Al hundirse Calloia señaló a los otros directores del BROU

Como parte de su defensa dijo que el aval lo otorgó el directorio y no él solo. Gonzalo Fernández, abogado del expresidente del BROU Fernando Calloia, centró su defensa en que el aval que se otorgó a la empresa Cosmo para participar del remate de los aviones de la exaerolínea Pluna fue otorgado con los votos de otros dos directores.
En el escrito que Fernández presentó ante la Justicia, planteó que el otorgamiento fue realizado con la aprobación por mayorías especiales del directorio y no se trató de una acción arbitraria e individual, según informó ayer Montevideo Portal, que accedió al documento de defensa.
La carta orgánica del Banco República plantea que para otorgar un aval que implique un monto mayor al 1% del patrimonio total del banco se debe contar con la aprobación del directorio con mayorías especiales, es decir con tres votos.
De hecho, la jueza Adriana de los Santos en el auto de procesamiento dijo que al darle la orden al funcionario que redactó el aval, Calloia le indicó que “era de interés nacional y que además de su consentimiento contaba con el consentimiento de los directores del BROU necesario para la aprobación del aval (el presidente no está facultado a actuar solo)”, escribió.

Como parte de su defensa dijo que el aval lo otorgó el directorio y no él solo. Gonzalo Fernández, abogado del expresidente del BROU Fernando Calloia, centró su defensa en que el aval que se otorgó a la empresa Cosmo para participar del remate de los aviones de la exaerolínea Pluna fue otorgado con los votos de otros dos directores.

En el escrito que Fernández presentó ante la Justicia, planteó que el otorgamiento fue realizado con la aprobación por mayorías especiales del directorio y no se trató de una acción arbitraria e individual, según informó ayer Montevideo Portal, que accedió al documento de defensa.

La carta orgánica del Banco República plantea que para otorgar un aval que implique un monto mayor al 1% del patrimonio total del banco se debe contar con la aprobación del directorio con mayorías especiales, es decir con tres votos.

De hecho, la jueza Adriana de los Santos en el auto de procesamiento dijo que al darle la orden al funcionario que redactó el aval, Calloia le indicó que “era de interés nacional y que además de su consentimiento contaba con el consentimiento de los directores del BROU necesario para la aprobación del aval (el presidente no está facultado a actuar solo)”, escribió.