Cuatro policías capitalinos procesados por corrupción

Cuatro policías de la Seccional 21 fueron procesados con prisión al constatarse que mantenían acuerdos económicos con delincuentes de la zona de Colón, informó a El Observador el Inspector (M) José Colman, director nacional de Información e Inteligencia.
“Habían llegado a un acuerdo económico por el que evitaban que se lograran pruebas contra ellos, llegado al extremo de alterarles la apariencia física para no ser reconocidos en la línea de reconocimiento por los damnificados”, afirmó Colman.
Un exsubcomisario, un oficial y dos agentes cobraban un porcentaje de “las troperías” -como indicó Colman- que protagonizaban dos hermanos delincuentes. Uno de ellos, Fabio García, ya había sido procesado con prisión por rapiña y se encuentra recluido en la cárcel de Canelones. El otro tiene 20 años. Incluso, la Justicia rastreó giros bancarios entre las partes y halló cuentas bancarias a nombre de una abuela de estos hombres quien era quien enviaba el dinero a los policías.
Colman explicó que los policías se reunían en el Monte de la Francesa con los delincuentes y allí procedían a cambiar su aspecto físico, por ejemplo, a través de cortes de pelo, para que no pudieran ser reconocidos por sus víctimas. Estos cometían desde arrebatos hasta rapiñas.
El exsubcomisario fue procesado por “omisión de someter a sus policías a la Justicia”, apuntó Colman, puesto que tenía conocimiento de la complicidad con los delincuentes. Otros fueron procesados sin prisión, uno por el delito de receptación (venta de objetos robados) y otro por cohecho simple con medidas sustitutivas. Todos ya fueron retirados de sus cargos.
Los hechos de corrupción fueron denunciados hace aproximadamente un año por un “policía correcto” que “viste con honor el uniforme” y que prestaba funciones en la Seccional 21, destacó Colman.
El caso continúa siendo investigado por la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y la Justicia.

Cuatro policías de la Seccional 21 fueron procesados con prisión al constatarse que mantenían acuerdos económicos con delincuentes de la zona de Colón, informó a El Observador el Inspector (M) José Colman, director nacional de Información e Inteligencia.

“Habían llegado a un acuerdo económico por el que evitaban que se lograran pruebas contra ellos, llegado al extremo de alterarles la apariencia física para no ser reconocidos en la línea de reconocimiento por los damnificados”, afirmó Colman.

Un exsubcomisario, un oficial y dos agentes cobraban un porcentaje de “las troperías” -como indicó Colman- que protagonizaban dos hermanos delincuentes. Uno de ellos, Fabio García, ya había sido procesado con prisión por rapiña y se encuentra recluido en la cárcel de Canelones. El otro tiene 20 años. Incluso, la Justicia rastreó giros bancarios entre las partes y halló cuentas bancarias a nombre de una abuela de estos hombres quien era quien enviaba el dinero a los policías.

Colman explicó que los policías se reunían en el Monte de la Francesa con los delincuentes y allí procedían a cambiar su aspecto físico, por ejemplo, a través de cortes de pelo, para que no pudieran ser reconocidos por sus víctimas. Estos cometían desde arrebatos hasta rapiñas.

El exsubcomisario fue procesado por “omisión de someter a sus policías a la Justicia”, apuntó Colman, puesto que tenía conocimiento de la complicidad con los delincuentes. Otros fueron procesados sin prisión, uno por el delito de receptación (venta de objetos robados) y otro por cohecho simple con medidas sustitutivas. Todos ya fueron retirados de sus cargos.

Los hechos de corrupción fueron denunciados hace aproximadamente un año por un “policía correcto” que “viste con honor el uniforme” y que prestaba funciones en la Seccional 21, destacó Colman.

El caso continúa siendo investigado por la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y la Justicia.