“El sistema financiero paralelo corre con una Ferrari y los controles estatales con Fiat 600”, dijo Alicia López

Para la experta argentina en prevención de lavado de activos, Alicia López, Uruguay avanzó muchísimo en la legislación para la prevención de esa práctica. Sin embargo, con eso no alcanza, porque los controles son muy bajos. “La normativa a veces no es suficiente”, dijo la especialista. “El sistema financiero paralelo –no el formal, porque ese está totalmente regulado– corre como una Ferrari y los organismos de control estatales corren con un Fiat 600”, señaló López. La experta, que es docente de la materia Prevención de lavado en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la Austral, fue gerente del Banco Central de Argentina, donde empezó las investigaciones de lavado en el año 1990. En el 2001 pasó a presidir la Unidad Anti Lavado, adonde estuvo hasta 2005. En la actualidad es asesora de empresas.
Usted estuvo a cargo de la Unidad de Información Financiera en Argentina. ¿Conoce la realidad uruguaya?
Conozco cómo era la realidad en el 2002 y conozco cómo fue avanzando en la normativa. Pero también conozco, como nos sucede a nosotros, que la normativa a veces no es suficiente.
¿Cómo estaba Uruguay en el año 2002?
Mal. Uruguay tenía muchos problemas en el 2002. Recién se estaba empezando a formar la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) en el Banco Central. No tenía recursos. Tenía muy poca gente. Tenía algunos problemas. Por ejemplo: en ese momento gran parte de la economía uruguaya se sustentaba en los servicios financieros externos y tenía un serio problema con el tema de inmobiliarias. Eso era en el 2002, no tengo idea de cómo es ahora. Sí sé que han avanzado a partir de lo que les pasó y el cimbronazo que tuvieron como consecuencia del corralito nuestro, en donde inclusive hasta llegaron a litigar en EEUU por montos muy, muy grandes y empezaron a salir una serie de reformas y leyes. Allí la UIAF empezó a crecer, sacaron normas ampliando el delito de lavado a otros delitos antecedentes que no fuera narcotráfico. Se eliminaron normas para lo que era en ese momento las famosas Safi, normas específicas. Eso fue variando hasta la actualidad. Hoy Uruguay normativamente está mucho más avanzado que lo que yo lo conocí en el 2002.
¿Y eso se vincula luego con la realidad?
Hay temas en los cuales si no se ponen realmente en los organismos que controlan a controlar como corresponde, les va a pasar un elefante por arriba. Le pongo un ejemplo. El año pasado se dio a conocer el convenio que se iba a tratar de firmar, Parlamentos de por medio, el acuerdo entre la Afip nuestra y la DGI uruguaya. En ese momento empezó a haber un problema de corrida, de la gente que quería sacar depósitos de las casas bancarias de Uruguay. Entonces ahí aparece otro servicio: ‘no te lo tengo acá pero te lo coloco afuera’. Entonces si usted es un órgano de control, llegá a la entidad de Uruguay y no está en Uruguay. No le va  a encontrar la contabilidad porque le dio el servicio de sacarle la contabilidad y sacarla afuera.
¿Quién da esas opciones? ¿Los bancos?
Bancos, casas bancarias, casas de cambio, lo que sea. Te brindan esa posibilidad. La realidad es que nosotros tenemos un mercado marginal y ustedes también lo tienen. Argentina y Uruguay son primos hermanos en esto, no cabe la menor duda. Lo fuimos, lo somos y lo seremos en esto de tener un sistema marginal para poder lavar o sacar dinero al exterior
¿Por qué el avance en la regulación no garantiza más control?
El avance con relación a la normativa no quiere decir que haya mejorado en la misma forma, en la parte sustancial, que es la parte operativa. Si yo tuviera que describir la situación, diría que el sistema financiero paralelo, no el formal porque está totalmente regulado, corre como una Ferrari y los organismos de control estatales corren con un Fiat 600.
¿Cómo funciona ese sistema paralelo?
Eso lo dice bien Mujica. Yo lo conozco a Mujica y lo aprecio mucho, yo he tomado mate cuando él era senador. Y me parece bárbaro lo que él dijo. Dijo que si uno va a un banco con cinco millones formalmente  seguramente le van a preguntar. Ahora, si vas informalmente no te van a preguntar nada. Habría que ver qué cantidad de operaciones se hacen formalmente y qué cantidad de operaciones se hace informalmente.
¿Funcionan como agujeros negros dentro del sistema?
Exactamente. Y Uruguay los tiene.
¿El agujero negro se genera con un empleado corrupto?
No, ¿qué empleado? Es la organización que determina qué tipo de negocio va a ser, qué tipo de cliente quiere, qué tipo de cliente no quiere perder. Es la organización la que arma el sistema.
¿Y eso en Uruguay sigue funcionando?
Para mí sí. Y en Argentina también. Y en Brasil también, ojo, eh. Vamos a poner las cosas claro oscuro. Y Paraguay, peor. No es que solamente Uruguay. Uruguay tiene una mala reputación porque en un tiempo determinado las famosas SAFI lo daban como un verdadero paraíso. Ahí se creaban todas sus compañías off shore. Pero hoy sigue existiendo esta operatoria. No las SAFI.  Pero la operatoria sí. En vez de constituir las SAFI en Uruguay, la constituyo en Panamá y hago el depósito en Uruguay y ya está blanqueado porque ya el depósito no es de origen ilícito.
¿Cuando dice que Uruguay anda en un Fiat 600 cree que es porque no puede o porque no hay interés a nivel nacional?
Eso lo desconozco. Le puedo decir de Argentina. Creo que no hay intención de investigar porque vivo en Argentina y conozco los organismos de Argentina. Yo puedo decir que Uruguay ha sacado mucha normativa pero la normativa no alcanza. Es muy difícil que el Estado pueda dedicar una cantidad de fondos como la que puede dedicar el sector privado, para ir en la misma velocidad o sintonía.
(Entrevista de El Observador)

