Ucrania dice tener pruebas de la implicación de Rusia en el ataque al avión civil de Malaysia

Kiev asegura que posee evidencias de que Moscú equipó a los rebeldes prorrusos.
* Obama apunta a la complicidad rusa en el derribo del avión en Ucrania
* El ataque al Boeing encona el conflicto
Mientras los cadáveres de las 298 víctimas del MH17 se pudren al sol, a 30 grados de temperatura, y se multiplican las presiones de Occidente sobre Moscú —lideradas por Mark Rutte, primer ministro de Holanda, que perdió a 193 nacionales—, las autoridades ucranias afirmaron este sábado tener pruebas de la implicación de Rusia en el ataque. En una rueda de prensa en Kiev, Vitaly Naida, responsable de Contraespionaje del Servicio de Seguridad Estatal (SBU, en sus siglas ucranias), mostró fotografías de lo que aseguró eran tres sistemas de misiles Buk-M1 de camino a la frontera rusa. Aseguró que dos de ellos, lanzamisiles montados sobre blindados, cruzaron la frontera a las dos de la madrugada del viernes, es decir, unas 10 horas después de que el Boeing 777 de Malaysia Airlines fuera alcanzado en pleno vuelo. El tercero cruzó a Rusia sobre las cuatro de la mañana, según Naida.
Kiev también acusó a los separatistas de destruir pruebas sobre el terreno con la connivencia de Moscú, y denunció el supuesto traslado de 38 cuerpos a una morgue de Donetsk por personas “con fuerte acento ruso”, mientras hombres armados dejaban a los equipos de rescate “sin medios de comunicación”.
A la guerra de información y las acusaciones cruzadas entre las partes se sumaron las cada vez más insistentes presiones internacionales. La canciller alemana, Angela Merkel, telefoneó al presidente ruso, Vladimir Putin, para instarle a utilizar su influencia sobre los rebeldes y lograr un alto el fuego en el este de Ucrania. Ambos convinieron en la necesidad de que una comisión supervisada por la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO) investigue de forma independiente la tragedia. Otros mandatarios, como el holandés Rutte, fueron un poco más allá y advirtieron al Kremlin que esta es “la última oportunidad” de que dispone para demostrar la seriedad de su compromiso a la hora de aclarar lo sucedido.
La conversación de Rutte con Putin fue “muy tensa”, informa Isabel Ferrer desde La Haya. Muy enfadado, el primer ministro dijo que todos los que no colaboren en la tarea “se convierten en sospechosos”. “Las imágenes que he visto son horrorosas. La gente se pasea entre las pertenencias de las víctimas. Es un auténtico asco”, añadió. Rutte habló también con sus homólogos David Cameron (Reino Unido) y Tony Abbott (Australia). El ministro holandés de Exteriores, Frans Timmermans, se encuentra ya en Ucrania acompañado por ocho expertos en medicina legal, a la espera de órdenes para acceder al lugar del siniestro.
La hipotética destrucción de pruebas es un elemento añadido al espectáculo dantesco de restos humanos diseminados por el campo desde el jueves. En una rueda de prensa el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Borodái, pidió este sábado a la misión que los expertos aeronáuticos internacionales que están empezando a llegar de Ucrania, viajen lo antes posible al lugar del siniestro, donde los cuerpos se están descomponiendo y son presa de perros y zorros, según contó el dirigente.
“Quiero hablarles de una situación que me parece salvaje e intolerable”, dijo el líder separatista, describiendo un cuadro macabro. Atendiendo las peticiones de la comunidad internacional, aseguró que sus hombres han dejado todo intacto, limitándose a cubrir los cuerpos. Los separatistas niegan que las cajas negras de la aeronave hayan sido localizadas.
La falta de vigilancia y el desorden en el lugar del siniestro eran hoy manifiestos. “Hemos podido caminar entre los restos del avión, y si hubiera querido podría haberme metido una pieza en el bolso. No parece haber una acción coordinada de localización de lo que ha quedado del Boeing. Hay trozos (del fuselaje) marcados con unas banderolas blancas, pero otros no lo están, y si alguien lo pretendiera, sería fácil cambiar de lugar algunos restos o incluso hacerlos desaparecer”, según explicó por teléfono la periodista Adriana Dergam. El propio Rutte calificó de repugnantes los actos de pillaje de pertenencias de las víctimas.

