Una investigación revela que el cártel de Sinaloa de México usa Florida para su lavado de dinero

Una de las más temidas organizaciones del narcotráfico mexicano, el cártel de Sinaloa, estaría utilizando Florida como plataforma para el lavado de dinero e inversiones ilegales y desde donde habría llevado a cabo una gran estafa internacional.
El caso está siendo examinado en los tribunales con suma discreción por las principales agencias antidroga de Estados Unidos y, algo poco habitual, incluso está participando el Departamento de Defensa.
En un proceso legal parco en detalles para la prensa y abierto en un tribunal de Orlando (Florida), el Gobierno federal ha identificado al brasileño Daniel Rojo Filho como contable de “una organización criminal mexicana” que habría creado una empresa llamada Obbalube Investment Corp. con el objetivo de realizar una estafa internacional de inversiones y lavar activos procedentes del narcotráfico.
La empresa, creada en 2006, fue domiciliada en una calle comercial en la zona de Coral Gables, en el área metropolitana de Miami. Sin embargo, en la dirección en cuestión lo que hay es un mostrador de la empresa paquetería internacional UPS, que también alquila buzones de correo. El número de uno de esos buzones coincide con el de una presunta oficina que aparece en las escrituras como sede de la empresa creada por Rojo.
Aunque el Gobierno federal no ha querido identificar a la organización criminal, en enero la revista mexicana ‘Proceso’, que ha investigado profusamente el narcotráfico mexicano, aseguró que se trata del cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Ni la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) ni el Departamento de Justicia no han querido confirmar tal extremo.
El proceso abierto en el tribunal de Orlando es el primero que apunta hacia los tentáculos de los narcos mexicanos en Florida, un escenario que hasta ahora parecía fuera de su radar. Según la documentación entregada al tribunal, Rojo no es el único acusado. También ha sido involucrado el portugués Pedro Benevides, considerado el otro contable del cártel mexicano en Florida y a quien las autoridades federales también acusan de lavado de dinero, presunta estafa internacional y de colaboración con una organización criminal mexicana relacionada con el narcotráfico.
Inversiones foráneas
La estafa se habría llevado a cabo entre 2007 y 2009. Consistió en la atracción de inversiones de fuera de Estados Unidos y el mezclado de esos activos con fondos procedentes del tráfico de drogas. Solo en Francia hubo 82.000 víctimas.
Pero el caso ha llamado el hermetismo que presenta, cuando normalmente las acusaciones de narcotráfico diligenciadas por los tribunales estadounidenses suelen ser muy ricas en detalles. Un abogado familiarizado con los juicios relacionados con tráfico de drogas ha señalado a ElMundo.es que este tipo de discreción suele suceder en investigaciones de “alto calibre”.

Una de las más temidas organizaciones del narcotráfico mexicano, el cártel de Sinaloa, estaría utilizando Florida como plataforma para el lavado de dinero e inversiones ilegales y desde donde habría llevado a cabo una gran estafa internacional.

El caso está siendo examinado en los tribunales con suma discreción por las principales agencias antidroga de Estados Unidos y, algo poco habitual, incluso está participando el Departamento de Defensa.

En un proceso legal parco en detalles para la prensa y abierto en un tribunal de Orlando (Florida), el Gobierno federal ha identificado al brasileño Daniel Rojo Filho como contable de “una organización criminal mexicana” que habría creado una empresa llamada Obbalube Investment Corp. con el objetivo de realizar una estafa internacional de inversiones y lavar activos procedentes del narcotráfico.

La empresa, creada en 2006, fue domiciliada en una calle comercial en la zona de Coral Gables, en el área metropolitana de Miami. Sin embargo, en la dirección en cuestión lo que hay es un mostrador de la empresa paquetería internacional UPS, que también alquila buzones de correo. El número de uno de esos buzones coincide con el de una presunta oficina que aparece en las escrituras como sede de la empresa creada por Rojo.

Aunque el Gobierno federal no ha querido identificar a la organización criminal, en enero la revista mexicana ‘Proceso’, que ha investigado profusamente el narcotráfico mexicano, aseguró que se trata del cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Ni la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) ni el Departamento de Justicia no han querido confirmar tal extremo.

El proceso abierto en el tribunal de Orlando es el primero que apunta hacia los tentáculos de los narcos mexicanos en Florida, un escenario que hasta ahora parecía fuera de su radar. Según la documentación entregada al tribunal, Rojo no es el único acusado. También ha sido involucrado el portugués Pedro Benevides, considerado el otro contable del cártel mexicano en Florida y a quien las autoridades federales también acusan de lavado de dinero, presunta estafa internacional y de colaboración con una organización criminal mexicana relacionada con el narcotráfico.

Inversiones foráneas

La estafa se habría llevado a cabo entre 2007 y 2009. Consistió en la atracción de inversiones de fuera de Estados Unidos y el mezclado de esos activos con fondos procedentes del tráfico de drogas. Solo en Francia hubo 82.000 víctimas.

Pero el caso ha llamado el hermetismo que presenta, cuando normalmente las acusaciones de narcotráfico diligenciadas por los tribunales estadounidenses suelen ser muy ricas en detalles. Un abogado familiarizado con los juicios relacionados con tráfico de drogas ha señalado a ElMundo.es que este tipo de discreción suele suceder en investigaciones de “alto calibre”.







El tiempo


  • Otras Noticias...