la fragata y se produzca un enfrentamiento a los tiros?

Dejar a 44 marinos con 4 fusiles FAL y una embajadora para enfrentar una crisis diplomática y judicial por la Fragata Libertad con Ghana, suena a una actitud irresponsable que puede llevar a un agravamiento del conflicto.

Darle la orden a un comandante de impedir con exhibición de armas que la autoridad portuaria de Ghana mueva la fragata sin poner en marcha una negociación diplomática a nivel del canciller Héctor Timerman o por lo menos el vicecanciller va en contra de un principio básico: los políticos toman las decisiones y los militares obedecen.

Para colmo, el comandante de la Libertad, capitán de navío Pablo Salonio y  la embajadora concurrente Susana Pataro están a la espera de instrucciones que no llegan… El Gobierno se niega a pagar los 20 millones dólares de fianza a la justicia de Ghana y le deja el problema abierto a una embajadora y a un capitán de navío.

La fragata, más allá de la discusión sobre si es un buque de guerra con inmunidad diplomática o no, es territorio argentino y el capitán cumplirá con la orden de no dejar subir a ningún extranjero. El problema es que está en inferioridad de condiciones desde todo punto de vista. Ya hace más de un mes que la fragata está anclada en Tema y el Gobierno sigue sin encontrar una salida al problema.

Del lado de Ghana, la autoridad portuaria le pide que paguen 60 mil dólares por día por estar anclada en esa parte de uno de los puertos más importantes de Africa y del Atlántico o que la muevan.

¿Qué espera ahora Timerman, una orden de allanamiento para que Ghana mande militares a mover la fragata y se produzca un enfrentamiento a los tiros?