Para la experta argentina en prevención de lavado de activos, Alicia López, Uruguay avanzó muchísimo en la legislación para la prevención de esa práctica. Sin embargo, con eso no alcanza, porque los controles son muy bajos. “La normativa a veces no es suficiente”, dijo la especialista. “El sistema financiero paralelo –no el formal, porque ese está totalmente regulado– corre como una Ferrari y los organismos de control estatales corren con un Fiat 600”, señaló López. La experta, que es docente de la materia Prevención de lavado en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y en la Austral, fue gerente del Banco Central de Argentina, donde empezó las investigaciones de lavado en el año 1990. En el 2001 pasó a presidir la Unidad Anti Lavado, adonde estuvo hasta 2005. En la actualidad es asesora de empresas.

Usted estuvo a cargo de la Unidad de Información Financiera en Argentina. ¿Conoce la realidad uruguaya?banco-central_217297

Conozco cómo era la realidad en el 2002 y conozco cómo fue avanzando en la normativa. Pero también conozco, como nos sucede a nosotros, que la normativa a veces no es suficiente.

¿Cómo estaba Uruguay en el año 2002?

Mal. Uruguay tenía muchos problemas en el 2002. Recién se estaba empezando a formar la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) en el Banco Central. No tenía recursos. Tenía muy poca gente. Tenía algunos problemas. Por ejemplo: en ese momento gran parte de la economía uruguaya se sustentaba en los servicios financieros externos y tenía un serio problema con el tema de inmobiliarias. Eso era en el 2002, no tengo idea de cómo es ahora. Sí sé que han avanzado a partir de lo que les pasó y el cimbronazo que tuvieron como consecuencia del corralito nuestro, en donde inclusive hasta llegaron a litigar en EEUU por montos muy, muy grandes y empezaron a salir una serie de reformas y leyes. Allí la UIAF empezó a crecer, sacaron normas ampliando el delito de lavado a otros delitos antecedentes que no fuera narcotráfico. Se eliminaron normas para lo que era en ese momento las famosas Safi, normas específicas. Eso fue variando hasta la actualidad. Hoy Uruguay normativamente está mucho más avanzado que lo que yo lo conocí en el 2002.

