LA INVASIÓN ARGENTINA DE LOS SETENTA Y LOS URUGUAYOS ESTABAN AHÍ…

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

Ya habían pasado por la vecina orilla, dejando la puerta abierta y la mesa servida… Lanzando tres álbumes y unos cuantos simples, y haciendo una infinidad de shows, en tres años de trabajo sumamente intensos por Argentina y América, fueron un verdadero espejo para los músicos más jovenes que recién se estaban formando, muchos se inspiraron en los hermanos Fattoruso: Hugo y Osvaldo junto a Roberto “Pelín” Capobianco y Carlos “Caio” Vila, constituidos en Los Shakers que cantaban en inglés, pero con un sonido excepcional para esos tiempos representando a la Banda Oriental, siendo un “referente” para los que seguían en carrera. Así, lo afirmaron Los Gatos con Litto Nebbia, Conexión No. 5 con otro uruguayo, Carlos Bisso, Almendra y Luis Alberto Spinetta, Arco Iris, Alma y Vida, entre tantos. En ese entorno, ya estaban afincados en Buenos Aires, la banda sanducera más importante de todos los tiempos: Los Iracundos, ex-Blue Kings, contratados por la fonográfica RCA Víctor para vender discos. Y así fue. Además, se transformaron en uno de los grupos más importantes y taquilleros de América Latina, con el paso de los años.

EDUARDO y “BOCHA” FRANCO

Bajo el influjo de Eduardo y “Leoni” o “Bocha Franco, como voz solista y guitarrista, respectivamente, junto a Juan Bosco en segunda guitarra, Hugo Burgueño “Burgues” tocando el bajo, Jesús María Febrero “Febro” en teclados, y Juan Carlos Velázquez “Juano” como baterista, se iniciaron en Paysandú a fines de los años cincuenta, siendo todos compañeros del liceo de la ciudad. El nombre de Los Iracundos fue seleccionado por varios ejecutivos del sello del perrito, donde impusieron canciones románticas juveniles al estilo de “Todo terminó”, “El desengaño”, “Felicidad felicidad”, “Calla”, “El triunfador”, “Es la lluvia que cae”, “Tu ya no estarás”, “La fuente”, y muchos temas instrumentales que la agrupación realizaba prácticamente a la perfección. Su debut en Montevideo fue en Teatro Florencio Sánchez del Cerro, el 10 de octubre de 1961, fueron artistas de “Discodrómo Show” en Canal 12, editaron un simple como Blue Kings para Clave Iemsa con “Retén la
noche” y “Madison” -grabado en la fonoplatea de C X 10, Radio Ariel- e inmediatamente tomaron rumbo a la capital argentina, donde lograron impactar con su estilo que marcó una permanencia total durante casi tres décadas con la misma integración original.

EL PRODUCTOR FRANCIS BUSCA CANTANTE

El desarrollo y movimiento de Los Iracundos fue apreciado por otras grabadoras, productores y conjuntos. Las bajas ventas de fonogramas en CBS Columbia determinaron el rápido llamado al joven productor y ex-músico de Los In, Francis Smith, a quien le dieron el cargo de Director Artístico y un pequeño departamento ejecutivo que funcionaba bajo su tutela. Primero hizo grabar a un muchacho que llegaba desde Coronel Suárez, que integraba la banda Los Bambis que también integraba la plantilla de CBS, llamado Héctor Omar Hoffmann, más conocido como Sergio Denis.
Francis le escribió “Te llamo para despedirme” y se erigió como hit número uno en las emisoras y disquerías. Su próximo paso eran Los Náufragos a quienes les fue a buscar un cantante que era portero de un teatro, Quique Villanueva. Los inicios del grupo no fueron los mejores, como que no pasaba nada, hasta que con un poco de constancia fueron metiendo una sucesión de sucesos de la pluma salvadora de Francis Byron Smith: “Vuelvo a naufragar”, “Te quiero ver bailar”, “Zapatos rotos”, “Yo en mi casa y ella en el bar”, “De boliche en boliche”, “Otra vez en la vía” y más. Guillermo Cimadevilla, Gustavo Alessio, Quique Villanueva, el uruguayo Carlos “Rocky” Nilson, y Roberto Cesari, se contaban entre sus integrantes.
Con este éxito manejado por Francis, al productor lo llamaron “el padre de la criatura” o “el inventor de la porteñada”.

ENTRE EXTRAÑAS, EXTRAÑOS y REINAS

En esa sucesión de bandas que aparecían, se metió “El extraño del pelo largo” de la mano de La Joven Guardia, agrupación donde cantaba Roque Narvaja, acompañado por Félix Pando en teclados y voz, Hiacho Lezica en batería, y Enrique Masllorens como bajista.
A “El extraño…” le siguieron “La extraña de las botas rosas”, “La reina de la canción”, “En el pueblo de San Esteban”. Fueron verdaderas estrellas de la televisión, estando en muchos espacios, el de mayor repercusión “Alta Tensión” con Fernando Bravo. En Montevideo y zonas del interior, realizaron su show en contadas oportunidades. “El extraño del pelo largo” dio título a un largometraje donde ellos actúan y tocan también el tema. Claro, que también estaban Trocha Angosta, Abracadabra, Conmoción, Pintura Fresca -que cantaban en inglés- Mantra, entre muchos otros. Pero, más compatriotas estaban ahí. Surgiendo de la etiqueta RCA Los Bull-Dogs impactaron con “Negro es negro”, pero al tiempo la banda cambió de nombre por Kano y Los Bull-Dogs, quedándose en la misma grabadora, metiendo un tema transformándolo en himno: “Sobre un vidrio mojado”.
El conjunto luego de años de estar en Argentina se afincó en Montevideo, recorriendo todo el país con sus presentaciones.
Hoy, en muchos programas radiales de la onda “retro” continúan haciendo referencia de “La invasión argentina de los setenta”, con activa participación de los músicos uruguayos. Más allá de la nostalgia.

juanjoalberti@hotmail.com

Los Iracundos.   1







El tiempo

Ediciones anteriores

mayo 2018
L M X J V S D
« abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

  • Otras Noticias...