Kiev asegura que posee evidencias de que Moscú equipó a los rebeldes prorrusos.

* Obama apunta a la complicidad rusa en el derribo del avión en Ucrania

* El ataque al Boeing encona el conflicto

Mientras los cadáveres de las 298 víctimas del MH17 se pudren al sol, a 30 grados de temperatura, y se multiplican las presiones de Occidente sobre Moscú —lideradas por Mark Rutte, primer ministro de Holanda, que perdió a 193 nacionales—, las autoridades ucranias afirmaron este sábado tener pruebas de la implicación de Rusia en el ataque. En una rueda de prensa en Kiev, Vitaly Naida,AvionDerribado responsable de Contraespionaje del Servicio de Seguridad Estatal (SBU, en sus siglas ucranias), mostró fotografías de lo que aseguró eran tres sistemas de misiles Buk-M1 de camino a la frontera rusa. Aseguró que dos de ellos, lanzamisiles montados sobre blindados, cruzaron la frontera a las dos de la madrugada del viernes, es decir, unas 10 horas después de que el Boeing 777 de Malaysia Airlines fuera alcanzado en pleno vuelo. El tercero cruzó a Rusia sobre las cuatro de la mañana, según Naida.

Kiev también acusó a los separatistas de destruir pruebas sobre el terreno con la connivencia de Moscú, y denunció el supuesto traslado de 38 cuerpos a una morgue de Donetsk por personas “con fuerte acento ruso”, mientras hombres armados dejaban a los equipos de rescate “sin medios de comunicación”.

A la guerra de información y las acusaciones cruzadas entre las partes se sumaron las cada vez más insistentes presiones internacionales. La canciller alemana, Angela Merkel, telefoneó al presidente ruso, Vladimir Putin, para instarle a utilizar su influencia sobre los rebeldes y lograr un alto el fuego en el este de Ucrania. Ambos convinieron en la necesidad de que una comisión supervisada por la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO) investigue de forma independiente la tragedia. Otros mandatarios, como el holandés Rutte, fueron un poco más allá y advirtieron al Kremlin que esta es “la última oportunidad” de que dispone para demostrar la seriedad de su compromiso a la hora de aclarar lo sucedido.

La conversación de Rutte con Putin fue “muy tensa”, informa Isabel Ferrer desde La Haya. Muy enfadado, el primer ministro dijo que todos los que no colaboren en la tarea “se convierten en sospechosos”. “Las imágenes que he visto son horrorosas. La gente se pasea entre las pertenencias de las víctimas. Es un auténtico asco”, añadió. Rutte habló también con sus homólogos David Cameron (Reino Unido) y Tony Abbott (Australia). El ministro holandés de Exteriores, Frans Timmermans, se encuentra ya en Ucrania acompañado por ocho expertos en medicina legal, a la espera de órdenes para acceder al lugar del siniestro.

La hipotética destrucción de pruebas es un elemento añadido al espectáculo dantesco de restos humanos diseminados por el campo desde el jueves. En una rueda de prensa el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Borodái, pidió este sábado a la misión que los expertos aeronáuticos internacionales que están empezando a llegar de Ucrania, viajen lo antes posible al lugar del siniestro, donde los cuerpos se están descomponiendo y son presa de perros y zorros, según contó el dirigente.

“Quiero hablarles de una situación que me parece salvaje e intolerable”, dijo el líder separatista, describiendo un cuadro macabro. Atendiendo las peticiones de la comunidad internacional, aseguró que sus hombres han dejado todo intacto, limitándose a cubrir los cuerpos. Los separatistas niegan que las cajas negras de la aeronave hayan sido localizadas.

La falta de vigilancia y el desorden en el lugar del siniestro eran hoy manifiestos. “Hemos podido caminar entre los restos del avión, y si hubiera querido podría haberme metido una pieza en el bolso. No parece haber una acción coordinada de localización de lo que ha quedado del Boeing. Hay trozos (del fuselaje) marcados con unas banderolas blancas, pero otros no lo están, y si alguien lo pretendiera, sería fácil cambiar de lugar algunos restos o incluso hacerlos desaparecer”, según explicó por teléfono la periodista Adriana Dergam. El propio Rutte calificó de repugnantes los actos de pillaje de pertenencias de las víctimas.