¿Y eso se vincula luego con la realidad?

Hay temas en los cuales si no se ponen realmente en los organismos que controlan a controlar como corresponde, les va a pasar un elefante por arriba. Le pongo un ejemplo. El año pasado se dio a conocer el convenio que se iba a tratar de firmar, Parlamentos de por medio, el acuerdo entre la Afip nuestra y la DGI uruguaya. En ese momento empezó a haber un problema de corrida, de la gente que quería sacar depósitos de las casas bancarias de Uruguay. Entonces ahí aparece otro servicio: ‘no te lo tengo acá pero te lo coloco afuera’. Entonces si usted es un órgano de control, llegá a la entidad de Uruguay y no está en Uruguay. No le va  a encontrar la contabilidad porque le dio el servicio de sacarle la contabilidad y sacarla afuera.

¿Quién da esas opciones? ¿Los bancos?

Bancos, casas bancarias, casas de cambio, lo que sea. Te brindan esa posibilidad. La realidad es que nosotros tenemos un mercado marginal y ustedes también lo tienen. Argentina y Uruguay son primos hermanos en esto, no cabe la menor duda. Lo fuimos, lo somos y lo seremos en esto de tener un sistema marginal para poder lavar o sacar dinero al exterior

¿Por qué el avance en la regulación no garantiza más control?

El avance con relación a la normativa no quiere decir que haya mejorado en la misma forma, en la parte sustancial, que es la parte operativa. Si yo tuviera que describir la situación, diría que el sistema financiero paralelo, no el formal porque está totalmente regulado, corre como una Ferrari y los organismos de control estatales corren con un Fiat 600.

¿Cómo funciona ese sistema paralelo?

Eso lo dice bien Mujica. Yo lo conozco a Mujica y lo aprecio mucho, yo he tomado mate cuando él era senador. Y me parece bárbaro lo que él dijo. Dijo que si uno va a un banco con cinco millones formalmente  seguramente le van a preguntar. Ahora, si vas informalmente no te van a preguntar nada. Habría que ver qué cantidad de operaciones se hacen formalmente y qué cantidad de operaciones se hace informalmente.

¿Funcionan como agujeros negros dentro del sistema?

Exactamente. Y Uruguay los tiene.

¿El agujero negro se genera con un empleado corrupto?

No, ¿qué empleado? Es la organización que determina qué tipo de negocio va a ser, qué tipo de cliente quiere, qué tipo de cliente no quiere perder. Es la organización la que arma el sistema.

¿Y eso en Uruguay sigue funcionando?

Para mí sí. Y en Argentina también. Y en Brasil también, ojo, eh. Vamos a poner las cosas claro oscuro. Y Paraguay, peor. No es que solamente Uruguay. Uruguay tiene una mala reputación porque en un tiempo determinado las famosas SAFI lo daban como un verdadero paraíso. Ahí se creaban todas sus compañías off shore. Pero hoy sigue existiendo esta operatoria. No las SAFI.  Pero la operatoria sí. En vez de constituir las SAFI en Uruguay, la constituyo en Panamá y hago el depósito en Uruguay y ya está blanqueado porque ya el depósito no es de origen ilícito.

¿Cuando dice que Uruguay anda en un Fiat 600 cree que es porque no puede o porque no hay interés a nivel nacional?

Eso lo desconozco. Le puedo decir de Argentina. Creo que no hay intención de investigar porque vivo en Argentina y conozco los organismos de Argentina. Yo puedo decir que Uruguay ha sacado mucha normativa pero la normativa no alcanza. Es muy difícil que el Estado pueda dedicar una cantidad de fondos como la que puede dedicar el sector privado, para ir en la misma velocidad o sintonía.

(Entrevista de El Observador)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...