Tormenta «Adán» destrozó autos y casas en B. Aires

El fuerte viento levantó el techo de un supermercado en Villa Lugano.
Un fuerte temporal provocó destrozos en la Capital
Hubo caída de árboles y voladura de chapas en distintos barrios; hay autos destruidos y calles anegadas.
Un temporal de lluvia y viento que azotó durante la madrugada Buenos Aires provocó caída de árboles y voladura de chapas. Hubo destrozos en automóviles y varias calles interrumpidas en las localidades de Villa Lugano, Belgrano, Palermo y Caballito.
De hecho, el director de Defensa Civil de Capital Federal, Daniel Russo, sostuvo que uno de los barrios más dañados fue Villa Lugano, donde volaron chapas del techo de un supermercado.
«Cayó una lluvia muy intensa. Unos 30 milímetros en poco tiempo y llegó a 45 milímetros, con vientos fuertes», describió Russo. El fenómeno se conoció como «tormenta de Adán».
Enseguida, agregó: «la voladura del techo afectó cuatro torres de edificios, de unos ocho pisos cada una, cuyas chapas golpearon por los fuertes vientos, que en ese momento llegaban hasta los 80 kilómetros», de acuerdo al relato publicado en el diario Lanacion.com.

El fuerte viento levantó el techo de un supermercado en Villa Lugano.

Un fuerte temporal provocó destrozos en la Capital

Hubo caída de árboles y voladura de chapas en distintos barrios; hay autos destruidos y calles anegadas.

Un temporal de lluvia y viento que azotó durante la madrugada Buenos Aires provocó caída de árboles y voladura de chapas. Hubo destrozos en automóviles y varias calles interrumpidas en las localidades de Villa Lugano, Belgrano, Palermo y Caballito.

De hecho, el director de Defensa Civil de Capital Federal, Daniel Russo, sostuvo que uno de los barrios más dañados fue Villa Lugano, donde volaron chapas del techo de un supermercado.

«Cayó una lluvia muy intensa. Unos 30 milímetros en poco tiempo y llegó a 45 milímetros, con vientos fuertes», describió Russo. El fenómeno se conoció como «tormenta de Adán».

Enseguida, agregó: «la voladura del techo afectó cuatro torres de edificios, de unos ocho pisos cada una, cuyas chapas golpearon por los fuertes vientos, que en ese momento llegaban hasta los 80 kilómetros», de acuerdo al relato publicado en el diario Lanacion.com.