Relaciones Laborales: nueva ley para abreviación de los juicios

Luego de aprobarse la ley de abreviación de los juicios laborales Nº18.572, en 2009, la que tuvo como objetivo regular el proceso laboral para hacerlo más corto en la extensión de sus plazos, pero a su vez imponía cargas para el empleador que fueron denunciadas como injustas y planteadas como inconstitucionales ante la Suprema Corte de Justicia, por entender que esa disposición normativa, vulneraba los intereses de una de las partes.

Análisis tras análisis, y una andanada de excepciones de inconstitucionalidad planteadas durante mucho tiempo ante los tribunales, dieron lugar a que el legislador tuviera que discutir y elaborar otra ley, una que modificara todos los aspectos que eran discutidos y no aceptados por las partes. Así nació la  ley 18.847 sancionada en noviembre del 2011

BARAJAR Y DAR DE NUEVO

El reclamo laboral se inicia ante la oficina zonal del Ministerio de Trabajo y en caso de que no haya acuerdo entre las partes, la situación se traslada al juzgado competente, que en Salto, son los de 5º y 6º Turno.

Pero en la serie de reformas que plantea la ley 18.847, se prevé que la estructura procesal se mantiene con la convocatoria a audiencia dentro de los 60 días de presentada la contestación de la demanda, manteniendo el régimen de audiencia única, que si bien no pasa de ser un formalismo, en esta instancia las partes ratifican lo planteado y podrán aclarar los extremos que resulten poco claros.

En esa instancia, el tribunal dicta sentencia definitiva parcial, ordenando el pago de los rubros o montos que están claros y no son discutidos por las partes, con los reajustes e intereses correspondientes, pero tenderán a lograr la conciliación en los demás aspectos que restan por discutir durante el proceso. Esta resolución es apelable en ese momento, y lo establecido tendrá carácter de título de ejecución (se hace exigible), para el final del procedimiento.

También admite esta instancia el diligenciamiento de pruebas y la formulación de alegatos. Se aclara que la audiencia única puede prorrogarse por única vez, cuando así lo acepte el tribunal, y se pospondrá por 6 días hasta 20 máximo. La inasistencia no justificada de una de las partes no impide el desarrollo de la audiencia y la continuación del proceso. Pero en caso de que ambas partes se ausenten injustificadamente, el tribunal archiva las actuaciones.

En este proceso, la sentencia puede ser dictada en audiencia o fuera de audiencia y dentro de los 20 días siguientes a la misma. En este caso, en la última audiencia el tribunal fijará fecha para el pronunciamiento.

En las sentencias que condenen al pago de los créditos laborales, se deberá establecer el monto líquido de los mismos, incluidas las multas, intereses, actualizaciones y recargos.

El plazo para interponer el recurso de apelación contra la sentencia definitiva será de 10 (diez) días. Si la sentencia se dicta en audiencia, el recurso deberá ser anunciado en la misma audiencia, disponiendo de 10 (diez) días para fundamentarlo por escrito. Si la sentencia se dicta fuera de audiencia, el recurso será interpuesto por escrito.

La apelación es trasladada a la contraparte por 10 días y contestada la misma o vencido el plazo, se eleva el expediente ante el Tribunal que corresponda en un plazo no mayor a los 5 días

El Tribunal de Apelaciones dictará sentencia dentro de los 30 días contados desde que el expediente haya ingresado al Tribunal.

Algo muy importante a tener en cuenta es que esta norma establece en su artículo 28, la gratuidad en todas las actuaciones administrativas y judiciales para la parte trabajadora, incluidos los impuestos y tasas registrales y catastrales, la expedición de testimonios de partidas del Registro de Estado Civil, los certificados y sus legalizaciones. Con la finalidad de que el trabajador pueda presentar sus reclamos sin omitir a hacerlo, por la falta de dinero para el pago de los tributos obligatorios.

Algo a tener muy en cuenta, es que éstas modificaciones, serán de aplicación inmediata, alcanzando a los asuntos en trámite.

El mundo de las relaciones laborales es uno de los aspectos en que la legislación más le ha hincado el diente en los últimos años, hasta por una concepción ideológica de la mayoría de los legisladores. Sin embargo, muchas de las normas que han entrado en vigencia son dignas de revisión como en este caso lo fue una ley sustancial, como la de la abreviación de los juicios, que intentó facilitar el proceso y hacerlo accesible a la parte más débil de la relación laboral, en este caso el trabajador, pero en su afán de apurarlo se generaron varios baches que lesionaron el derecho de la otra parte.

Esta ley, trata de reparar las incompatibilidades jurídicas que se generaron con la norma anterior, aunque en líneas generales mantiene el espíritu de la primera norma dictada.

Háganos llegar su comentario