Al final López Mena comprará los aviones de Pluna

El empresario anunció al gobierno que se hará cargo de la responsabilidad que había asumido Cosmo, de adquirir los siete aviones Bombardier subastados el 1 de octubre

Luego de idas y venidas, el propietario de Buquebus y BQB dijo que se presentará ante el fideicomiso de Pluna, con la garantía de 13,7 millones de dólares que antes había presentado Cosmo a través de su representante Hernán Antonio Sánchez Calvo.

La empresa española había confirmado el jueves 11 al gobierno –según dijeron fuentes del Ejecutivo a Búsqueda- que no podía hacer frente al pago de 137 millones de dólares que había ofertado en la subasta. Argumentó que la operación financiera se había visto afectada por el “ruido mediático” que generó la serie de idas y venidas que rodearon al tema Pluna.

López Mena avisó sobre su decisión tanto al gobierno como a la oposición. Ahora se abre una nueva etapa en la que el empresario deberá definir si utiliza estos aviones para realizar todas las frecuencias de Pluna, sólo algunas o irá por un negocio diferente. La negociación por las frecuencias es independiente de la compra de los aviones y debe hacerse con el gobierno uruguayo.

Los funcionarios de la exPluna que aún realizan sus tareas pararán por tiempo indeterminado a partir del próximo lunes. La medida se tomó porque rechazan que el empresario argentino Juan Carlos López Mena adquiera los siete aviones Bombadier al Estado, como fue anunciado este viernes.

César Iroldi, representante de los trabajadores de Pluna, explicó a El Observador que los trabajadores que paralizarán sus actividades son los que realizan el mantenimiento de los aviones y los administrativos que quedan en las áreas financieras y de recursos humanos. Además, los funcionarios que trabajan en el aeropuerto de Laguna del Sauce pararán a partir de este mismo viernes.

El dirigente sindical aseguró que realizarán una declaración más extensa a los medios después de una asamblea que se llevará a cabo el lunes en la sede central del PIT-CNT.

(fuente: El Observador)