Traficaban cocaína camuflada en esquíes: el hermano del relacionista Gaby Álvarez, sindicado como cabecilla

El hermano del relacionista público Gaby Álvarez fue detenido acusado de liderar una banda de narcos que vendía pastillas de éxtasis en barrios de alto poder adquisitivo e intentaba traficar a España cocaína escondida en esquíes.
“Habían inventado un sistema artesanal. Fabricaban una suerte de plantillas para colocar debajo de los esquíes y ahí ponían la droga. Por cada esquí iba un kilo de cocaína. Tenían siete pares que iban a ser mandados a España. Es decir, que en este envío iban a mandar 14 kilos”, contó este mediodía el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.
La primera etapa de la investigación, que comenzó hace unos seis meses, culminó ayer con diez allanamientos en Capital y otro en el country Solar de la localidad bonaerense del Talar de Pacheco, partido de Tigre, en los que fueron detenidos cinco argentinos y dos ciudadanos españoles.
Durante el operativo, bautizado “Sky-mal”, se secuestraron 24 kilos de cocaína (21 kilos fueron secuestrados en el departamento de Álvarez), más de mil pastillas de éxtasis, precursores químicos y materia prima para fabricar alrededor de “40 a 50 mil pastillas de éxtasis”, informó Berni.
Además, se incautaron cinco vehículos, 16 teléfonos celulares y 33.000 pesos en efectivo. Las autoridades decidieron realizar los allanamientos luego de obtener un dato que indicaba que planeaban viajar hoy con la droga con destino a Madrid, España.
Según el funcionario, uno de los detenidos es Ariel Fernando Álvarez, hermano del famoso RR.PP, quien fue arrestado junto a otro hombre, que según Berni, se apellida “Moschela y es dueño de una empresa de transporte muy importante”. Ambos ahora están a disposición de la jueza federal número 1 de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.
Álvarez está sindicado como el encargado de “comercializar la droga no solamente en fiestas electrónicas sino a clientes adinerados de la zona Norte de la provincia de Buenos Aires y de la Capital Federal, como Recoleta, Barrio Norte, Las Cañitas”, explicó Berni, y cerró con el dato de que es sospechoso “de ser el que generaba todas las acciones tendientes a abrir los mercados”.
UN SISTEMA INGENIOSO
Hasta el propio secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, se sorprendió del ingenio de la banda que intentaba traficar a España cocaína en esquíes y por la que hay detenidas siete personas, entre ellos, el hermano del relacionista público Gaby Álvarez, Ariel Álvarez.
La idea de la banda era viajar hoy a Madrid, España, llevando la droga en los esquíes para eludir los controles policiales. Conociendo este dato, la Policía Federal tuvo que acelerar los allanamientos. Lo que no sabían era cómo iban a disimular la droga.
“Habían inventado un sistema artesanal. Fabricaban una suerte de plantillas para colocar debajo de los esquíes y ahí ponían la droga”, explicó este mediodía Berni.
Y relató: “Por cada esquí iba un kilo de cocaína. Tenían siete pares que iban a ser mandados a España. Es decir, que en este envío iban a mandar 14 kilos”.
Luego, explicó que un kilo de cocaína se compra en 6.000 o 7.000 pesos en los países productores, “ese par de esquíes en España tiene un valor de 150.000 euros para empezar”. O sea, que por los siete pares hubieran cobrado algo más de un millón de euros.

El hermano del relacionista público Gaby Álvarez fue detenido acusado de liderar una banda de narcos que vendía pastillas de éxtasis en barrios de alto poder adquisitivo e intentaba traficar a España cocaína escondida en esquíes.

“Habían inventado un sistema artesanal. Fabricaban una suerte de plantillas para colocar debajo de los esquíes y ahí ponían la droga. Por cada esquí iba un kilo de cocaína. Tenían siete pares que iban a ser mandados a España. Es decir, que en este envío iban a mandar 14 kilos”, contó este mediodía el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

La primera etapa de la investigación, que comenzó hace unos seis meses, culminó ayer con diez allanamientos en Capital y otro en el country Solar de la localidad bonaerense del Talar de Pacheco, partido de Tigre, en los que fueron detenidos cinco argentinos y dos ciudadanos españoles.

Durante el operativo, bautizado “Sky-mal”, se secuestraron 24 kilos de cocaína (21 kilos fueron secuestrados en el departamento de Álvarez), más de mil pastillas de éxtasis, precursores químicos y materia prima para fabricar alrededor de “40 a 50 mil pastillas de éxtasis”, informó Berni.

Además, se incautaron cinco vehículos, 16 teléfonos celulares y 33.000 pesos en efectivo. Las autoridades decidieron realizar los allanamientos luego de obtener un dato que indicaba que planeaban viajar hoy con la droga con destino a Madrid, España.

Según el funcionario, uno de los detenidos es Ariel Fernando Álvarez, hermano del famoso RR.PP, quien fue arrestado junto a otro hombre, que según Berni, se apellida “Moschela y es dueño de una empresa de transporte muy importante”. Ambos ahora están a disposición de la jueza federal número 1 de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.

Álvarez está sindicado como el encargado de “comercializar la droga no solamente en fiestas electrónicas sino a clientes adinerados de la zona Norte de la provincia de Buenos Aires y de la Capital Federal, como Recoleta, Barrio Norte, Las Cañitas”, explicó Berni, y cerró con el dato de que es sospechoso “de ser el que generaba todas las acciones tendientes a abrir los mercados”.

UN SISTEMA INGENIOSO

Hasta el propio secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, se sorprendió del ingenio de la banda que intentaba traficar a España cocaína en esquíes y por la que hay detenidas siete personas, entre ellos, el hermano del relacionista público Gaby Álvarez, Ariel Álvarez.

La idea de la banda era viajar hoy a Madrid, España, llevando la droga en los esquíes para eludir los controles policiales. Conociendo este dato, la Policía Federal tuvo que acelerar los allanamientos. Lo que no sabían era cómo iban a disimular la droga.

“Habían inventado un sistema artesanal. Fabricaban una suerte de plantillas para colocar debajo de los esquíes y ahí ponían la droga”, explicó este mediodía Berni.

Y relató: “Por cada esquí iba un kilo de cocaína. Tenían siete pares que iban a ser mandados a España. Es decir, que en este envío iban a mandar 14 kilos”.

Luego, explicó que un kilo de cocaína se compra en 6.000 o 7.000 pesos en los países productores, “ese par de esquíes en España tiene un valor de 150.000 euros para empezar”. O sea, que por los siete pares hubieran cobrado algo más de un millón de euros.